Mostrando resultados del 1 al 9 de 9
  1. #1
    kaiken_sur está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    noviembre-2003
    Mensajes
    2
    Poder de Credibilidad
    0

    Compañeros en el seminario

    Esta historia que les cuento sucedió en realidad hace unos cuantos años, yo estaba en el seminario estudiando para ser sacerdote. Como todos los días, las actividades del seminario se repartían entre la oración, el estudio (para lo cual nos dirigíamos a la facultad) las responsabilidades en la limpieza, la recreación y momentos donde compartíamos alguna película o programa de TV.

    En época de exámenes, las actividades se alteraban un poco debido a las exigencias del estudio. Esta historia comienza justo en esa época. Luego de la cena, la mayoría del grupo de seminaristas, junto al padre rector, se dirige a la sala donde se encuentra la TV, ya que nos proponíamos ver un programa de actualidad. Algunos se dirigían a sus cuartos a seguir estudiando, otros decidían dar una vuelta por el parque. Como estaba preparando una materia para rendir al día siguiente, me decido a seguir estudiando, pero necesitaba un libro que tenía un compañero en su habitación. Golpeo la puerta, desde adentro me invita a pasar, y al ingresar lo encuentro con el torso desnudo mostrando lo velludo que era, ya que se pensaba duchar. Le explico el motivo que me llevó a su cuarto, pero me pide que espere a que se duche, acto seguido se pone en bolas delante de mí.


    Juan Manuel no era lo que digamos un Adonis, más bien es de contextura media, morocho y su cuerpo no está trabajado, pero tiene un buen lomo a pesar de ello, ni que decir de su pija, que al momento se encontraba casi erecta e insinuaba su buen tamaño. Yo había asumido mi condición gay hace tiempo, pero no lo hice público por razones obvias, más estando en un seminario, por eso me preocupaba mucho encontrarme con compañeros en estas situaciones ya que temía delatarme. Eso mismo sentía en ese momento, por un lado, me moría de ganas de agarrarle la poronga y llevármela a la boca, de desnudarme y ducharme con él; pero por otro lado, me cuidaba mucho de mis acciones.


    Juan Manuel se terminó de duchar, cosa que hizo con la puerta de la ducha y del baño abiertas a fin de que pudiéramos charlar (o con la intención de que lo viera), salió totalmente en bolas y con la pija erecta, un hermoso espectáculo ese pedazo de carne entre sus piernas velludas y sus huevos colgando en medio de un matorral de pelos; yo me preguntaba que pasaría si lo avanzaba. Me senté en el borde de su cama al tiempo que charlamos de algunas cosas de la materia, mientras, él se colocó sólo un slip que le marcaba muy bien su bulto. Varias veces me rozó con su mano y su cuerpo, mientras yo trataba de mantenerme inmutable. Por momentos, me imaginaba lamiéndole esa jugosa verga que había visto y que ahora mojaba el slip. En un momento desperté a mi situación y sin el libro que fuera a buscar, salí corriendo de la habitación. Esa noche me hice flor de paja, pensando en lo que podría haber pasado, pero más me asustaba si nos descubrían.


    Al día siguiente, mientras jugábamos al fútbol, noté que Juan Manuel se empeñaba en marcarme en forma inusual, en una de las tantas jugadas terminé golpeándole los huevos, lo que hizo que saliera del partido bastante dolorido. Esa misma noche, pasé por su habitación para disculparme por lo brusco de mi acción, al llamar a su puerta, me invita a pasar, lo encuentro totalmente desnudo en su cama, con una bolsita de hielo en los testículos y su verga erecta. Luego de disculparme, me dice que vea lo que le hice, ya que considera que tenía un huevo más inflamado que el otro, cosa que no se veía así en lo más mínimo. Entonces, sacando valor de no sé donde, le propongo hacerle masaje para que se le pase el dolor (excusa más que tonta ya que lo que quería, era tocar tamaña poronga) cuando le pasé las manos, sentí una excitación indescriptible, quería empezar a lamerle los testículos y llevarme ese pedazo de carne a la boca, en ese momento siento que pone su mano en mi nuca y acercando su cara me besa en los labios, un beso que me llevó al éxtasis total, era mi primera experiencia sexual con un hombre, que no quedaba en la fantasía.


