Ver Resultados de Encuesta: Que te pareci♀ mi relato?

Votantes
7. No puedes votar en esta encuesta
  • Excelente

    2 28.57%
  • muy bueno

    5 71.43%
  • regular

    0 0%
  • malo

    0 0%
Mostrando resultados del 1 al 6 de 6
  1. #1
    Rogelio2000 está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    octubre-2006
    Mensajes
    1
    Poder de Credibilidad
    0

    Por fin la convencí...

    Mi nombre es Rogelio y a continuación les doy a conocer la experiencia que tuve hace aproximadamente dos meses, espero les guste.


    A los 11 años de casado es normal que las relaciones se hayan enfriado; no obstante haber experimentado diferentes cosas a través de nuestro matrimonio, el cual cabe mencionar había venido de menos a más ya que habiendo superado la etapa inicial de adaptación, mis celos infundados y las dificultades económicas que tuvimos al principio, ahora nuestro matrimonio era cada vez mejor en todos los sentidos a excepción de nuestra relación sexual.


    Antes que nada permítanme describir a mi esposa: Arely tiene 35 años y es bajita de estatura (1.55m) un poco llenita ??no gorda-, busto mediano pero firme con las medidas exactas para ser acariciados, cintura bien delineada que de frente se puede ver normal, pero vista de perfil es imposible pasar por alto sus nalgas bien paraditas que sobresalen en muy buena parte a la línea de la espalda y muslos, los cuales tiene bastante apetitosos y torneados.

    Como mencioné, con el paso del tiempo fuimos añadiendo elementos a nuestra relación con lo cual
    buscábamos llenar el vacío que la rutina ocasiona. Al principio empezamos con ver películas porno ??algo que nos motivaba bastante- Con el tiempo, haciendo acopio de paciencia y labor de convencimiento, la inicié en el sexo anal, después, al ver por primera vez una escena de doble penetración, me llegué a excitar tanto que se me hizo una obsesión llegar a realizar esa fantasía con mi esposa.


    Poder cogerme a mi esposa en compañía de otro hombre cuyo miembro fuera más grande que el mío que es de 13 cm. y no grueso, no sería difícil encontrar, quizá ese complejo era el motivo de mis celos iniciales. Después de unos 7 años de matrimonio había empezado a compartir esas fantasías con Arely mientras estábamos en medio del trance amoroso. Perdón, había olvidado mencionar que ella es bastante ardiente en la cama, sobre todo si se ha tomado un par de cubas; aún así no fue fácil al principio hacerla partícipe de ese juego, lo cual era entendible por mis celos mostrados inicialmente, lo que la hacía dudar. Después poco a poco se fue dejando llevar e imaginábamos situaciones en las que se lo hacíamos entre dos, al grado de que en algunas ocasiones me pedía que la calentara de esa forma lo cual hacíamos como preludio a las cogidas de antología que le daba; al principio era yo el que hablaba mientras ella se
    dedicaba a imaginar y disfrutar de cada escena que le presentaba y sólo atinaba a asentir con gemidos apagados, murmullos y susurros inaudibles cuando le preguntaba si se estaba imaginando lo que le decía y si se le estaba gustando ????aghh! ssssi, dime maassss!?- decía.


