Mi compadres y nosotros, mi esposa y yo, hace 6 años nos llevabamos de lo lindo, tomabamos nuestras cervezas hasta casi barraquear (o sea, estar hasta atrás), una vez, les llenamos una alberca de hule a los niños de él y a mi hijastra, jugaron los niños hasta que a las 11 de la noche se acostaron, para... eso mi esposa tuvo la idea de que nos bañáramos los cuatro, pero cómo ellas no tenían traje de baño, mi esposa le prestó una tanga de hilo dental, mi esposa usa puras de esas, ya que muestra un hermoso culo de más de 110 cms.

, mi comadre tiene un culo como de 102 cms, aprox., a ojo de buen cubero, y recuerdo entre mi inconsciencia que se volteó en la alberca y me mostró su blanco culo, con el hilito dentro de sus nalgas, eso me dejó frío y con los pies recuerdo que le quería tocar el culo, pero mi mujer entre su inconsciencia, me lo prohibió, los dos hombres (mi compadre y yo estábamos en pelotas, totalmente), pero era tanta mi pedera que no tenía ninguna erección, gracias a dios, ni una, ese culito sabroso se me quedó grabado y desde allí me empezó a gustar, mi comadre.

una de las últimas veces que estuvimos conviviendo antes de que se fueran lejos de nosotros, nos pusimos bien jarras, y me comadre le bailaba a mi compadre, que por cierto es muy barrigón y ya no tiene la sensualidad de cuando joven, me imagino. parece ser que mi comadre se tiene que matar sola, porque mi compadre ya no puede montarsele encima.

ese día, bailamos entre todos y en una de esas me salí al garage, mi comadre me siguió y como se me había quedado clabada en mi mente ese gran culo blanco y turgente, no aguante y le clavé dos que tres besos, que ella esquivó, pero que le gustaron un poquito. mi compadre luego se fue y ella se quedó en la cama con mi mujer, recuerdo que yo en otra pieza y como estaban hasta atrás de pedas, yo me arrastré hasta llegar a mi comadre y con trabajos le bajé media blusa y me comí uno de sus pechos, tenía la verga bien parada.

me compí uno de sus pechos y ella solo gemía, mi mujer ni en cuenta, estaba mas peda que todos nosotros. luego como pude le hice a un lado su bermuda y le metí dos deditos en su vagina, en su rica pucha, porque recuerdo que solo medio gemía, yo estaba bien pedo pero recuerdo bien todo, me quería comer su panocha, que por cierto olía sabroso a pesar de todo el día no haberse aseado mi comadre, me comí sus jugos en mis dedos.

ahora mi comadre vendrá y buscaré una oportunidad para comentarle lo vivido, le recomendaré esta página y la invitaré a algo más, espero que no se chivee mi comadre, quien sabe como estará, a lo mejor más buena. me quiero coger a mi única comadre, y hasta estoy dispuesto a hacer un swinger con mi esposa y mi comadre, a ver si me atrevo a proponerselos..

si alguien quiere intercambiar una experiencia, mi dirección ya la tienen. [email protected]