    Me pide que cierre la puerta con llave, tras lo cual también me desnudé y por precaución escondo mi ropa en su placard. Yo también estaba totalmente ??al palo?, me acosté en su cama y nos abrazamos besándonos ardientemente. Mi pija y la suya se entrecruzan en movimientos frenéticos al tiempo que nuestras lenguas se encuentran en una lucha que por si sola, me hubiera hecho acabar. Luego, me lleva a la alfombra a fin de que la cama no nos delate, poniéndonos de forma tal que hiciéramos un 69, me sentía totalmente en la gloria, ya que hacía tiempo que deseaba tener una poronga en mi boca, así que mi lengua no paraba de recorrer sus huevos y el tronco de ese miembro. Por momentos me lo tragaba entero y succionaba de manera que le hacía emitir callados gemidos, por momentos lamía sus huevos y sentía el exquisito olor de hombre alojado en su vello púbico.

    Juan Manuel no se quedaba atrás ya que sentía sus carnosos labios recorrer la totalidad de mi pija y la lengua pasando por la cabeza, con sus manos recorría mis piernas y masajeaba mis nalgas. Comienzó a subir y bajar dentro de mi boca y siento que su ritmo se aceleraba, por lo cual intuí que acabaría, esto me excitó más aún en mi tarea y empecé a sentir yo, mi ritmo acelerado. De golpe siento un torrente de leche caliente llenar mi boca y yo descargo la mía en la suya, el hecho de tener la boca ocupada evitó que gritara de placer. Antes de que atinara a tragar o escupir su semen, Juan Manuel se da vuelta y me da un jugoso beso en la boca, donde se mezclaron las dos leches, indescriptible es el placer que sentía, su leche tibia junta a la mía fueron un manjar que juntos saboreamos. Le pido que me penetre, a lo cual me dice que por esa noche fue suficiente, ya que despertaríamos sospechas, ya habría otro momento.


    La ocasión llegó unas semanas después, previos encuentros furtivos para besarnos, tocarnos y masturbarnos mutuamente. Una tarde, mientras el resto dormía la siesta o jugaban al fútbol, me fui a su habitación, entré sin llamar y lo encontré acostado. Se alegró al verme y tras poner llave a la puerta, se quitó el slip y la remera que llevaba puesta. Por mi parte, sólo llevaba un short y una musculosa. Nos tendimos en la alfombra y comenzamos a besarnos frenéticamente, fruto de una calentura que se desbocaba. Entre gemidos me cuenta que compró forros y lubricante y que deseaba hacerme el amor. Se levanta y busca entre sus cosas un pomito de gel y los preservativos. Me pide que se lo coloque, mientras él empieza a lamerme el orificio del culo, casi grito de placer al sentir su lengua recorrerme la raya. Me hacía estremecer y jadear, tanto que no podía ponerle el forro en la pija.


    Después de un momento, siento que sus dedos empiezan a jugar con mi culo e introducirse en el agujero, sentía su delicadeza en esa acción, al tiempo que aplicaba el gel necesario. Primero un dedo, luego dos, cada movimiento dentro mío provocaban un gemido de placer. Luego, se da vuelta y me pone en cuatro para facilitarle la operación, apoya su glande caliente en mi ano y empieza a empujar delicadamente. Yo sentía la fascinación de que me estaba entregando por vez primera a un tipo, que me haría suyo, que ese acto terminaría afirmando mi condición de puto y que había también una amor que me cuestionaba la sublime entrega en el celibato sacerdotal.

    Juan Manuel, poco a poco, fue introduciendo su poronga en mi culo, al tiempo que yo buscaba relajarme para no sentir dolor y disfrutar ese momento soñado. Lentamente mi culo se fue tragando esa maravillosa verga caliente y dura, sentí como su carne se abría paso. Había dolor y placer al mismo tiempo, de un último golpecito terminó de ponérmela y empezó a moverse rítmicamente dentro mío, era indescriptible esa hermosa sensación de sentir ese gran miembro entre mis entrañas, sus bolas golpeaban mis nalgas y sentía su respiración entrecortada en mi nuca. Me tomó del pelo echándome la cabeza hacia atrás al tiempo que gemía al ritmo de ir y venir dentro de mi culo. Lo escuchaba murmurarme: ??¿te gusta putito?, ¿a qué nunca te hicieron gozar tanto?, ¡te voy a dejar el culo como una flor!?

    Por mi parte, yo gemía pidiendo más y más, tanto, que puso su mano en mi boca para que no gritara.
    Luego cambiamos de posición, poniéndome de espaldas al piso y mis piernas sobre sus hombros, él frente a mí, bombeaba totalmente excitado, yo veía como su poronga entraba y salía de mi culo cada vez con más fuerza y velocidad, realmente me sentía como una perra en celo y deseaba que ese momento no acabara nunca; pero si acabó y con toda su fuerza, dando unos golpes finales como para sacudir dentro de mi culo el resto de semen que había en su pija. Yo, mientras tanto, me masturbaba, así que terminamos acabando juntos. Derramando la leche sobre mi abdomen, él saco de entre mis las nalgas su jugosa pija y lamió la leche esparcida en mi vientre. Nos quedamos una rato besándonos así, hasta que tocó la campana que indicaba el final de la siesta y el comienzo de las actividades vespertinas.


