Siempre me gustaron los hombres, desde muy chico. siempre me sentí que tendría que haber nacido mujer. mi vida era ordenada, con algunas relaciones esporádicas y otras en pareja. hacía un año que mi pareja viajo a otro país por trabajo y me encontraba solo cuando conocí a claudio. claudio, un hermoso... muchacho, muy cariñoso y que rapidamente llegó a mi corazón.

como amante todo un espectáculo. el me trataba como una mujer, le encantaba que me vistiera con ropa femenina, lo cual me exitaba. poco tiempo después logró que me depilara y me pidio que tomara algo de hormonas que él mismo se encargó de comprarme. al poco tiempo empece a notar los cambios en mi cuerpo y también en mi mente.

día a día me sentía más afeminado, no podía dejar de tomar las pastillas que me compraba claudio y al poco tiempo unas inyecciones que lograron que mis tetitas se transformaran algo realmente delicioso, mi colita se puso más dura y paradita, mis caderas se ensancharon. en ese momento ya compartiamos un departamento con claudio y la mayor parte del día yo vestía como mujer.

claudio era mi hombre y yo enloquecía por el. todo fue tan apasionado que muchos detalles quedaron sin respuesta, claudio tenía un buen pasar, pero nunca habíamos hablado de su trabajo, pronto eso me interesó y también me preocupo. ciertas llamadas me empezaron a inquietar. en varias oportunidades traté de que él me contara sobre sus actividades, pero siempre el escapaba del tema.

tal fue mi insistencia que un día el me hablo muy en serio, nunca olvidare ese día: ""querida, veo que no descansaras hasta saber a que me dedico, posiblemente ha llegado la hora que lo sepas, realmente creo que ya estas preparada para devolverme todo lo que yo he hecho por vos, esta noche saldremos juntos, ya te diré como debes ir vestida"", esas fueron las palabras de claudio.

a las 10 de la noche yo subía al auto vestida con un vestido mini negro bien escotado, el que también descubría mi espalda, botas altas, todo lo cual resaltaba mis formas femeninas. yo no sabía a donde ibamos, finalmente llegamos a una mansión en las afueras de la ciudad, donde claudio me dijo que había una fiesta muy especial donde yo iba a ser presentada socialmente, esto me puso muy nerviosa.

en todo este tiempo solo había estado con claudio, de ser yo un joven atractivo, hoy era una hermosa nena o al menos así me sentía. claudio no me dio posibilidad de volver atrás, su gesto era muy serio, algo había cambiado en él. finalmente entramos, todos se acercaron a saludarlo y felicitarlo por mi.

""sos fantástico, claudio, realmente sabes hacer las cosas"" dijo uno de ellos. yo note que en ese lugar había mucho dinero. lentamente me di cuenta que muchas de las mujeres que estaban allí eran como yo. mientras la fiesta transcurría note que las parejas iban cambiando y que por momentos algunas subian por la escalera a lo que suponía eran las habitaciones de esa mansión.

luego de unas copas que claudio se encargó que tomara, y encontrandome ya algo alegre, claudio me ivitó a subir a las habitaciones. entramos a una muy bella, cuando estuvimos adentro note que no estabamos solos, dos hombres muy bien parecidos estaban allí. yo estaba algo aturdida, depués me enteraría que claudio se había encargado de poner algo en mi bebida, y sin darme cuenta termine haciendo el amor con esos dos hombres.

esa noche claudio me dijo: ""espero que te guste tu nueva casa, en adelante viviras acá con otras chichas que como vos yo preparé para este trabajo, ahora ya sabes a que me dedico, y espero que sepas retribuirme muy bien todo lo que hice por vos"".
hace tres años desde ese día, sólo recuerdo que los primeros días fueron muy duros, me mantenían drogada, me siguieron administrando hormonas, y diariamente atendía un promedio de 5 clientes..

hoy soy toda una puta que trabajo para claudio. escribo estas líneas para todos aquellos que un día crean haber encontrado un gran amor.