    Una vez mientras lo hacíamos, se me ocurrió que probáramos con un vibrador y ella aceptó; esa primera
    vez ??como todas las primeras veces- fue algo muy excitante aunque me costó trabajo convencerla y una
    buena ración de Ron. Por fin esa noche pude ver cómo poco a poco, su panochita iba devorando al sustituto del amigo imaginario, el cual en este caso era un poco más grande y grueso que a lo que estaba acostumbrada, no obstante le entró todo, después de ponerlo a vibrar cuando lo tenía completamente adentro, la acomodé de lado mientras veíamos una película de esas que tienen muchas escenas de doble penetración (Private club) y empecé a pasarle la lengua por el culo, luego tomando una generosa ración de crema le empecé a meter primero un dedo y luego dos, ella se hallaba sumamente excitada ????¡ya, aprovecha ahora, estoy bien caliente!?-, me acomodé y tomándome la verga con una mano se la dirigí al centro de sus nalgas estando ella de lado y empecé a presionar un poco, se puso un poco tensa en una reacción instintiva inicial para enseguida parar más las nalgas volteando para decirme: ??despacito?; ??si mi amor te lo voy a meter despacio, relájate mamacita, mira (apuntando hacia la TV) así vas a estar ahorita?; ??¡que rico!?. De pronto empecé a sentir como su ano se relajaba dando paso a la punta de mi
    pene y me detuve, ?? ¡¡¡ahhg!!!? gemía, ??¿te lastimé??, ??eestá bien, sigue?. Me acomodé mejor y meter el resto fue fácil, paré cuando sólo mis huevos quedaban fuera y mi pelvis presionando sus preciosas nalgas, entonces pude sentir la vibración del aparato a través de la delgada pared que separa el recto de la vagina, me quedé quieto disfrutando el momento y estirando la mano derecha alcancé el vibrador para hacerme cargo, la mano izquierda la pasé bajo su nuca para poder acariciarle sus tetas, ella empezó a moverse un poco hacia adelante y hacia atrás, ??¿te está gustando? Le dije, ??¡¡¡sssiií!!!, así, más, más, ¡maaaáss!? Empecé a mover lentamente el vibrador y luego lo detenía, de pronto en uno de esos lapsos le pregunté: ??¿te imaginas si fuera de verdad?, te podría acariciar y mamar las tetas también?, ??¡¡¡sssi que rico, ahhh me estoy viniendooo!!! ¡¡¡Aaaaughhhh!!?. En ese momento nuestros movimientos se habían hecho más rápidos e intensos y terminé con la mejor corrida de mi vida hasta entonces, digo hasta entonces porque la mejor sucedió cuando después de haber repetido ese juego por más de 3 años, al fin pude llevar mi fantasía a la realidad y superó por mucho lo que me había imaginado.


    Esto sucedió debido a que en una ocasión me encontré a un amigo de la infancia, Julio, al cual le tenía mucha confianza, tanta que incluso en nuestros primeros años de adolescentes habíamos llegado a compartir experiencias como el hecho de habernos masturbado juntos viendo una revista; a ese nivel llegaba la confianza en aquel entonces, ahora después de habernos reunido un par de ocasiones y de haberle presentado a mi esposa, surgió el tema del sexo, empecé a confiarle ciertas cosas que no a cualquiera se le cuentan como el hecho de que nos considerábamos algo abiertos pero solo a las ideas, ya que si bien mi esposa es muy ardiente, a la vez es muy reservada hacia la demás gente en cuestiones de sexo. Julio y yo intercambiábamos videos porno y coincidimos en un gusto muy particular: las escenas de doble penetración. El bromeaba ofreciéndose como voluntario ??ayudante?. En realidad no lo había considerado como una posibilidad real, pero dadas las circunstancias, la relación de amistad y confianza, y al hecho de que tenía un pene bastante grande -en la secundaria lo apodábamos ??el burro? y no por mal estudiante precisamente-, empecé a fantasear poniéndole nombre por primera vez a mi fantasía.

    Durante uno de los encuentros con mi esposa, le empecé a plantear una situación en la cual la acariciábamos un ??amigo? y yo, me atreví a pedirle que se imaginara que era Julio y ella inmediatamente protestó diciéndome que se sentía incomoda y que no podría imaginarse algo así, esa vez terminamos la sesión solo por compromiso. Con el paso de los meses y debido a mi insistencia y quizá al haberle yo comentado a Arely de la particularidad de mi amigo que lo diferenciaba con el resto, por fin una vez accedió a que involucráramos imaginariamente a Julio mientras lo hacíamos con el vibrador.
    - ¿Lo tiene así de grande?
    - Creo que más largo y más grueso ??le contesté. Esa vez ella se sintió transportada en alas de aquellos pasionales deliquios a las mansiones del éxtasis sensual ??¡¡ufff que poético!!-

    Al otro día ella traía una ??cruda moral? que solo se vió aliviada con el paso de los días y con el deseo de
    volver a sentir lo de esa noche. Por fin un día, hace dos meses me decidí a plantearle la idea a Julio para llevar a cabo mi fantasía, no sabía como decírselo ya que ignoraba cual iba a ser su reacción, ¿se ofendería?, ¿llegaría a considerarme enfermo o depravado? Afortunadamente para mí, uno de esos días lo noté un poco dubitativo.