    Con Juan Manuel cogimos varias veces más, él también me entregó su hermoso culo para que lo penetrara. Al tiempo dejé el seminario, pero él siguió y se ordenó sacerdote; preferí no verlo más ya que quiero respetar su investidura, al menos yo, pienso hacerlo.

    Última edición por puppe; 17-mar-2007 a las 14:57 Razón: Publicación

  2. #2
    Avatar de GUERO
    GUERO está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    marzo-2007
    Mensajes
    353
    Poder de Credibilidad
    8

    Re: Compañeros en el seminario

    Es una historia buena y si te creo

  3. #3
    Avatar de RebelBoy15
    RebelBoy15 está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    diciembre-2006
    Ubicación
    San Juan
    Mensajes
    11
    Poder de Credibilidad
    0

    Re: Compañeros en el seminario

    Me gusto mucho tu relato
    estuvo muy bueno.

    Y esta creible!!


    Pienso q hiciste bien al salirte de alli
    almenos yo con todos esos deseos no hubiese podido
    ser sacerdote la vdd.

    Pero nada te cuidass muxoo


    Bye!!!

  4. #4
    Avatar de ferio
    ferio está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    junio-2006
    Mensajes
    393
    Poder de Credibilidad
    9

    Re: Compañeros en el seminario

    buen relato pero no mse me dan mucho eso de los sacerdotes, mas bien los uniformados son mas calientes

  5. #5
    Wednesday está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    febrero-2007
    Ubicación
    Guatemala
    Mensajes
    307
    Poder de Credibilidad
    8

    Smile Re: Compañeros en el seminario

    LA verdad me gusto, y lograste hacerlo muy interesante.

  6. #6
    Avatar de OsIv
    OsIv está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    febrero-2007
    Mensajes
    16
    Poder de Credibilidad
    0

    Talking Re: Compañeros en el seminario

    wowwwwwwwwwwwww una de las historias mas excitantes que he leido!!!!!una de las mejores!!!!!!te felicito...que tal los sacerdotes!!!quien los ve tan santos y miren como gozan los hps....jejejeje que buen relato. me causo una gran ereccion...me encanto la parte del beso con el semen en la boca!!!!!!!wowwwwwwwww eso si que me la puso dura!!!felicitaciones de nuevo...sigue escribiendo!!!

  7. #7
    polis está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    octubre-2007
    Mensajes
    37
    Poder de Credibilidad
    0

    Re: Compañeros en el seminario

    muy bueno tu relatoi

  8. #8
    jota ele está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    junio-2010
    Mensajes
    3
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: Re: Compañeros en el seminario

    Me gusto bastante tu relato, es creible y es mucho mejor que hayas dejado el seminario, me gusta el valor de la gente como tu VALIENTE mucho mas hombre que muchos heteros felicitaciones

  9. #9
    Tora está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    diciembre-2010
    Mensajes
    3
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: Re: Compañeros en el seminario

    Donde tengo ke ir a confesarme?? jajaja La verdad siempre me dio el morbo kon los seminariastas. Mas ke kon los sacerdotes propiamente dicho, porke ellos estan entre los dos mundos, el mundano y el espiritual... Muy bueno tu relato... me dejo Ufff ke ni te kuento! jeje

Temas Similares

  1. Compañeros de trabajo
    By Anonimo in forum Gay en general
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 14-ene-2009, 11:39
  2. Compañeros de estudio
    By Anonimo in forum Sexo por primera vez
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 25-abr-2008, 12:39
  3. En el seminario
    By rocket in forum Gay en general
    Respuestas: 11
    Último mensaje: 10-may-2007, 12:16

Visitors found this page by searching for:

porno gay en el seminario

relatos gay de seminaristas

porno gay seminario

relatos gay seminaristas

relatos gay seminario

Relatos eroticos de seminaristas gay

seminaristas gay

videos porno gay seminario

videos de seminaristas gays

seminario gay porn

videos seminaristas gays

porno gay seminarios

relato erotico en el seminario

sexo en el seminario

porno gay de seminaristas

relatos eroticos en el seminario

relatos compañeros en el seminario

historias de sexo en el seminario

sexoen el seminario

videos porno seminario

relato gay compañeros de piso

video pornogay en el seminario

seminarista gay

relatos gay de seminaistas

videos de seminaristas gays con chicos

SEO Blog

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •