Mi tia rosita. los dias son calurosos y ardientes en la ciudad de santo domingo, capital de la republica dominicana. asi tambien son las mujeres de esta region de latinoamerica, donde se dice tambien que abundan los hombres de penes largos y gruesos que sirven de placer para miles de turistas que visitan... esta her-
mosa region tropical, tanto hembras como varones.

en conformidad con lo an-
tes mencionado quiero hablarles de mi tia rosita, la cual es el motivo de mi fantasia. tia rosita, hermana de mi padre, es una hermosa mujer de mas o menos 35 abriles la cual posee las nalgas mas grandes y mas redondas que ojos humanos hayan podido ver. desde que tenia 15 anos me he estado masturbando por el enorme trasero de mi tia, razon por la cual creo que he desarrollado un pene descomunal, casi del tamano del que tienen los caballos.

con frecuencia, casi todas las noches, veia a mi tia tener relaciones sexuales con diferentes tipos de hombres, lo que hacia que cada dia me enamorara mas de ella debido a que po dia ver sus voluminosas y blancas nalgas siendos penetrada por esos grandes penes de turistas alemanes, lo cual provocaba una mayor excitacion en mi.

era tal mi obsesion y locura con mi tia rosita, que casi no comia y tan solo pensaba en hacerle el sexo por todas partes, empezando por romperle ese voluminoso y carnoso culo y terminando con llegarle a los instetinos con esta polla que ya no se hasta donde es que me va a llegar de tanto ha-
cerme la paja.

la verdad es que no habia hombre en este vecindario que no deseara a mi tia, mujer de grandes tetas, cintura mediana y las nalgas son casi el doble de la cintura. recuerdo que usaba un vestido negro de seda que marcaban su gorda figura y las nalgas parecian dos calabazas enormes que sobresalian por encima del vestido.

cuando cumpli los 20 anos y ya era todo un hombre, empece a tener relacio-
nes con algunas muchachas, ningunas de ellas pudo soportar o aceptar en su vagina el enorme largo y grosor de mi pene y me decian que vaya a matar a
una burra y no a ellas. esto me pasaba con mucha frecuencia y no sabia que hacer ya que mi unico consuelo era la masturbacion a diario.

una tarde vino mi tia a visitar a mi padre, el cual estaba ausente y no re-
gresaria hasta tarde en la noche. andaba con un vestido ancho, pero aun asi era imposible que ella disimulara la enorme protuberancia de su trasero y sus senos amplios y carnosos. me puse nervioso y sudoroso. de repente empe-
zo a llover y la tarde se nublo, lo cual ella aprovecho y se sento en un sofa, dejando ver sus piernas gordas y sus anchos muslos, lo cual fue dema-
siado para mi ya que fui a mi cuarto y en menos de 15 segundos me hice la paja.

mas tarde, estaba ya llegando la noche, me puse unos pantalones cortos, ya decidido a seducir a mi tia lo cual nunca me habia atrevido en el pasado. me sente frente a ella inocentemente, dejando que el pantalon dejara ver mas de la mitad de mi enorme pene. sabia que ninguno de los hombres con que mi tia rosita se acostaba tenian el pene del tamano del mio.

la note ner-
viosa y alterada mirando lo que yo tenia entre las dos piernas, el cual todavia no estaba erecto al maximo.me dijo: mi sobrino que dios te bendiga,
y desde cuando tu tienes ese guebo tan grande? le conteste que siempre y
gracias a ella y a su descomunal culo, que me permitian masturbarme diariamente.

me dijo que si podia tocarlo y le dije que si. cuando lo aga-
rro en sus manos, se lo llevo a la boca y lo chupo suavemente y despues duro. me pregunto que si podia medirlo, ya que nunca en su vida habia visto un pene tan largo y gordo. cuando cojio el medidor, vio que media 14 pulga-
das y me dijo que lo queria para ella sola, ya que tenia mucho tiempo bus-
cando una polla de ese tamano para que le rompiera su gordo culo en dos.

le confese que ella era la ilusion de mi vida y que duraba noches enteras pen-
sando en cojerla algun dia. dicho esto se desnudo y yo casi me desmayo, cuando vi este cuerpo desnudo: gordo y maciso y las nargas como una potra,
mi enorme pene se inflo y se puso como el de un caballo y me dijo: cojeme por el culo!! y a seguida la penetre rudamente hasta lo mas profundo de sus entranas, sus gritos y gemidos parecian los de una yegua siendo penetrada.

en menos de dos minutos, creo que le tire sobre sus dos enormes masas de carne, la mayor cantidad de leche que un ser humano puede eyacular. es la primera que siento que mi pene se acoteja con una mujer y sabia que iba a
ser asi desde que tenia 15 anos. ha pasado mas de una decada desde que esto ocurrio, mi tia rosita tiene 45
anos y yo 30 y todavia la sigo cojiendo noches tras noche y hasta tres ve-
ces en un dia..

nunca he vuelto a ver una mujer que tenga unas nalgas tan grandes y tan voluminosas como la de mi tia rosita y si algun dia aparece creo que sera la unica forma de yo poder volver a cojer a otra mujer que no sea ella. esto es una historia real que todavia esta pasando. hector