    ?? ¿Te pasa algo?, pregunté.
    - No, nada, te iba a preguntar algo, pero es en buena onda, no te vayas a ofender, ¿se lo has hecho a Arely por atrás?
    - Si ¿por qué?
    - No es que con Tere nunca lo he podido hacer.
    O sea que mi pobre amigo se sentía frustrado por no haber podido introducir su enorme pedazo de carne en el trasero de su esposa
    - Pues ¿como crees?, pobre Tere, como se te ocurre que le va a caber tamaño animalón je, je
    - Ya, no te burles?
    - Si quieres te puedo ayudar.
    - Pues lo dirás de broma pero con tal de hacerlo soy capaz
    - ¿Es en serio?
    - Si, te lo digo a ti porque te tengo confianza y porque además la tienes chiquita.
    - Ahora fue él quien se rió.
    ?? ¡Cabrón!?. La verdad, yo te iba a decir algo parecido referente a Arely.
    - ¿Qué??
    - Siempre he tenido la fantasía de hacerle un sándwich, pero la verdad, no lo había considerado tan en serio como hasta ahora.

    - Y ella, ¿qué dice?
    - No lo acepta abiertamente pero se que también tiene la fantasía porque?- Ahí le conté sobre nuestro juegos y cómo habíamos llegado a simular una doble penetración en la que él era el tercero.

    Obviamente se interesó ya que antes me había dicho que tenía una esposa muy nalgona; el siguiente paso consistió en elaborar un plan, con la condición de que resultase o no nuestra amistad no se afectaría, entre otros puntos que afinamos estaba el de ser delicado con ella -ya que no estaba acostumbrada a semejantes dimensiones- y a no vernos involucrados en cuestiones sentimentales.
    Fijamos la cual seleccioné tomando en cuenta un par de factores:
    ? A mediados del mes después de haber tenido su período, debido a que en ese tiempo he notado que se
    pone más ??receptiva?.
    ? Tenía que ser un fin de semana para poder dejar los niños en casa de mi suegra.
    Procedí a preparar todo considerando lo que por primera vez pretendía llevar a cabo. Estuve todo el
    día viernes bastante nervioso en el trabajo, no podía concentrarme en lo que hacía, llamé a Arely para
    avisarle que iba para la casa y que se preparara para una noche ??agitada?, ella me contestó que me apurara y que quería que estuviera lo más pronto posible con ella.

    El plan de ??castigarla? por varios días sin sexo estaba funcionando, le pedí que se pusiera un vestido bastante corto que tenía y que debido a eso no usaba para salir, me contestó que iba a estar lista para cuando llegara. Tan pronto como colgué, me puse de acuerdo con Julio para decirle que todo iba bien y nos coordinamos para que el llegara un poco después de mi.

    Cuando llegué a la casa me dispuse a servirle una cuba bien cargada a Arely, quería que todo estuviera dispuesto, -??Te vez muy bien chaparrita? le dije, y en realidad se veía bastante bien con el vestido pegado arriba levantando sus tetas y en la parte de abajo cortito pero holgado, la tomé de la cintura y le di un beso, en eso sonó el teléfono y me adelanté a contestar, era Julio, le dije que todo iba bien.
    - ¿Quién era amor??
    - Era Julio que viene a traerme algo.
    - ¡Qué vergüenza!, deja me pongo otra ropa.
    - ¡No!, no tiene nada de malo, además él es de confianza.

    - Pero me va a ver así, me da pena.
    Le insistí un poco y final mente accedió, la noté nerviosa y vi como apuraba el trago, nos pusimos a ver TV un rato y a conversar.
    ?? ¿Qué va a traer Julio? preguntó.
    - No sé, creo que viene a saludar nada más y no creo que vaya a estar mucho tiempo. Por cierto, ¿no te he platicado lo que me dijo?
    - ¿Sobre qué?
    - Me dijo que una vez él y otro amigo se lo habían hecho a una muchacha?
    - ¿Los dos juntos??
    - Sí, y me dijo que ella lo había disfrutado bastante..
    - Qué bárbaros, no sabía eso de Julio.

    Mientras platicábamos ella se terminó el trago y le preparé otra bebida, llevaba un poco más de la mitad cuando llegó Julio, tras los saludos él comentó que se veía muy guapa, ella se ruborizó un poco, intervine e invité a Julio a sentarse, empezamos a conversar y la verdad que yo también estaba nervioso, afortunadamente él es un excelente conversador y rápidamente nos vimos envueltos en una charla amena. Arely preguntó:
    - ¿Qué es lo que le tres a Rogelio?
    - El volteó a verme como pidiéndome autorización. Yo asentí.
    - Es una película.
    - ¿De qué?
    - Cómo eres preguntona chaparrita.
    - ¿Por qué, que tiene de malo, no puedo verla?
    - Es que es de adultos, le dijo.
    - ¡Ahh!? con razón. Parecen niños, no tiene nada de malo, lo esconden como si fuera una travesura je, je. - Pues si no tiene nada de malo, ¿por qué no la ponemos?
    - Pues? no sé?.
    - ¿Qué tiene? Al fin estamos entre adultos.
    - ¿Si, verdad??
    - Pero tiene escenas muy fuertes ¿eh?
    - ¿Sobre que?
    - Pues? básicamente tiene escenas donde dos hombres le hacen el amor a una mujer al mismo tiempo.
    - Bueno, ya hemos visto de ese tipo de películas.
    - Te aseguro que esta es un poco diferente, ¿la ponemos?

    Me dispuse a colocar la cinta en la video y mi mujer fue al baño, cuando se levantó del sofá se inclino un poco para colocar su bebida en la mesa de centro y dejó ver un bello espectáculo -aunque por muy breve instante- de sus piernas y una pequeña parte del comienzo de sus nalgas, dirigí mi vista hacia Julio vi su expresión de asombro abriendo los ojos como platos, inmediatamente me empecé a excitar, cuando Arely salió del baño, la película estaba empezando y la invité a sentarse en medio de los dos, para mi sorpresa no era la típica película porno en donde inmediatamente empieza la acción, esta tenía una trama muy interesante en la que dos tipos querían convencer a la esposa de uno de ellos para cogersela los dos juntos. La película era en verdad, diferente en otro de los aspectos, los actores aunque no eran muy atractivos se desempeñaban muy bien y eso hacía que nos mantuviéramos atentos, de vez en cuando yo volteaba a ver la expresión de Arely y ella visiblemente nerviosa apuraba el trago (su tercero pero bien cargado)
    ?? Está bien la película ¿verdad?, dijo Julio.
    - Sssi? por cierto, ¿te puedo preguntar algo Julio?

    - Si, claro.
    - ¿Es cierto que ya lo has hecho así?.
    Me sorprendí de que Arely se lo preguntara.

    - ¡¡Ya te dijo este chismoso!!
    - ¿Si o no?
    - La verdad si. Pobre muchacha.
    - ¿Por qué pobre? Si fue la que más disfrutó. Pues qué atrevida, para hacer algo así, ¡que aguante!
    - No te creas, lo que pasa es que no es como en las películas, se hace despacito y la mujer es la que marca el ritmo.
    No sabía que era lo más excitante, si la película o el tono que había tomado la plática; en la película se veía que ya estaban acariciando a la mujer su esposo y se les había unido el amigo. El hecho de estar en la situación de ver esa película con mi mejor amigo y mi mujercita con un minúsculo vestido y con los sentidos un poco alterados por efectos del alcohol me tenían a mil. Se terminó la película con la escena de doble penetración y la cara de placer de la protagonista, Julio se levantó al baño y ella me dijo al oído que estaba muy caliente.

    Procedimos a la segunda parte del plan que consistía en simular que Julio se retiraba, subí a la recamara y Arely estaba recostada esperándome.
    - Ponme otra vez la película, estoy bien caliente.
    - ¿Qué fue lo que te gustó?
    - Todo, me gustó cómo se lo iban haciendo entre los dos hasta que se la metieron al mismo tiempo.
    - Mmmm, me gustaría que hiciéramos un juego un poco diferente, le dije.
    - ¿Cómo qué se te ocurre travieso?
    - ¿Qué te parece que te cubra los ojos y así te voy a calentar para que te imagines que eres la de la película?
    - Mmh? me gusta la idea.
    Dicho esto pasé a cubrirle los ojos con lo primero que encontré a mi alcance, tomé una corbata y se los cubrí muy bien, enseguida empecé a acariciarla y me separé un poco para abrir la puerta de la recamara para que entrara Julio.
    - ¿A dónde vas?
    - Voy por nuestro amiguito, le contesté. A ella, que seguramente estaba pensando en el consolador se le iluminó el rostro con una sonrisa.
    - ¿O qué, no quieres?
    - Tu sabes que si?

    Me acerqué a ella y empecé a besarla y a acariciarla con mis manos, me incliné un poco y le saqué su senos por encima del vestido habiéndole desabrochado el sostén y empecé a mamárselos, como pude me empecé a quitar el pantalón y vi que Julio sin hacer ruido también hacía lo mismo, le subí un poco el vestido, solo lo suficiente para quitarle las pequeñas braguitas que pude notar estaban húmedas, metí la cabeza entre sus piernas y empecé a mamarle su panochita como marcan los cánones: primero pasando la punta de la lengua muy suavemente para después presionar con la misma y de vez en cuando posar mis labios tratando de chupar su clítoris -aquí el truco para no cansarse consiste en sostener la lengua con los dientes y mover solo la cabeza, de esta manera no termina uno con la lengua dolorida-
    ??¡Ya metemelaa!...? suplicó.

    Me incorporé y acomodandome se la metí despacio hasta el fondo.
    - ¿Te imaginas estar así como la de la película?
    - Ssiii que rico se la cogieron.
    Mientras decía esto metí una mano por debajo de sus nalgas y le empecé a acariciar el culo con un dedo. - ¡¡Ahh asíii!
    ?? ¿Quieres sentir a nuestro amigo?
    - ¡Si, métemelo!
    Me retiré y le cedí el lugar a Julio, el acomodandose entre sus piernas dirigió la punta de su verga (calculo que debe medirle unos 20cm y bastante gruesa), la puso en la entrada de la vagina de mi mujercita, el empezó a presionar y vi en primer plano como los labios empezaban a dar paso muy poco a poco a semejante trozo de carne.

    ??La siento mas gorda, ¡¡¡qué rico!!!?. El se acomodó mejor y empujó un poco más, ella estaba tan mojada que pude ver como le mojaba la verga cuando la sacaba un poco, me incliné a mamarle las tetas, ??no sé que me estás haciendo pero siento bien rico? Julio empezó a bombear poco a poco cada vez más rápido, en un descuido, mientras yo le mamaba una teta él se inclinó a mamarle la otra, quise reaccionar pero ya era tarde, ella obviamente se dio cuenta de la situación pero dada la calentura en la que estaba no protestó, continué mamandole la teta al mismo tiempo que Julio se la cogía mamandole la otra.
    - ¡Ahh, así así!
    - ¿Quieres que te destape los ojos?
    - Nnooo asssi estoy bien.
    Me incorporé y le acerqué la verga a su cara, ella tomándola con una mano me la empezó a mamar, sentía algo muy, muy placentero, y no es que no me la haya mamado antes, sino que el hecho de verla con esa vergota metida en su panochita, y los movimientos de Julio al sacar y meter aunque a un ritmo semilento debido a su tamaño, me transmitía el placer que ella sentía en el interior de su vagina en cada embestida.
    - ¿Quieres probar como en la película?
    - Me da miedo?
    - Andale anímate, te lo vamos a hacer despacito.
    - Está bien, con cuidado, pero si no puedo no ¿eh?
    - Si está bien.

    Sin sacársela, Julio la tomó de las nalgas y girando se recostó quedando ella sobre él, -??¡ahh!, está bien grandota!, mhh!?- Me coloqué detrás y tomando una generosa porción de crema me dispuse a lubricarle el ano no sin antes admirar con cierta sorpresa la capacidad de la panochita de Arely para dar cabida a ese enorme trozo de carne, me coloqué por encima de ella y le empujé un poco la espalda. Ellos aunque lentamente seguían moviéndose, le descubrí los ojos y esta vez no puso ninguna objeción, Julio tomó una almohada y la colocó debajo de sus nalgas para poder mantener su cadera levantada y la verga metida en la panocha de mi mujercita, la tomó de las nalgas separándoselas para de esta manera facilitar mi labor, ella colaboró bastante bien, ya que paró aún más sus preciosas nalgas blancas mientras continuaba meciéndose sobre Julio habiendo abierto aún más las piernas disfrutando del placer que debía darle ese enorme pedazo de carne.

    -Quédense quietos un poco. Tomándome la verga con una mano, la dirigí justo a su culo y una vez centrada empecé a empujar muy despacio.
    - Despacito mi amor?
    Ella, con los ojos abiertos, había volteado hacia mí.

    - Si chaparrita, relájate.
    De pronto sentí como su esfínter se empezó a abrir dando paso a la punta de mi verga, ??¡aghh, ddespacioo!??? me detuve y una vez que entró la cabeza solté la verga y la tomé de las caderas.
    - ¿Quieres que te la saque??, no sé porqué me atreví a siquiera pensarlo.
    - Nnoo, no la saques, sigue despacito?

    Lo demás fue fácil, incluso más fácil de lo que hubiera pensado considerando el tamaño de la verga que tenía en la panocha, poco a poco el resto de mi verga se fue deslizando hasta que mi pelvis quedó presionando sus nalgas, me quedé quieto para dar oportunidad a que se acostumbrara al par de intrusos, vi por el espejo del tocador como Julio le estaba acariciando las tetas muy suavemente y se las mamaba alternadamente, después de algunos segundos sentí algo ??raro? que presionó un poco más mi verga, a través de la pared que separa el recto de la vagina de mi esposa y no podía ser otra cosa que la verga de Julio quien levantando un poco su cadera había metido un pedazo que había quedado fuera durante la maniobra de encularme a Arely.
    ??Espérense poquito?, dijo mi esposa. De pronto me sorprendí como ella, quizá queriendo comprobar la hazaña de tener por primera vez dos vergas dentro al mismo tiempo, pasó una mano por debajo y nos acarició los huevos y la entrada de sus dos orificios.?? ¡¡¡Mmmhhh, que ricas vergas!!!?.

    Ella misma empezó un movimiento muy lento, despacio, cada vez nuestras vergas salían y entraban un poco más, yo que hasta ese momento me había quedado quieto empecé a sentir como se liberaba la presión en el recto de Arely para volver a hacerse apretadito, se quedó quieta y Julio siguió metiendo y sacando un pedazo de su verga. ??Mamacita que buena estás, como te tenía ganas!?; ??¡Así! que rico siento, ¡ahhh!,¡ mmmgh! La tienes muy grande, pensé que no me iba a caber??
    No pude aguantar y decidí unirme a la danza erótica donde la música eran los jadeos, suspiros, gemidos, halagos a lo rica de la panochita y al culo de mi esposa, el ritmo lo marcaba ella, aunque algunas veces se detenía y yo tratando de acoplarme empujaba hacia adentro cuando el salía y salía un poco cuando el entraba. Era la locura, ella estaba irreconocible, por el espejo de la cabecera y el tocador podía ver los tres cuerpos entrelazados, el mamandole las tetas y yo pegado a sus nalgas moviéndonos los tres perfectamente sincronizados.

    ??Así me querías tener ¿verdad cabrón,ehh? Pues aprovecha, ¡ahh! Ay? ¡¡¡así, así!!!, estoy bien caliente, así cómanme mucho ¡¡¡así, ahh, más, más!!!.
    Me sorprendí al ver como Julio tomándola de la nuca, la atrajo hacia su cara y empezó a besarla y ella le correspondió, volteó hacia el espejo mirándome a los ojos sin dejar de darse lengua con Julio.
    - ¡¡¡Qué ricas vergas!!! ¡mmmmhhh! qué rica culeada me das mi amor, ¡¡¡ahhhhhhh!!!?
    - ¿Te gusta lo que sientes?
    - ¡¡¡¡Sssiií!!!!!, siento la panocha y el culo llenos, ¡arrrrrghhhhh! ¡Ahhh! ¡¡¡Más, quiero más verga!!! Acerqué mi cara a su cuello para besarlo y ella volteando me dió su lengua para volver a dársela a él, viendo esto sentí que no podría aguantar más.

    - Yyaa me voy a venir?
    - Espérate hay que terminar juntos, ¡¡ssiii ya échenmelos!!!
    Se la metí otra vez hasta adentro y me quedé quieto tratando de alargar ese placer inigualable sintiendo las embestidas de Julio cada vez más rápido y cómo de pronto lo metió hasta el fondo y cómo por dentro empezaba a sentirse como espasmos, contracciones en el recto de mi mujercita.
    - ¡¡Mamacita!!!, ¡tómalos todos! Gritaba Julio.
    Inmediatamente empecé a soltar mi carga también. Así estuvimos como dos minutos disfrutando de esa maravillosa sensación, sentí que le estaba echando leche como nunca antes, a la vez que sentía una especie de palpitaciones en su interior. Permanecimos así, apretándonos a ella con nuestros miembros bien metidos hasta que se fueron aflojando, se la saqué yo primero y girando, ella se desacopló. Pude ver sus dos orificios abiertos con abundante leche de ambos, con el vestido en la cintura y las tetas afuera.

    Julio se vistió y se retiró rápido, ella se quedó dormida. Al otro día Arely estaba con la cruda moral por lo que habíamos hecho y decidí no tocar el tema, a los tres días le pregunté algo al respecto y me contestó que no quería hablar de eso. Con el paso de las semanas volvimos a la rutina y a los juegos; me sorprendí gratamente cuando le comenté que la mandaba saludar Julio y ella me preguntó ??¿Cuando lo vas a
    invitar?...?
    Última edición por puppe; 04-nov-2006 a las 02:59 Razón: Publicación

  2. #2
    Avatar de fantasmamarco007
    fantasmamarco007 está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    junio-2006
    Mensajes
    1,047
    Blog Entries
    1
    Poder de Credibilidad
    0

    Arrow Re: Por fin la convencí...

    EXCELENTE QUE DIGO SUPEREXCELENTE RELATO. Me vi en la necesidad de hacer una pausa para una rica masturbada. Porfis envianos el segundo encuentro..
    "PODRÁN MORIR LAS PERSONAS...JAMÁS SUS IDEAS"

  3. #3
    Avatar de janira27
    janira27 está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    junio-2005
    Ubicación
    PUERTO RICO
    Mensajes
    30
    Poder de Credibilidad
    0

    Re: Por fin la convencí...

    muy bueno y gracias por el truco de la lengua.

  4. #4
    Avatar de puppe
    puppe está desconectado Súper Moderador(a)
    Fecha de Ingreso
    junio-2006
    Mensajes
    893
    Poder de Credibilidad
    9

    Re: Por fin la convencí...

    Muy buen relato Rogelio, bien contado y con muchos detalles. Me gusta la descripción de las situaciones y el "trabajito de hormigas" que le hiciste a tu esposa para convencerla.
    Las partes de sexo, cada acto sexual, contados con mucha naturalidad, se agradece.

    Ahora bien, ¿podrías darme alguna ideíta para convencer a mi marido?
    No tenemos que pedir permiso para ser libres. (¿Pancho Villa?)

  5. #5
    Avatar de Christina
    Christina está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    junio-2006
    Ubicación
    Quito
    Mensajes
    161
    Poder de Credibilidad
    9

    Re: Por fin la convencí...

    Wow... esta vez creo q no hay palabras... esta bastant interesant...
    C ve a pasast un buen rato... bueno creo q eso t merecias despues d tan elaborado plan!!!!

  6. #6
    Avatar de Omar_Alcaraz
    Omar_Alcaraz está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    febrero-2006
    Mensajes
    345
    Poder de Credibilidad
    9

    Re: Por fin la convencí...

    Me gusta la trama con que desarrollaste esté relato, y por supuesto que me calento mucho, deberias de abrirte a otras posibilidades, digo no solo con tú amigo... Excelente relato
    LA PACIENCIA ES LA VIRTUD DE LOS FUERTES

Visitors found this page by searching for:

convenci a mi esposa de cojer con otro

relatoseroiticos

convenci a mi esposa de follar con otro

relatos convenci a mi esposa

por fin una doble a mi mujer relatos

convenci a mi suegra

relatos eroticos convenci a mi esposa de cojer con otro

como convenci a mi mujer coger con otro

relatos convenci a mi mujer

como convenci a mi esposa

relato de como conbensi a my esposa de q cojiera con my amigo

convensi a mi esposa para que cogiera con un amigo

video porno convenci a mi mejor amiga para cojer

Relatos eroticos convenci a mi suegra

convenci a hetero a follar

relato convenci a mi suegra

como convensi a mi esposa de provar otras vergas

la convenci para que follara con otro relatos

relatos eroticos como convenci a mi sobrina

rrelatos mi esposa no queria follar conotro y la conbensi

como convenci a mi esposa de estar con otro

Relatos de como convenci a mi mujer

convenci a mi esposa a tener sexo con otro

doble penetracion a mi esposa relatos

relatos sexuales de mi esposa en doble penetracion

SEO Blog

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •