Página 1 de 4 1234 ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados del 1 al 10 de 33
  1. #1
    Anonimo Invitado

    Victoria mi mama, la mejor

    Aquella mañana me levanté un poco antes de lo normal, estuve preparando mi equipaje mientras amanecía y me tomaba un café, me resultaba raro tomar café fuera de épocas de exámenes, la verdad es que me merecía aquellas vacaciones como el que más. Cerré la puerta de casa y con mis maletas me dirigí a la estación de autobuses, mi madre me esperaba en la casa de campo que tenían mis abuelos en un pueblecito del norte de la península, tenía ganas de ir y de ver aquello, hacía muchos años que no visitaba aquella casa, casi desde que era un niño, y ahora parecía que por fin iba hacerlo. Aquel verano había finalizado mis estudios universitarios, una carrera demasiado larga para mi gusto, se puede decir que desde que empecé a estudiar en serio no había tenido vacaciones, pero aquel año era distinto, me veía obligado a ir por varias razones, una de ellas y creo que la principal, era el haber acabado mi carrera y por el merecido descanso de tantos años metido entre los libros, y otra era que mis padres se habían separado poco más de un año y mi madre estaba ya veraneando en la casa de campo, ella se había marchado unas semanas antes que yo y no me gustaba la idea de dejarla sola, ya que mis abuelos fallecieron hace un tiempo y la única dueña de aquella casa era mi madre. Así pues decidí que aquel verano, el primer verano libre de estudios que tenía desde que era un niño, lo pasaría con mi madre en una enorme casa de campo.

    El viaje no resultó ser muy pesado, así que a media tarde llegué a la casa de mis abuelos, aunque ahora sea de mi madre. Al ver a mi madre, me estalló una gran alegría y nos abrazamos como sí no nos hubiéramos visto en varios años, pero el secreto de tal efusivo abrazo fue el simple hecho de que yo acabara la dichosa carrera y el que decidiera pasar ese verano con ella. Dejamos mis cosas en la habitación que iba a ser la mía durante unas semanas y mi madre me estuvo enseñando los cambios que había en aquella casa, hacía más de seis años que no me acercaba por aquellos lugares y todo me parecía igual pero también distinto a su vez, conservaba la gran cocina en la planta baja, y el salón con la chimenea justo al lado, las habitaciones estaban todas en la planta superior y mientras bajaba las escaleras de madera, llegaron a mí recuerdos de niño al escuchar los crujidos de los tablones del piso superior. Estuve paseando por el pajar, un enorme establo de vacas y de potros pero ahora convertido en una ordenado almacén de paja, grandes pilas de alpacas de pajar se acumulaban formando pasillos y esquinas, una especie de laberinto, según mi madre lo tenía alquilado a un hombre mayor, un ganadero de la finca vecina que lo utilizaba como almacén para paja y pienso de sus animales. Me pareció bien la idea, nosotros solo venimos a esta casa en época de vacaciones y así de alguna manera aquello no quedaría desaprovechado, además el vecino es muy buena persona y nunca está de más un vistazo a la casa cuando nosotros no estamos aquí.

    Después de pasarme la tarde caminando aquellas hermosas tierras decidí irme a casa para pegarme una ducha y cenar, estaba cansado y necesitaba dormir, ya estaba oscureciendo y tenía ganas de descansar, había sido un día novedoso para mí. Mi madre estaba haciendo la cena mientras yo me duchaba, cuando me vestí observé que mi ropa ya estaba perfectamente doblada y plegada en sus correspondientes cajones, incluso tenía una muda, con ropa interior incluida, preparada sobre la cama. Me vestí y bajé a la cocina, le di un beso a mi madre y estuvimos hablando sobre cosas sin importancia, después nos pusimos a cenar e hicimos la digestión viendo un poco la tele en el salón, yo no tardé mucho en irme a la cama. Por la mañana me levanté nuevo, con una sensación de bienestar y de descanso como hacía tiempo que no había experimentado, me fui a la cocina y encontré una nota que me había escrito mi madre, se había marchado en coche al pueblo más cercano para comprar, no sabía cuanto tardaría así que me preparé un desayuno con lo que encontré y me dediqué a curiosear por la casa.

    Estuve mirando y husmeando por todas las habitaciones, habitaciones llenas de recuerdos de la infancia que me hacían arrancar sonrisas al acordarme de ellos, escondrijos secretos y sitios claves, sitios donde solía esconder mis pequeños secretillos de niño, entré en el dormitorio de mi madre y estuve husmeando por allí, mi madre tenía ropa interior recién lavada y secada sobre una silla y movido por la curiosidad, cogí aquellas prendas, me quedé alucinado al comprobar que mi madre gastaba una ropa interior muy bonita y muy sugerente, había braguitas de esas que apenas tapan nada y algún que otro tanga, mi madre tiene un cuerpo muy bonito y tiene unas caderas muy bien formadas, pero me parecía que aquellas braguitas le irían demasiado ajustadas al cuerpo y por supuesto, apenas le taparía nada, estuve calculando más o menos y sí mi madre se ponía aquellas braguitas su espléndido y redondo culo quedaría casi al descubierto, eso sin prestar atención al tanga, porque esta prenda dejaría a mi madre con el trasero al aire nada más ponérselo. También observé que mamá tenía unos libros sobre su mesita de noche, los estuve ojeando por encima y me llamó la curiosidad uno en especial, era un libro erótico sin duda alguna y tenía frases subrayadas a lápiz, me pareció de lo más normal que mi madre leyera literatura erótica, es una mujer muy joven y tiene todo el derecho a leer lo que le venga en gana. No me gustaba la idea de estar en su habitación mirando sus cosas así que cogí y me marché y estuve paseando por los alrededores. De vuelta a casa me pasé por el pajar y pude apreciar lo bien que lo cuidaba el vecino, todas las alpacas de paja estaban perfectamente apiladas, describiendo pasillos altos y rectos, a modo de laberinto.

    Estaba decidido a abandonar el pajar cuando escuché unos ruidillos entre la paja, me encaminé por el pasillo principal de paja hacía el final y torcí a la derecha, al fondo había una camada de gatos, casi recién nacidos, me acerqué a ellos y los estuve contemplando durante unos segundos, al final me fui para casa. Después de comer, mamá y yo nos sentamos delante del televisor para ver las noticias, pero la morriña se apoderó de mi y me quedé dormido a los pocos minutos, cuando desperté eran casi las seis de la tarde y estaba solo en el salón, mi madre no estaba y la verdad es que no tenía ni idea de donde podía estar, así que decidí salir a tomar un poco el fresco y fumarme un cigarrillo mientras me despejaba por el campo, tenía pensado ir al pueblo más cercano aquella misma noche para tomarme alguna copa y pegarle un vistazo a los cambios de los últimos años, así pues mis pasos me llevaron casi sin pensarlo al pajar y me acordé de los gatitos, pensé incluso en darme media vuelta y llevarles algo de leche, sobre todo para la madre, pero estaba demasiado cerca del pajar y todavía no estaba seguro de que siguieran en el mismo sitio de esta mañana, así que tiré el cigarro y me metí en el pajar cautelosamente, haciendo el mínimo ruido posible.

    Iba andando con sumo cuidado, torciendo las esquinas de paja casi sin respirar, alerta al más mínimo indicio de algún sonido que pudiera guiarme a la camada de cachorros allí escondidos, me detenía para concentrarme en los ruidos pero no lograba escuchar nada fuera de sitio, al final me pareció escuchar algo, si, otra vez lo escuché, eran como pequeños gemidos, como suspiros entrecortados, sin dudarlo me encaminé hacía el origen de aquellos gemidos, muy cauteloso me fui aproximando pero tenía el camino cortado por una gran alpaca de paja, tenía que rodear casi todo el pajar para estar al otro lado, estuve mirando pero no había forma, los gemidos parecían cada vez más fuertes, incluso llegó un momento en que parecían muy fuertes, como algo muy raro, no sabía que unos gatitos pudieran suspirar tan fuerte, pensé en aquellos momentos. Así que miré al tejado y vi que unas vigas de madera atravesaban todo el pajar, me subí a una, a través de una escalera y caminé por lo alto del pajar hacía el otro lado, pero cual fue mi sorpresa cuando vi la causa de los ruidillos, nada más acercarme no tuve más reacción que agacharme y esconderme en las sombras del tejado, entre telarañas y maderas medio podridas, me tumbé en la viga y miré hasta el final del espectáculo.

    Yo tumbado en una viga de madera y debajo de mi estaba mi madre, tumbada sobre la paja, mientras leía un libro sujetado por una mano con la otra se acariciaba su precioso conejito mientras dos de sus dedos se perdían entre los labios de su rico coño, mamá se estaba masturbando, tenía las faldas subidas hasta la cintura, unas braguitas blancas a la altura de los tobillos, con las piernas totalmente abiertas y regalándose una extraordinaria paja, mamá se movía al compás de su mano, sus tetas medio asomaban del vestido veraniego que llevaba puesto aquel día, gemía y gemía, con los ojos cerrados mientras sus dedos se manchaban de su rico fluido y algunos gritos de placer le salían de su garganta. Mamá estaba preciosa en aquella pose, me entraron ganas de dejarme caer de la viga y subirme sobre ella, y penetrarla, mi madre es una mujer preciosa y tiene un cuerpazo de miedo, además su sexualidad es muy potente y seguro que cualquier hombre disfrutaría con ella como con ninguna. Mamá se doblaba mientras se masturbaba sobre la paja, sus piernas se movían de un lado para otro, las levantaba y su mano se hundía en su entrepierna, su arregladito coño era precioso, depilado por los lados describía un triángulo perfecto, pequeñito pero apetitoso, yo tenía la polla que me iba a reventar, presionada contra la viga.

    Mamá entonces empezó a gritar cada vez más fuerte, yo estaba alucinado, no me lo podía creer, mamá se corría entre gritos de placer, pero gritos como nunca los había oído, se estaba corriendo como una loca, se retorcía y estiraba su cuerpo mientras unos espasmos se apoderaban de todo su ser, que hermosa mujer, como estaba disfrutando, mi madre se corrió gritando de una manera que resonó en todo el pajar, después dejó caer el libro y se quedó tumbada durante unos minutos, se levantó y se subió las bragas, se metió uno de sus enormes pechos dentro del sujetador y se bajó la falda, cogió el libro y se arregló un poco el pelo, después salió por la puerta del pajar como la mujer mas fascinante del mundo, moviendo el culo como solo ella sabe moverlo, con su ligero vaivén en los pechos, unos pechos enormes pero preciosos, unas tetas de esas que uno nunca se cansa de mamar y chupar, de tocar y manosear, mi madre tiene un cuerpazo de miedo, es alta y no esta gorda para nada, tiene un peso ideal, sus curvas pronunciadas la hacen una mujer que cuando camina se enciende algo dentro de cualquier hombre, tiene un culo fabuloso, grande pero redondo y bien formado, unas piernas esbeltas y finas, tiene el cabello moreno y largo, rizado en las puntas, sus ojos son azules y sus labios saben dibujar la sonrisa mas bonita de todas las que uno pueda imaginarse.

    No tuve mas remedio que masturbarme allí encima, sobre la viga y cuando me corrí dejé saltar toda mi leche hacía el pajar gritando de gusto y sin preocuparme de que alguien me viera, era mi primera paja a la salud de mi madre, en deseo a ella. Mientras salía del pajar pensé, tengo que volver a ver esto, es algo increíble, joder como esta mi madre, como me pone mi propia madre, menudo pedazo de mujer, me encendí un cigarrillo y me lo fumé antes de entrar en casa. Llegó la noche y mamá y yo cenamos como lo hacíamos cada noche, yo la miraba con otros ojos, con ojos de deseo, me quedaba observando cada uno de sus movimientos, como movía el culo, como se le movían las tetas, sus labios, no dejaba de recordar la escena en que mamá se estaba corriendo en el pajar y me la imaginaba de la misma manera pero mientras me la follaba, la cuestión es que pasó la noche y le dije que me iría al pueblo a dar una vuelta y así lo hice. Cogí el coche y mientras conducía hacía el pueblo más cercano, la figura de mi madre en el pajar se repetía una y otra vez en mi mente, no me lo quitaba de la cabeza, pensaba yo que mi madre aprovecharía todos los momentos en que estuviese sola en casa para masturbarse y esta noche era la más idónea para ello, pero que garantías tengo que pillarla otra vez sí ya se ha masturbado esta tarde?, no cesaba de calentarme la cabeza con esa idea y al final decidí dar media vuelta y presentarme en casa sin que ella lo supiera, solo pensaba en la manera de entrar en la gran casa vieja de mis abuelos sin que ella se diese cuenta de mi presencia, opté por aparcar el coche lejos de la casa y entrar a hurtadillas, y así lo hice. Aparqué bajo unos árboles y me encaminé a casa andando, al ser una casa de campo muy grande, los vecinos están un poco retirados, así que tampoco sufría por sí alguien pudiera verme aparcar en aquel sitio y verme como caminaba hacía mi casa.

    Cuando llegué, entré por la puerta de la cocina, una puerta de servicio en la parte trasera y me quité los zapatos, entré descalzo y observé que en la planta baja no había nadie, subí las escaleras para ir a los dormitorios pensando que mi madre estaría durmiendo, subí con medias ganas de dar marcha atrás e irme por el mismo sitio que había entrado, pero al final subí, cuando no llevaba ni la mitad de las escaleras escuché voces de su dormitorio, mamá tenía un televisor pequeño en su habitación y supuse que estaría en la cama viendo la tele, así que me acerqué a su puerta y mi sorpresa fue cuando vi que la puerta no estaba cerrada del todo, estaba entreabierta. Una tenue luz azulada salía del dormitorio, me acerqué un poco más y a la fina ranura de la puerta medio cerrada y pegué mi ojo a ella. Mi madre estaba tumbada en la cama, la almohada estaba doblada, así la cabeza estaría mas alta de lo normal, tenía el camisón a la altura de la cintura y las piernas dobladas por las rodillas, no llevaba bragas porque sus muslos estaban totalmente desnudos, tenía una mano metida en la entrepierna, se estaba acariciando el coñito, en la otra mano tenía el mando a distancia, joder!! pensé yo, otra vez se está masturbando, mi madre no para, menuda calentura que lleva. Mi madre se lo tocaba lentamente, vi como su mano se metía más adentro porque mamá levantó el culo un poco y observé como hacía una mueca con su cara, dejó escapar un profundo uufff!! y siguió con una pierna un poco más levantada de lo normal mientras se tocaba algo, estaba concentrada en algo cuando lanzó por su boca un largo ohhhhh!!!. Entonces mi madre levantó del todo su pierna izquierda y prosiguió con su entretenimiento, se estaba tocando algo muy profundo, su cara así lo demostraba.

    Poco a poco, de repente la imagen de la televisión cambió y los colores se convirtieron en mas brillantes lo que la habitación se iluminó un poco más y entonces pude ver que mi madre se estaba metiendo dos dedos por el culo, mi madre se estaba masturbando el culo poquito a poquito, moviéndose con delicadeza y describiendo círculos con su trasero sobre la cama, levantaba el culo para acomodar la mano y se metía los dedos mientras lanzaba suspiros y se removía sobre las sabanas, de pronto cambió de tercio y dio un giro sobre ella misma y se colocó boca abajo con su espléndido culo empinado y en pompa, con su mano entre las piernas y dos dedos a medio meter en su ano, empezó a meterlos y a sacarlos deprisa mientras gemía cada vez más fuerte, se oía el chasquido de sus flujos vaginales mientras movía la mano y se metía los deditos en su delicioso culo, de pronto cerró las piernas alzando aún más el trasero y dijo algo que me dejó helado, mi madre gritó - mi culo, nene, mi culooo...Eduardo..mi culooo ¡!!- Mi madre había pronunciado mi nombre mientras se pajeaba el culo, acto seguido sacó la mano y se incorporó, se puso las bragas y apagó el televisor, se quedó a oscuras y se puso a dormir. Yo bajé con el corazón en la boca, me latía a mil por hora, el pecho retumbaba mi corazón y durante momentos creía que mi madre me escucharía los latidos, salí por la puerta por la que había entrado y me puse los zapatos, salí corriendo hacía el coche y me senté para coger aire, al cabo de un rato, con las ideas claras en mi cabeza me dispuse para ir al pueblo, ya se me habían pasado los nervios y ahora sí que necesitaba una copa. Pero por mucho que yo quisiera en aquellos momentos no podía quitármelos de la cabeza, mi madre se masturbaba, incluso por el culo, y encima gritaba mi nombre mientras lo hacía, creo que necesito no una copa sino dos o tres.

    A la mañana siguiente me desperté tarde, fue mamá quien me despertó, entró en mi dormitorio y levantó las persianas, entre mimos y pequeños y cariñosos achuchones me decía,-¡venga cariño, que ya vamos a comer, son casi las 2!- , yo me levanté de la cama pero solo pude sentarme en ella tapándome la cintura con las sabanas, estaba totalmente empalmado y toda mi polla casi salía de mi slip, no quería que mi madre me viese de aquella forma, aunque pensándolo mejor podía dejarme ver para ver su reacción, pero estaba demasiado dormido para ello, pero mi madre no es una mujer tonta y se dio cuenta del detalle y me dijo,-¡venga Eduardo, que está la mesa puesta ya, y no tengas miedo que no te voy a quitar ningún trozo de eso que te escondes.!!- mamá salió de mi dormitorio riendo y me guiñó un ojo cerrando la puerta a sus espaldas, lo último que vi de ella fue su precioso culazo antes de cerrar la puerta y eso lo único que hizo, fue incrementar la erección de mi polla. Pasó el día sin más preámbulos, la cosa iba tranquila y de mi cabeza sólo salían imágenes de mi madre masturbándose, solo oía su voz mientras decía mi nombre a la vez que se metía mano ella misma, pero claro está, es mi madre y yo no podía hacer nada al respecto, me sabía muy mal, no estaba bien desear a su propia madre y menos aún pensar la forma de seducirla o de sacarle provecho a la situación de que ella se masturbaba cada día y de mi deseo por ella, yo hacía visitas regulares al baño para masturbarme también, solo la idea me ponía cardiaco.

    Llegó la noche y después de cenar nos sentamos a ver la tele, mi madre llevaba una camiseta de esas muy cortitas, sus tetas quedaban aprisionadas y se marcaban exageradamente, un pequeño pantaloncillo corto se apretaba a sus muslos y a sus caderas, su culo imponía respeto con solo verlo, tiene un culo soberbio, maravilloso, redondo y firme, respingón y muy bien proporcionado, es una delicia de trasero, yo llevaba puesto unos pantalones cortos de deporte, eran unos pantalones de esos con la tela de chándal pero cortados a la altura de las rodillas, mis calzoncillos eran unos boxers. Estábamos viendo la tele y yo no hacía nada más que mirar a mi madre de reojo, pensaba sí también aquella noche tendría sesión masturbatoria o no, pensaba en irme pronto a la cama para después salir a espiarla, pero me sabía mal, ¿y sí ese tal Eduardo no era yo y era un amigo suyo, o algún amante que mi madre tenía?. También era posible, así que opté por pasar del tema, pero no podía, lo sentía del todo pero me era imposible, solo de ver las enormes tetas de mi madre con esos pezones marcados sobre la tela mi polla respondía con una enérgica erección y dado que yo llevaba prendas ligeras, mi paquete se marcaba descaradamente, así que yo no hacía más que cambiarme de postura para no despertar sospechas de mi estado.

    -¿Estas bien, hijo?- me dijo mi madre, viendo que no dejaba de moverme, -¡no te preocupes mamá, estoy muy bien, será la cena que me ha sentado un poco pesada!-, le dije yo sin saber ni tan siquiera que excusa inventarme ante la pregunta de mi madre,-¡es que te noto un poco raro Eduardo, no será que tienes demasiada calor??!- yo me quedé un poco extrañado, ¿calor?, pero sí hacía la justa, no era una noche de esas agobiantes de calor típico de verano, -¡no de verdad mamá, estate tranquila que estoy muy bien, no tengo mucho calor, no, no se lo que será mamá.!- mamá se puso a reír y soltó de pronto -¡estos jóvenes..hay gloriosa juventud!- -¿y a que viene eso mamá, que tiene que ver la juventud con el calor y con que yo esté incómodo o raro como tu dices?- mientras lanzaba esta pregunta lo pillé todo al vuelo, ya se por donde iban los tiros de mi madre. -¡no hijo mío, sí yo no digo nada, solo que los jóvenes tenéis subidas de calor inesperadas y es lo más normal del mundo!- ¿subidas de calor???, le dije yo, -¿a que te refieres con eso mamá?- ¡jolín Eduardo que tengo que explicártelo con pelos y señales o que??, pues me refiero a las subidas de calor de los jóvenes, a esas subidas que os entran a los hombres de pronto!- y diciéndome eso señaló con los ojos a mi paquete.

    Yo me quedé mudo, no sabía que decir ante aquello, solo respondí con ponerme colorado y responderle medio nervioso y medio excitado -¡no que vaaa, mamá, no pasa nada!- ¡ya, ya, no pasa nada pero bien acalorado que estas, y tienes que estarlo mucho porque hijo mío, se te ve algo muy grande ahí debajo!- mamá volvió a señalar con sus ojos mi paquete, en ese momento yo también me miré la entrepierna y quedé asombrado ante lo que veía, estaba marcando mi polla a cien por cien, no me había dado cuenta y mi polla se describía a la perfección debajo de mi ropa. Tengo que apuntar que tengo una polla de considerable tamaño, cuando está en estado máximo de erección me mide cerca de los 24cm, y de un grosor a tener en cuenta, la tengo muy gorda, yo al mirarme el paquete no sabía que decir en ese momento mi madre dijo entre bromas, -¡pues nada que cuando eras pequeño y yo te lavaba también se te ponía grandota pero veo Eduardo, que ya eres todo un hombre y la cosa debe de haber cambiado muchísimo, no es así hijo??. Yo no sabía que decirle a mi madre, me limité a responderle con -¡pues si mamá, la cosa parece que ha cambiado un poco jejeje!- sonreí en voz alta ante mi respuesta, -¡no sí ya te digo yo, que la cosa no es pequeña, no Eduardo, no, la cosa parece ser muy grande, tendrás muy contentas a tus amiguitas no hijo?-

    Cada vez que mi madre hablaba me dejaba más alucinado con sus preguntas e insinuaciones, yo me armé de valor y decidí dar un paso más y le respondí con total claridad de pensamiento - ¡pues si mamá, las tengo muy contentas, pero ya sabes que cada mujer es un mundo, sí quieres te la enseño y ves tu sí realmente es tan grande como parece ser!!- mamá se echó a reír de golpe, -¡¿me estas diciendo que sí yo quiero verte la cosota esa tan grande, eso no es cosa mía Eduardo, la cuestión es que sí tu serias capaz de enseñarle eso a tu madre para escuchar mi opinión, esa es la cuestión, cariño!- mamá me dejó más estupefacto que antes, entonces era mi decisión, sí yo veía bien el hecho de enseñarle la polla a mi madre para ver sí a ella le gustaba el tamaño o no, en cierto modo, no dejaba de tener razón, así que dije, llevándole la contraria a mi madre, -¡la cuestión mamá, es sí tu quieres verla o no, no tiene nada de malo el que yo te enseñe algo, eres mi madre, que diferencia hay entre cuando era pequeño o ahora?, yo creo que ninguna, así que la cuestión es sí tu quieres vérmela o no!- mamá me sonrió muy picarona y me dijo entonces.- ¡vaya, parece que te las sabes todas, así que la decisión es mía no?!- ¡si!- le dije yo.

    Mamá se alzó del sillón y sus tetas se balancearon moviéndose hacia los lados, sus pezones estaban empezando a marcarse de una manera brutal, estaba excitada, se acomodó un poco mejor y me dijo -¡pues venga hijo, enséñame eso que escondes, vamos a ver sí la tienes tan grande como parece!- yo me quedé mudo, me quedé mirándola durante unos segundos y mi madre me despertó del lapsus -¡¿me la enseñas o no??!- -¡tranquila mamá, joder que me has pillado de sorpresa!- mamá se puso a reír mientras decía, -¡venga ya cobardica, que soy tu madre!- y pensé para mí, por eso mismo, porque eres mi madre, por esa razón la tengo tan gorda pero ahora me la vas a ver en todo su esplendor. Mamá no apartaba la vista de mi paquete y de mis manos, que ya empezaban a bajar el pantalón del chándal corto, al bajarme el pantalón, mi polla levantó el bóxer aún más y mamá dijo, -¡vaya, vaya con mi Eduardo!-, sus ojos no apartaban la mirada de mi paquete a punto de reventar y entonces agarré la goma de los bóxer y la levanté por encima de mi polla empalmada, mi madre aún no podía vérmela, la fui bajando poco a poco hasta dejar mi polla totalmente al aire, que salió como un resorte a presión, salió totalmente dura y describiendo todas sus venas a lo largo y ancho de mi polla.

    Mamá se quedó con los ojos abiertos, se llevó una mano a la boca y dio un giro y se levantó del sillón, me dio la espalda y después se volvió con la mano aún en la boca y con los ojos clavados en mi polla,- ¡Eduardo, hijo mío que grande la tienes, es increíble mi vida, que cosota más grande tienes, pero que tamaño más hermoso mi vida!- mi madre se dio cuenta de esto último que dijo y se puso colorada, se acercó a mi y se sentó a mi lado, sin dejar de mirar mi polla de 24cm, que en aquellos momentos no se sí era más grande, porque yo también me la veía realmente enorme, -¡ya ves mamá, que opinas?-. -¿Qué...que..que opino??, pero hijo mío sí tienes una cosa enorme y muy bonita, las chicas estarán muy contentas contigo, mi vida, pero que grande que es, hijo mío que grande la tienes!-, -¡pero mamá tu crees que con esto yo puedo tener contentas a mi amigas?, dime la verdad, como mujer!!- esta pregunta se la hice con mala intención, se la hice con mucha picardía, -¡hijo mío, tu con esto puedes hacer feliz a la mujer que se te antoje, con esta cosota puedes dejar satisfecha a quien se te antoje, por mucho que te pida una chica, con esto la puedes dejar totalmente llena, créeme hijo mío, esto que tienes tu aquí es una maravilla para cualquier mujer, Eduardo!-

    Entonces jugué mi última carta para ver la respuesta de mi madre, -¡¿entonces mamá, a ti personalmente te gusta o no??- mi madre se quedó callada por unos segundos, pero después respondió -¡hijo mío, a mi me encanta que mi propio hijo pueda tener semejante pene, me encanta que mi hijo sea un dotado extraordinario, claro que me encanta, tu te crees que no me gusta saber que mi hijo tiene un pene tan hermoso, con esas venas tan gordas y con esos testículos tan hermosotes, pero cariño, sí tienes un pene fabuloso, claro que me gusta mi vida!-. Ante la respuesta de mi madre quedé satisfecho pero insistí un poco más- ¡pero mamá me refiero a que sí te gusta el tamaño de mi po..digo mi pene, el tamaño de mi glande, sí lo ves atractivo o no?!!- mi madre me miró a los ojos y me sonrió, -¡ ibas a decir polla..ehhh???, cariño que no te dé corte decir las cosas con naturalidad hijo mío, tienes una polla preciosa, es más que atractiva, es el sueño de toda mujer y yo como mujer te responderé con sinceridad, vale??- ¡vale, mamá, respóndeme con sinceridad!-, -¡mira hijo, como mujer te diré que nunca en la vida he visto nada igual a esto y que me parece maravilloso que mi hijo este bien dotado pero como mujer te diré que ...!. Mi madre se calló en esos momentos y se levantó del sillón, se fue a la cocina y trajo un vaso de agua en la mano, le metió un trago y se lo bebió entero y me dijo, -¡solo con ver lo que acabo de hacer ya deberías saber que opino yo como mujer de tu polla!!- ¡pues no lo se mamá, no lo pillo!, -¡hijo mío, he tenido que irme a por un vaso de agua porque tengo la boca seca, me he quedado sin habla, saca tu mismo las conclusiones!- ¡pero mamá, eso no es así, no me respondes!- mi madre arrugó el entrecejo y me dijo muy seria,-¡que esperas que te diga, que me encanta tu polla y que como mujer me encantaría tenerla para mi??, es eso lo que esperas oír?, que me encantaría tenerla para mi solita?, pues lo siento hijo mío, pero soy tu madre y eso no puedes sacármelo, no me vas a oír decir eso ¡!- se quedó callada y yo tan solo pude responder con un tímido-¡vale, vale, mamá no te enfades!- ¡hijo, sí no estoy enfadada contigo, solo es que eres mi hijo y no puedo decirte según que cosas, aunque quieras escucharlas, además tengo sueño y me voy a la cama, buenas noches cielo!-.

    Se acercó a mi y me dio un beso de buenas noches, mi polla seguía tiesa y al aire, mi madre me dejó ver su gran escote aprisionando las enormes tetazas mientras me daba el beso de buenas noches,-¡buenas noches Eduardo, y esconde eso que ya te la he visto, granuja!!- mi madre se retiró y mientras se iba se subió la goma del pantaloncillo corto, ajustando aún más la prenda a su culo, se quedó marcado todo el trasero en su más vivo esplendor, sus glúteos aumentaron mi lujuria y mi polla se endureció aún más, joder con mi madre, pensé. Me guardé la polla, y tras ver la tele unos minutos más, decidí irme a la cama, seguro que mi madre se estaría masturbando como una loca, pero esa noche ya había tenido bastante, pensé, pasé por al lado de la puerta de su dormitorio, totalmente cerrada, y no escuché ruidos, así que me fui a mi dormitorio, estuve leyendo durante un rato en la cama, cuando al final apagué la luz y empecé a quedarme dormido, escuché los muelles de la cama de mi madre, agudicé mi oído y escuché unos gemidos apagados, como ahogados, sin duda alguna mi madre se estaba masturbando en su cama, me levanté y pegué la oreja a la pared, aunque nuestras habitaciones no están unidas, pero algo más se oiría, pensé yo, escuchaba a mi madre gemir de gozo mientras yo me hacía una paja dentro de mi habitación, pensé en salir al pasillo y ponerme tras la puerta de su habitación pero al final lo dejé pasar, ya tendría mas ocasiones de hacerlo, me corrí como nunca, mientras mamá lanzaba un gemido ahogado y decía mi nombre entrecortadamente. Esa noche me di por satisfecho. Me metí en la cama y me dormí placidamente.

    A la mañana siguiente, me desperté un poco antes de lo habitual, estuve haciendo cosas sin importancia por casa, más que otra cosa, para mantenerme ocupado y no pensar en lo que pasó la noche anterior, estaba desayunando cuando mamá entró en la cocina, iba en bragas y llevaba puesta la misma camiseta de anoche, esa tan ajustada que marcaba tetas exageradamente, me quedé mirándola y mis ojos se fueron directamente a sus bragas, a sus piernas y a su culo, mamá se reía y me dijo -¡¿qué pasa, no has visto nunca a una mujer en bragas o que ¡!- yo le respondí medio tartamudeando, -¡si claro que si, pero es que nunca te había visto en bragas mamá, y menos aún como esas que llevas puestas, estas muy bonita mamá!- mi madre se echó a reír y dijo, -¡menos mal, por fin ha llegado el día en que mi hijo piropea a su madre, has visto?, como anoche yo te dije que estabas muy bien dotado, pues yo hoy me he levantado para que me digas lo mismo a mi, es que hijo mío, las mujeres somos así, jejeje.!-.

    Me gustó la reacción de mi madre, y más aún lo que veía, las braguitas de mi madre apenas le cubrían nada, eran de esas casi transparentes, muy finitas y de un color blanco sedoso, las tenía bien metidas entre sus piernas, porque se le marcaba toda la raja del coño, se notaba que se las había metido bien en la cintura, porque como ya digo, en la parte de su coño, que por cierto se le transparentaba todo el vello negro pero de una manera muy fuerte, y en la parte del culo, las tenía tirantes y ajustadas a más no poder, estaba decidida a provocarme la muy calentorra. -¡Y bien que dices Eduardo, te parezco bonita y atractiva, te parece que estoy buena, dime tu opinión como hombre, ya se que como hijo me vas a decir que soy guapísima, pero quiero que me lo digas como hombre, tengo 41 años y quiero saber sí estoy buena para un hombre de 24 como tu!-. Yo no sabía que responderle a mi madre, pensé en hacerle la misma jugarreta que me hizo ella anoche y responderle con las mismas evasivas, pero lo pensé mejor y le respondía con una total caradura -¡quieres que te diga la verdad mamá??, quieres que no actúe como tu anoche y te diga que pienso yo como hombre o me ando con rodeos??-.

    Mi madre se quedó parada ante mi con una taza de café con leche en la mano, se quedó mirándome y dijo -¡no lo sé Eduardo, tengo miedo de que me digas algo que no me guste!-, mi madre se agachó y abrió uno de los cajones de los armarios de la cocina, de esos que se encuentran en la parte de la misma, al agacharse me ofreció la panorámica de su culazo en pompa apretado con unas finísimas braguitas que no le tapaban ni una tercera parte de sus nalgas, mi polla se endureció como la noche anterior y se me ocurrió lo que contestarle, -¡pues entonces mamá no preguntes, sí no quieres escuchar la opinión de tu hijo no la preguntes, vale?- fingí estar molestado por lo que mi madre me había dicho pero era parte de mi plan.

    Nos pusimos a desayunar tranquilamente sin mirarnos a los ojos, ambos estábamos deseando sacar el tema a flote otra vez, al final fue mi madre la que ya no pudo aguantar más, -¡venga Eduardo, dime la verdad, no aguanto esto, dime lo que piensas de mi al verme así, me guste o no, quiero escucharlo!- ¿de verdad quieres escucharlo o me limito a irme por las ramas??- mi madre se puso seria y me dijo,-¡sí lo sé me callo anoche, venga dímelo, en serio hijo, no me molestaré sí me dices que no te gusto como mujer, es normal, eres un chico joven!-.

    Mi polla estaba a punto de reventar, la situación en mi entrepierna era insostenible, al final mientras intentaba taparme el bulto le dije, -¡mamá te voy a decir la verdad, me pareces una mujer fantástica, estas buenísima y tienes un cuerpo soberbio, tienes unos pechos y un trasero que volverían loco a cualquier hombre, eres una preciosidad y un cuerpo que invita al pecado, es más mamá, te diré una cosa, lo que anoche vistes lo hiciste tu misma!!- mi madre se quedó parada y se ruborizó toda entera, se puso colorada, -¡Eduardo, que me dices, que me estas diciendo hijo mío!!-.

    Mi madre tragaba saliva mientras hablaba, -¡si mamá, se me puso así de grande al ver como tienes las tetas, las tienes tan hermosas, tan apetecibles, son una locura y tu trasero es una maravilla mamá, esa es la verdad!- mi madre estaba paralizada, -¡entonces Eduardo, se te puso así de gorda solo con verme las tetas y el culo??, cariño mío, pues entonces como la tienes ahora, mi cielo??- mamá decía esto como asustada, como avergonzada de ello, entonces sin más miramientos me levanté de la silla y mi paquete quedó a los ojos de mi madre, -¡Eduardo hijo mío, como estas cariño, no puede ser verdad que yo te ponga así de grande, pero mi niño, esto es una locura!!- ¡de verdad que quieres vérmela mamá, ya sabes como la tengo, la quieres ver de verdad, quieres ver como la tengo??-.

    Mi madre estaba colorada y nerviosa, observé como se mordió el labio inferior, allí sentada en el taburete de la cocina, con sus enormes tetas pegadas a su camiseta y las piernas desnudas, las braguitas apenas tapándole nada de su fabulosa anatomía, estaba callada, yo estaba callado y de pie frente a ella, con tan solo el bóxer y el pantalón del chándal que llevaba anoche como únicas prendas de vestir, con un bulto enorme en la entrepierna, entonces cogí y me quité el pantalón del chándal, el bóxer quedó totalmente dirigido a mi madre, la erección que escondía formaba una especie de saliente puntiagudo que apuntaba a mi madre, como sí de una lanza se tratara, yo estaba ardiendo por dentro, mi calentura me desbordaba, entonces mamá dijo,-¡hijo mío enséñamela, solo una vez y se acabó, mi vida!-.

    Mi calzoncillo tipo bóxer tiene una especie de bragueta con un botón que ya no existe, así que para ahorrar tiempo no me quité el bóxer, tan solo tuve que apuntar mi polla hacía dicho corte textil y mi polla salió velozmente, como cortando el aire, mis 24 cm de polla dura y tiesa se levantaron ante mi madre, mis venas estaban aún mas hinchadas que la noche anterior, mi capullo estaba brillante y mezclaba un color rosado agranatado, me coloqué las manos en la base de mi polla y estiré hacía mi cuerpo, así salió toda la longitud de mi polla bien derecha y tiesa, parecía más grande incluso que la noche anterior, mi madre pegó un grito, -¡Eduardo!!!!-, se llevó las manos a la boca, -¡hijo mío que barbaridad de pene que tienes, es una maravilla, lo tienes más grande que anoche, esto no puede ser verdad, dime que estoy soñando mi cielo, pero como tienes algo tan grandote ahí, es un pene precioso, Eduardo de mi vida!!-. Mamá no dejaba de lanzarle piropos a mi polla, yo me acerqué más a ella y le dije, -¡mamá, sí la quieres tocar, lo puedes hacer!- mi madre me miró como incrédula ante lo que había acabado de oír, pero después cambió el semblante de su bonita cara y miró la polla otra vez, estiró una mano como temblorosa,-¡hijo mío esto es un pene como debe de ser!- mi madre me acarició la polla con los dedos y después cerró su mano abarcando todo el tronco de mi nabo, -¡Eduardo, hijo mío, esta ardiendo, la tienes muy caliente mi vida, esto es un pene como debe de ser, eres un hombre como debe de ser, mi vida, que orgullosa estoy de ti, cielo, la tienes muy dura y estas venas están para explotar, ni niño, te duele cielo mío??- me dijo mi madre mientras me apretaba la polla con su mano, sin querer su mano se deslizó sobre mi polla y fue a parar a mi capullo, que lo encerró entre sus dedos, -¡que maravilla hijo mío, por Dios, que cosa tan hermosa tienes!-¿¿ te gusta mamá??- le dije yo mientras veía a mi madre como disfrutaba tocándome la polla, me la estaba tocando entera, todo el tronco, el glande, se detenía en el capullo y lo aprisionaba con los dedos, me pasaban los dedos por la base de mi polla, era como una inspección a que mi polla era de verdad.

    Al final, volvió a donde empezó, me la agarró por la parte superior, muy cerquita del glande y comenzó a meneármela poco a poco, -¡mi niño, que cosota tan hermosa y tan grande que tienes, es una polla preciosa, Eduardo mío, hijo de mi corazón!!-, mi madre como por instinto empezó a masturbarme cada vez más deprisa, su respiración se entrecortaba, su pulso se iba acelerando y me decía como hipnotizada ante mi polla, -¡hijo mío, hijo mío, que cosa tienes, es muy grande Eduardo, muy grande mi cielo!- yo ya estaba completamente alucinado ante lo que veía, mi madre me estaba haciendo una paja en la cocina, como en el que no quiere la cosa, me estaba empezando a entrar ese gustazo, el gustazo ese que anuncia un orgasmo, no tuve más remedio que comenzar a respirar más fuerte, entonces le dije, -¡mamá....que bien lo haces!-, entonces mi madre despertó de la hipnosis de mi polla y se dio cuenta de lo que me estaba haciendo, se dio cuenta de que me estaba haciendo una paja gloriosa, mi madre rápidamente soltó mi polla y me dijo, -¡hijo mío...no sabía lo que hacía, Eduardo hijo, te la estaba tocando y sin querer he comenzado a masturbarte, mi niño!!-. Mamá parecía como confundida ante la situación, yo tenía mi polla ardiendo y a escasos centímetros de su cara,-¡mamá lo siento, pero es que me estaba empezando a gustar como me estabas tocando y sí hubieras seguido un poco más, me habría corrido en tus manos!- mi madre se quedó mirándome a la cara y me dijo,- ¿de verdad Eduardo que sí yo hubiese seguido tocándote te habrías corrido en mis manos??-, mi madre se quedó parada al oírse decir aquello, nunca la había escuchado decir la palabra corrida o corrido o correrse, como tampoco polla ni coño, ni cosas por el estilo, -¡mamá, pues claro que si, si hubieras seguido un poco más, seguro que te mancho toda entera!!-

    Mientras le decía esto mi madre se levantaba del taburete y se reía, -¡vaya con mi Eduardo, que casi se corre en las manos de su madre, pero cariño, tanto te excito??- mamá me dijo esto riéndose y subiéndose aún mas las braguitas, ahora marcaba su coño a la perfección, su rajita se mostraba tal y como era, la tela de las bragas se calcaba a su piel y sus labios vaginales sobresalían de la tela de las braguitas, me quedé mirando a su entrepierna y mi madre se echó a reír, -¡vaya hijo, no hace falta que me contestes, ya se que te excito mucho, veo que tengo todo a un hombre de verdad en casa!!- mi madre se dio la vuelta y me enseñó como el que no quiere la cosa todo su culazo apretado en las finísimas braguitas, los glúteos los tenía casi al aire por enteros, -¡!anda hijo mío guárdate esa cosota tan bonita que al final voy hacer que te corras de verdad y todo!- ¡!entonces ahora si que me podrás responder lo de anoche, yo ya te he dicho lo que pienso como hombre!!- mi madre se giró y me dijo sonriendo, -¡cariño como madre te diré que estoy muy contenta de que tengas eso tan grande ahí, y como mujer te diré que aunque sea tu madre, no soy de piedra, y ahora voy a pegarme una ducha fría que tengo que ir al pueblo a comprar!!-. La mañana la pasé sin mucha cosa que hacer, así que decidí subir al dormitorio de mi madre para ojear ese libro que estaba leyendo el otro día mientras se masturbaba en el pajar, aproveché la ausencia de mi madre para pegar un vistazo en las cosas de mi madre, me excitaba poder ver de nuevo su ropa interior, esa ropa tan sexy y tan provocativa que usaba últimamente.

    Entré en su dormitorio y todo estaba súper ordenado, abrí unos cajones de su cómoda y vi que allí tenía sus braguitas y sus sujetadores, todo olía a limpio, abrí las prendas y las estuve tocando, -¡mi madre con estas bragas...joder ¡- pensé mientras encontré en un cajón de su mesita de noche los libros, busqué el libro erótico y al final lo encontré, estaba colocado el último de todos y tenía esos párrafos subrayados, los estuve leyendo y eran escenas eróticas, en una de ellas un chico joven se frotaba con el culo de una mujer de mayor de edad, lo describía muy bien, y señalaba incluso la calentura que recibía la mujer, al final el chico y la señora acababan follando con todo lujo de detalles dentro del coche del joven, -¡entonces mi madre se calienta pensando que un chico joven se frota con ella y al final acaban follando, joder que calentorra que es mi madre..!- pensé mientras me reía de mi situación y también de la de mi madre.

    Llegó la hora de comer y nos sentamos uno en frente del otro, mamá llevaba puesta una blusa de tirantes, también ajustada al cuerpo, ahora además de marcar tetas ofrecía a mi vista una panorámica espléndida de su fabuloso escote, un escote grande y suculento, con algunas pecas al nacimiento de sus dos hermosas tetas, producto del sol veraniego, apenas dijimos nada de lo ocurrido esa misma mañana, pero al final mamá me ofreció sus disculpas por su comportamiento,-¡Eduardo hijo, siento mucho lo de esta mañana, de verdad, no se ni como ha pasado eso, mientras te tocaba el pene perdí la cabeza y...comencé a masturbarte sin saber lo que hacía..!-, -¡no te preocupes mamá, a mí me encantó que lo hicieras, supongo que debió ser una reacción de instinto, a mi también me hubiese pasado lo mismo en tu lugar, no te preocupes y no le des más vueltas al tema, que yo ya he olvidado todo y no ha pasado nada de nada, mamá!- mi madre me agradeció de nuevo mi comentario y dijo riéndose entre dientes, -¡pero Eduardo, de verdad que lo has olvidado todo, no me fío de ti hijo, jejejeje!!- yo le respondí también entre risas y le comenté, -¡nunca has visto un pene como el mío mamá??-, -¡no hijo mío, no, nunca en la vida he visto nada igual y eso que penes al natural solo he visto el de tu padre, recuerda que yo me quedé embarazada de ti, cuando tenía solo 17 años, y el único hombre desnudo que he visto en mi vida ha sido a tu padre, tu padre era aficionado a las películas porno y en ellas salían penes grandes, más grandes que el de tu padre, como el tuyo, nunca!- vaya, vaya con mi madre, pensé yo, entonces no tiene amante ninguno, la única polla que había visto antes de la mía era la de papá, entonces el supuesto Eduardo que llamaba mientras se corría...era yo, o mi madre mentía, claro está.

    Acabamos de comer, como sí todo estuviera arreglado y nos sentamos en el sofá para ver el telediario, yo me quedé medio dormido, pero de esas veces en uno abre los ojos cada cinco o seis minutos, entonces observé que mi madre me miraba mucho y en uno de esos momentos en que cerré los ojos por un espacio de tiempo un poco más largo, mamá se levantó y se marchó, yo la escuché salir por la puerta de la cocina y me quedé mirando la tele medio adormilado, me levanté y miré por la ventana de la cocina a ver sí veía a mi madre o no, y ni rastro de ella, así que imaginé perfectamente donde estaba, estaba en el pajar, seguro que si, me apuesto lo que sea a que aprovecha a que yo estoy dormido para hacerse una paja en el pajar, allí solita y sin miedo a que se le oiga ni se le vea.

    Salí disparado hacía el pajar, pero siempre con la precaución de no ser visto, entré por la puerta pequeña de uno de los laterales, no tenía ganas de subirme a la viga como el otro día, entré despacio y caminaba de puntillas, con mi respiración casi ahogada y muy controlada, no quería hacer ningún ruido, me asomé por varias calles de paja, pero no escuchaba nada, torcí a la izquierda y después a la derecha, cuando vi un leve movimiento entre dos alpacas colocadas una sobre la otra.

    Me asomé por un hueco de ellas y vi que mi madre estaba al otro lado, la tenía a 3 metros de mí, estaba escondida en una callejuela de alpacas de paja que solo dejaba espacio entre las paredes para una persona, pues allí estaba mi madre, totalmente de pie y apoyada sobre su espalda y esta sobre la pared de paja, con la cabeza inclinada hacía atrás y con las piernas muy separadas, se tocaba el coño por encima de sus bragas, la falda la tenía remangada hasta la cintura, mamá describía unos movimientos circulares con su trasero mientras su cara mostraba muecas de placer, sus ojos estaban cerrados y su boca la abría para lanzar un gemido tras otro, arrugaba el entrecejo y se metía más la mano en las braguitas, podía incluso escuchar el chasquido de sus dedos entre sus labios vaginales repletos de líquido vaginal, mamá parecía como poseída, la tenía muy cerquita de mi, nunca la había visto tan cerca como ahora, y sobre todo con la total seguridad de que ella no podía verme, mi madre estaba llegando al final y sus gemidos se convirtieron en gritos que resonaban por todo el pajar, yo me estaba masturbando también a una velocidad inusual, mi madre empezó entonces a frotarse el clítoris muy deprisa mientras se encogía sobre su vientre y gritaba un largó AAAAHHHHHHHHHH entrecortado, entonces le entraron unos espasmos grandiosos y dejó escapar entre sus labios la palabra -¡! OHHHHHHHHHHH HI..HIJO.JOOOOOO..OHHHHH ¡!!-.

    Aquello hizo que me corriera expulsando un manantial de leche que me hizo tragarme un grito que hubiese rivalizado con el que lanzó mi madre mientras se estaba corriendo, se estaba pajeando pensando en mí, mi madre se masturbaba pensando en su propio hijo, tal y como había sospechado, mi madre se sentó en el pajar y vi como se olía la mano que había estado trabajando su precioso coño, yo pringué un montón de paja con mi semen, me retiré del pajar cuidadosamente e intenté salir corriendo para ponerme tal y como estaba antes de que mi madre se metiera en el pajar, pero mientras salía oí que mi madre también salía del pajar por la puerta principal, -¡mierda pensé....me va a pillar!!- entonces viendo lo evidente me encendí un cigarrillo y comencé a pasearme por los alrededores del pajar, como el que no quiere la cosa, mi sorpresa fue que vi a mi madre entrar en casa pero ella no me vio a mí, y también que a lo lejos yo ya vislumbraba la excusa perfecta para mi madre, para explicarle que demonios hacía yo fuera de la casa con el calor que hacía. A lo lejos vi el perro del vecino, un enorme gran danés de color oscuro, un gigante perraco que no sé que cojones hacía en las tierras de mi madre, así que lo llamé y el perro se acercó a mi, era un animal muy manso, estuve acariciándolo un rato cuando mi madre salió a la puerta y me llamó, -¡Eduardo, ten cuidado con el perro, que tiene muy malas pulgas ese bicho!!- ¡!tranquila mamá, por eso he salido, porque lo he visto por aquí y no me fiaba de él, pero no hace nada, es muy manso!!-.

    El perro me había salvado la situación, estuve jugando un poco con el, siempre con el respeto que hace sentir un animal tan grande, la verdad es que no me fiaba del chucho ese ni lo más mínimo. Al rato, el animal levantó las orejas y se quedó fijamente mirando el horizonte, entre unos árboles asomaba un pastor alemán, este sí que lo conocía, era una perra que merodeaba muy frecuentemente por allí, ambos perros se miraron y entonces el gran danés salió al trote en busca de la hembra, poco a poco vi como se alejaba de mí y como se iba acercando a la perra, se estuvieron olisqueando los genitales y entonces el gran danés intentó montarla, pero la perra no se dejó y allí se quedaron corriendo uno detrás del otro, yo me metí para casa e intenté pegarme una siestecilla, mi madre mientras lavaba los platos, se le veía contenta, no me extraña, después del pajote que se ha pegado, quién no se encuentra a gusto, no?. Aquella misma tarde recibí una llamada de una amiga que hacía muchos años que no había visto, me había llamado al enterarse de que yo estaba por allí, así que quedamos para cenar y tomar alguna copa.

    Me arreglé un poco y le di un beso a mamá, le dije que no vendría a cenar, mamá se echó a reír y me dijo, -¡ Carol es una chica estupenda cada año me preguntaba por ti en cuanto me veía, que te lo pases bien cariño, aunque conociéndote ahora seguro que ella se lo va a pasar mejor, jejej!!- ¡!mamá, no seas así, sabes que nunca me ha gustado Carol como chica para salir, es una amiga y ya esta, te puedo asegurar que no pasará nada, además seguro que tiene hasta novio o estará casada ya o yo que sé ¡!- mi madre no dejaba de reír,-¡! Ya, ya, tu di lo que quieras pero como se entere de lo que tienes ahí abajo, tu no te escapas de Carol ¡!- , nos dimos un beso y me marché en coche al pueblo mas cercano.

    Ni que decir tiene que Carol seguía tan fea como siempre y además tenía un novio que parecía un ogro, estuvimos los tres cenando y recordando viejos tiempos, después de unas copas en un pub de moda nos despedimos y cogí el coche de mi madre y me volví a casa, eran las 2 de la madrugada pasadas y cuando llegué mi madre estaba totalmente dormida, así que yo hice igual, me acosté y me quedé frito en pocos minutos.

    La mañana transcurrió muy normalita, mamá se paseaba en bragas por casa, llevaba unas braguitas rosadas totalmente ceñidas a sus carnes, su coño se pegaba a la tela como sí fuese parte del mismo cuerpo, vista de frente a mi madre se le notaban los labios vaginales pegados en las bragas y la tela metida dentro de su rajita, me ponía cachondo perdido y ella lo sabía, sobre el tema no dijimos nada, solo que cruzamos algunas sonrisas picaronas y algún gesto de aprobación sobre todo cuando mi madre se cogía las gomas de la cintura de las braguitas y se las subía haciendo que aquello se metiera más adentro de ella, ese día me tuve que hacer dos monumentales pajas impresionantes, y lo mejor de todo es que me las hice en el pajar, y una de esas veces mi madre me vio dirigirme al mismo, con lo que le di a entender a mamá que mis visitas al pajar tenían las mismas intenciones que las suyas, masturbarme hasta correrme de gusto.

    Serían las 5 de la tarde más o menos cuando salí a pasear por el campo, me pasé por el pajar, mi madre no estaba en casa, así que pensé que tal vez estaría dándose gusto al cuerpo, pero me equivoqué ya que nada más acercarme vi a mi madre que doblaba la esquina del pajar a un paso ligero, -¡que pasa mamá, porque corres??- ¡nada hijo, que he esta ahí el perro del vecino con la perra esa que anda por aquí y han empezado a gruñirse uno al otro y me ha dado miedo, no sean que se peleen y yo en medio me llevo un bocado!!-. ¡!Tranquila mamá, que esos perros no hacen nada, lo que pasa es que el macho está en celo y persigue a la hembra para montarla, pero no pasa nada, son muy mansos los dos, vamos a verlos!-¡!ni hablar, yo no me acerco a los perros ni de broma!!- ¡!bueno mamá sí los perros te huelen que no les tienes miedo no te harán nada, tienes que ir con seguridad y no te harán nada!!-.

    En eso que me asomé tras la esquina y vi al gran danés intentando montar a la pastor alemán, el perro dejaba colgar una polla realmente enorme, debería medir por lo menos 35cm, era gorda y rosada, con algunas manchas negras, le dije a mi madre, -¡mira mamá, ven y mira esto!!- mi madre se asomó agarrándome del brazo y cuando vio el pollón del perro dijo,-¡que barbaridad Eduardo, pobre perra, con eso la va a reventar a la pobre, menuda tranc...menudo pene que tiene el animal!!- yo le miré y le sonreí, casi se le escapa la palabra tranca y eso me gustaba de mi madre, no solía decir según que palabras pero a mi me daba mucho morbo escucharla decir aquello., -¡!ven mamá sí no quieres que los veamos desde aquí, podemos entrar en el pajar y a través de la pared los podemos ver aún desde mas cerca!!- ¡!y yo para que quiero ver a dos perros montados??- ¡!venga mamá, ven aquí y los vemos un momento, ya verás como la hembra lo rechaza!!-.

    Mi madre sonrió y le cogí de la mano y me la llevé al interior del pajar, nos acercamos a la pared del mismo y a través de una abertura de las maderas con las que están construidas las paredes me asomé, tenía a los perros muy cerquita, a un par de metros, la abertura era un trozo roto de la misma madera, un espacio entre dos tablones del tamaño de mi mano más o menos, lo que pasa es que solo podíamos mirar uno, no había sitio para los dos, así que tras asomarme yo le dije a mi madre que se asomara, mamá se asomó y en ese momento el perro empezaba a montar a la perra, pero sin llegar a la penetración, mi madre me decía,-¡mira Eduardo, al final lo va a conseguir el bruto del perro, pobre perrita, ufffff!!- yo me acerqué a la pared pero no veía nada, para ver tendría que apartar a mi madre del sitio de donde ella estaba, pero me daba cosa hacerlo, así que como yo soy un poco mas alto que ella, me puse justo detrás, al colocarme detrás de mi madre su cuerpo se quedó pegado al mío, yo alzaba la cabeza para ver sí podía ver algo pero mi madre me tapaba, entonces mi madre me dijo, -¡sí me bajo la cabeza los podrás ver, hijo!!- pero mi madre al agachar un poco la cabeza dobló su cuerpo y su culo se pegó a mi bragueta, nos quedamos los dos un momento quietos, yo miraba perros pero no veía nada, estaba concentrado en el culazo de mi madre que se pegaba a mi paquete, mamá no le dio importancia, es más se movió un poco y su culo se frotó un poquito contra mi, aquello hizo despertar mi polla y esta comenzó a crecer y a endurecerse rápidamente.

    El perro tenía su polla ya enderezada contra los cuartos traseros de la hembra y estaba comenzando a penetrarla, mi madre decía,-¡mira Eduardo la va a montar de verdad, lo está haciendo..!!- mientras yo me movía y me pegaba y frotaba al culo de mi madre para poder ver algo, los movimientos eran cada vez mas frecuentes e incluso noté que mi madre me seguía con el juego, ella también movía sus caderas para seguirme con el frote. -¡Mira hijo, el macho ya se la está metiendo, madre mía que cosa tan enorme le va a meter a la pobre perrita!!- ¡!¿¿pobre perrita??, pero sí seguro que se lo va a pasar fenomenal, mamá!!- mi madre se puso a reír y dijo- ¡si, si es verdad hijo, si!!- mientras decía esto noté que su culo se levantaba un poco presionando contra mi, las nalgas de mi madre se pegaba a mi y yo hice un poco de fuerza contra ella, pegando mi polla dura contra su cuerpo, -¡mira Eduardo parece que a la perrita le esta gustando eso, no se queja!!- yo me asomé por encima de la cabeza de mi madre y al hacerlo paseé toda mi polla por el trasero de mi madre, desde abajo hasta arriba, lo hice con especial cuidado, para que me sintiera bien, mi madre me respondió empinando más el culo y siguiendo mi movimiento con su cuerpo, nuestros frotes eran descarados, me quedé quieto entonces y pude apreciar que era mi madre la que se movía ahora, era ella la que movía su trasero contra mi, de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha, apretándose contra mi y alzando las nalgas para abarcar toda mi polla con sus vaivenes, yo estaba que me salía de mis casillas,-¡!joder mamá, parecen que los perros al final lo están haciendo de verdad, ehh???- mi madre se rió y me afirmó con la cabeza mientras separaba un poco las piernas para no perder el equilibrio y empinar mas el culo hacía mi, ahora los movimientos de mi madre eran descarados, era ella la que se movía alrededor de mi paquete, yo comencé a frotarme sin ningún tipo de reparo contra mi madre, lo hacía descaradamente, la agarré de la cintura y comenzamos a movernos uno contra el otro, -¡madre mía Eduardo, el perro la va a dejar preñada de por lo menos 5 o 6 cachorrillos, que manera de montarla!!- ¡!si mamá, se lo están pasando en grande estos dos!!-.

    Con mis manos en la cintura de mamá me frotaba contra ella, poco a poco comencé a subirle la falda y mi madre no puso ningún tipo de resistencia, es mas, mientras lo hacía se separó un poco para que la falda no tropezara entre nuestros cuerpos, le subí la falda hasta la cintura y se la plegué allí mismo, mi madre tenía el trasero tan levantado que la falda se quedó quieta en su cintura, mi madre estaba doblada, empinando el culo como se lo había visto a ninguna mujer, sus bragas rosadas estaban pegadas a su cuerpo y sus dos preciosas nalgas mostraban sus carnes casi por entero, comencé unas caricias por toda su piel mientras le arremetía fuertes y descarados empujones contra el culazo de mamá,-¡Eduardo hijo...!!- mi madre me dijo con la voz quebrada, imaginé que aquí se acababa toda nuestra diversión y que mi madre se bajaría la falda y nos iríamos hacía casa,-¡ Eduardo hijo, estos perros parecen máquinas, no se cansan o que, mira como grita la perrita!!- yo al oír aquello me envalentoné un poco mas, oír aquellas palabras de mi madre eran como sí me dijera que siguiera frotándome con ella, así que como el que no quiere la cosa me bajé los pantalones cortos de deporte y coloqué mi paquete contra mi madre solo tapado por el slip, metí mis manos por dentro de las bragas y estuve tocando el culo de mamá con las manos totalmente abiertas, me recreaba tocando y apretando aquella carne tan deseada, mi madre seguía con sus movimientos de cadera y me daba pequeños empujones, claras señales de que siguiera con aquello, mamá suspiraba y decía,-¡vaya con los perros!!- ¡!si mamá!!- me limitaba a decir yo, mi madre movió una de sus manos hacía una de las mías y la agarró y me la apretó, yo estaba en aquellos instantes separando sus glúteos y cerrándolos, mi madre estaba muy cachonda, su mano agarró la mía pero yo seguí con el movimiento de abrir y cerrar sus nalgas, entonces vi claramente como mi madre separaba un poco las piernas y se ponía de puntillas pegando su trasero a mi paquete más aún, se restregó sin esconderse de nada, levantó su culo y lo presionó contra mi, la invitación estaba servida, pensé.

    Mi madre soltó mi mano y yo entonces me fui bajando el slip como pude, ya que estábamos totalmente pegados, poco a poco fui liberando mi nabo tieso del calzoncillo hasta dejarlo fuera del todo, mi madre se puso tensa al sentir la caliente piel de mi polla contra sus nalgas, estaban las carnes desnudas y entonces comencé a frotarme con total cara dura, agarré a mi madre de la cintura y comencé a frotarme rápidamente contra ella, mamá me seguía en los movimientos, no decíamos nada, solo comentábamos la follada de los perros pero ella me propinaba unos viajes de cadera muy fuertes, incluso llegamos a separarnos unos centímetros para volver a pegarnos con violencia, es como sí estuviéramos follando, yo no podía aguantar más y le cogí las braguitas a mi madre y se las eché a un lado, agarré mi polla y la torcí hacía su coño, que estaba medio tapado por sus bragas, y la metí entre sus piernas, quería que sintiera mi polla justo en la puerta de su coño, mientras tanto ambos seguíamos dándonos fuertes empujones e intensos frotes, los perros estaban pegados uno encima del otro y mamá dijo riendo.-¡mira hijo, los perros se han quedado pegados, pobrecilla la perra, aunque la verdad es que de pobrecilla nada, menuda suerte ha tenido!!- yo empecé a reírme con mamá de la situación de los animales cuando mi madre al sentir mi polla entre sus piernas, bien colocada entre sus nalgas, las cerró poco a poco, encerrándome la polla entre ellas, pero sin dejar de moverse contra mi, ahora tenia una panorámica de su culo realmente extraordinaria, sus piernas cerradas y su culo en pompa, con unas braguitas echadas aun lado y tapándole solo medio glúteo, mientras mi polla estaba aprisionada entre ambas nalgas, calientes y húmedas, porque mi polla resbalaba entre sus caldos, estaba tan mojada que estaba chorreando las piernas abajo.

    Me armé de valor y entonces le cogí las braguitas y se las eché a un lado todo lo posible, metí mi mano entre sus piernas y mamá las separó un poco para facilitarme la tarea, sabía que se la iba a meter, mi madre sabía que la iba a penetrar, no había vuelta atrás, su culo se empinó un poco mas para que yo pudiera retirar las bragas pegadas de su coño, cogí mi polla y la puse en la misma entrada del agujero que una vez me vio salir y ahora iba a entrar de nuevo.

    Entonces mi madre al sentir el capullo mojado en la entrada de su vagina, abrió las piernas un poco más y retrocedió con su cuerpo hacía mi poco a poco, yo empujé con sumo cuidado y poco a poco mi polla se iba metiendo en el coño de mamá, nos separamos un poco para consumar la penetración con cuidado y delicadeza, mamá iba retrocediendo centímetro a centímetro, muy despacito y yo desde atrás iba empujando con un cuidado fuera de lo normal, mi capullo se estaba abriendo paso entre los labios vaginales de mamá, mi capullo ya estaba casi dentro, mamá lanzó un gemido muy hondo y siguió retrocediendo contra mi, yo me agarré con fuerza a sus nalgas y se las separé para poder ver como se la metía a mi madre, eché la cabeza a un lado y contemplé la magnífica penetración entre una madre y su hijo,- ¡!!OOOOOOOOOHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!. gimió mamá, mientras iba entrando dentro de ella, poco a poco mi polla resbalaba en el conejo de mi madre, iba entrando toda entera, yo lancé un suspiro y abrí mas las nalgas para abrirle más el coño a mamá, -¡!!OOHHHHHHH....así, así, Eduardo, hijo mio, poquito a poquito que es muy grande...OOOHHHHHHHHHHHHHHH!!!!- era lo primero que mi madre me decía, que le entrase poco a poco, solo habíamos hablado de los perros, que ya ni estaban allí, no nos habíamos dicho ni una palabra de nuestros roces y frotes, ni de los empujones de nuestros cuerpos, era lo primero que me decía mi madre, que se la metiera poco a poco, y así lo hice, mamá levantó un poco la pierna izquierda y yo le abrí las nalgas lo máximo que pude, que hermosa visión, que hermoso coño y que hermoso ano, rodeado con un vello negro muy finito y suave, como un remolino alrededor de su culito, pero centré mi atención en mi polla que poco a poco iba desapareciendo dentro del coño de mi madre.

    Mi madre tenía el coño apretadísimo, supongo que de tanto tiempo sin follar, iba entrando y notaba como se abría para mi, mi madre tiene un coño ideal, estrechito y acogedor, se iba amoldando a mi polla según entraba, mamá tenía la cabeza de lado y le podía ver la cara, sus ojos cerrados y la boca abierta, mientras gemía y me pedía sollozando con una cara de placer indescriptible,-¡Eduardo hijo mío, está dentro de mí, hijo, OHHHHHHHHHHHH..esto es lo mas grande...que polla tienes cariñooooooo....me estas follando hijo mío, me la estas metiendo toda enterita...mi vida!!!!- Yo continuaba penetrando hasta que ya no me quedó polla por meter, mi madre tenía dentro mis 24cm de polla, estábamos quietos, sin movernos, yo dentro de ella, mas no lo podía estar, estaba agarrado a su cintura y mamá estaba como estirada en píe con la pierna izquierda ligeramente levantada, de puntillas y con su culo en pompa hacía mi, -¡!mamá, estoy dentro de ti, tienes todo eso tan grande dentro de ti!!- le dije mientras le daba unos besos en las mejillas,-¡!hijo mío, estoy empalada a ti, hacía tiempo que nadie entraba por donde has entrado tu ahora, y me estoy acomodando a esta maravilla de hijo que tengo,¿me vas a follar verdad Eduardo??!!!- me dijo mamá, me quedé alucinado porque nunca la había oído decir la palabra follar, mi madre también se percató de eso, mientras apretaba sus nalgas y se las separaba del todo abriéndole las carnes y metiendo lo últimos milímetros de mi polla dentro de ella, le dije-¡!claro que te voy a follar mamá, siempre que quieras te voy a follar,!!!- mi madre con la voz totalmente quebrada, me dijo, -¡!Eduardo, hijo, fóllame, fóllame, fóllate a tu madre como siempre has querido follartela, demuéstrale a tu madre lo mucho que la quieres!!!- -¡!si mamá, te voy a follar como nunca te ha follado nadie, quiero hacerte feliz, muy feliz mamá, y te voy a follar cada vez que me lo pidas!!- diciéndole esto a mi madre, comencé a retirar mi polla de su coño poquito a poquito, para después volverla a meter, mi madre suspiraba y gemía con los ojos cerrados, yo apenas le podía ver la cara ahora, ya que había agachado al cabeza, yo empecé a entrar y a salir poco a poco de su coño, mamá empezó también acompañar mis movimientos con sus caderas, me pegaba culazos y su nalgas rebotaban con furia, yo aceleré la marcha y cada vez iba mas deprisa, mi polla entraba y perforaba la gruta amatoria de mi madre, estábamos follando cada vez mas deprisa, mamá comenzó entonces a gritar de placer,-¡!! AHHHHHHHHHHAAAAHHH AHHHHA HHHHHAAAAA, EDUARDO,,OGHHHHHHH..HIJO MÍOOOOOOOOOO..OGGHHHHH AGGHHHHHHH SIIIIII.....ASI...ASI,,,CIELO DE MI VIDAAAAAA...OGGGHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!- mamá perdió el control sobre sí misma y se movía como una loca, dando bandazos con sus caderas sobre mi polla mientras yo entraba y salía ahora con mas fuerza que nunca, yo también gritaba de gustazo, no le solté las caderas porque era algo impresionante ver las nalgas de mi madre como chocaban contra mi, sus carnes se movían al chocar, se balanceaban y formaban como olas que iban y venían, sus tetas bailaban de un lado para otro, se las intenté agarrar pero mi madre me gritó, -¡!nnooooo...no hijo mío, cógete a mi cintura, quiero sentirme bien agarrada a ti, quiero sentirte como me entras con tu polla hijo mío...AAGGHHHHHHHHHHHH!!!!- estábamos como locos, yo iba a correrme de un momento a otro cuando mamá gritó..-¡Eduardo hijo...que me corroo, que me vas hacer correr, que no me aguanto mas mi vida..AAAGHHHHHH..ME CORROOOO. ME CORRROOOOO...HIJOOOOOOOOOOO..OOGHHGHHHH,...HOGHGHG HHHHHH...AAAGGHHHHHHHHHHH!!!!- mamá es estaba corriendo entre convulsiones de placer, temblaba a cada acometida mía, su cuerpo sudaba mientras unos espasmos la llevaban al cielo, yo también comencé a gritar, -¡!MAMAAAA...ME CORROOOO...AHHGHGHGH...MAMAAAAA....ME CORROOOOOOOOOOO..AAAGHGHGHGHGHGH HH HH GG G G HAAAAA AAH!!!- corriendo saqué mi polla de su coño y se la puse encima de su trasero y allí mismo descargué un montón de semen mientras gritaba de gusto, mi madre echó una mano atrás y me agarró la polla, me apretó el glande mientras este escupía, el placer que experimenté fue el doble, me estaba corriendo aún con más fuerza, el contacto de la mano de mi madre apretando mi capullo mientras me corría hizo despertar toda la sensibilidad de mi órgano de nuevo y seguí echando leche sobre la mano de madre.

    Nos separamos y mamá me abrazó y me dio un largo beso en la boca, nos estuvimos dando las lenguas durante unos minutos, entonces si que le toqué las tetas, me llenaba las manos de pecho materno, -¡!hijo mío ha sido estupendo, creo que nunca he experimentado tanto placer!!- ¡!si mamá ha sido magnífico, es una pasada poder follar contigo, me volvía loco mientras entraba dentro de ti, tienes un coño tan estrechito y tan precioso, mamá!!- mi madre se puso roja de golpe y me dijo, -¡oye que clase de palabras usas con tu madre, granujilla!!!- ¡!pero mamá, si es verdad, sí es que tienes un coño que es una delicia!!!- ¡!vaya con mi Eduardo, no te da vergüenza decirle eso a tu madre??- me dijo mama mientras se reía,-¡!anda calla mamá que antes me has pedido que te follara, y con estas mismas palabras, que te follara!!!-, mi madre se ruborizó, -¡!si mi niño, es que estaba tan salida que no sabía ni lo que decía, pero no te preocupes, me gusta nombrar a las cosas por su nombre y sí te parece que mi coño es una delicia a mi me parece que tu polla es una maravilla, y mi cielo, quiero que me folles todos los días, quiero que te folles a tu madre como tu solo sabes..¿qué te ha parecido Eduardo??..!!- me dijo mamá riendo mientras con las bragas en la mano se limpiaba las ingles y el coño, -¡!me parece estupendo mamá!!- ¡!ahora cariño hazme un favor y límpiame el semen que me has dejado en el culo y en los riñones, que me has dejado perdida, sí vieras como me has dejado la mano de leche, menudo hombretón que tengo en casa!!!- ¡!joder mamá, es que nunca me había corrido así de fuerte y nunca pensé que mi propia madre fuese tan buena folladora y que follase con esa furia con la que follas!!- ¡!!pero vaya con mi hijo, no dejas de echarme piropos ehhh???, pues tengo que admitir que mi Eduardo también folla muy bien, como te mueves dentro de mi..ehhh??? granuja??, te gusta follarte a tu madre ehh???!!!- ¿¿qué sí me gusta??, mira mamá me encanta dártela, por donde sea, tienes un culo que me vuelve loco...!!!- mi madre me selló la boca con un dedo y me dijo en voz baja, su cara muy cerca de la mía, -¡!ahora mi niño nos vamos a lavar y ya tendrás tiempo de follarte el culo de mamá, que yo estoy perdida de leche tuya y de lo que no es tuyo y necesito lavarme, corazón!!!- nos dimos un besazo profundo y apasionado, le saqué las tetas de las camiseta de tirantes y comencé a chuparselas mientras mi madre intentaba huir de mi riéndose a carcajadas, salimos corriendo del pajar dirección a casa, mi madre primero y yo detrás, ambos nos íbamos riendo, a mi madre se le veía mucho mas feliz y hermosa que nunca, mientras corría sus tetas se movían de un lado para otro y su culo se movía con gracia y estilo, con elegancia.

    Aquella noche mamá y yo cenamos en la cocina, íbamos comiendo mientras preparábamos la cena, estábamos deseando acabar de comer para irnos a la cama, entre bromas nos decíamos lo que nos íbamos hacer nada mas quitarnos la ropa, esa noche prometía ser una locura, aunque en verdad, todas las noches iban a ser locuras con una mujer como mi madre. Desde esa noche nuestro vocabulario cambió por completo y nos decíamos las cosas tal y como las sentíamos, sin tapujos y sin escrúpulos.

    Nada más acabar de cenar nos fuimos para arriba y nos metimos en su dormitorio, yo me quité la ropa y totalmente desnudo me metí en la cama, mamá también se desnudó y se tumbó a mi lado, nada más tumbarse la abracé y nos estuvimos besando un largo rato, mientras nos íbamos tocando la polla, el coño y las tetas, antes de follarme otra vez a mi madre decidí recrearme mientras la tenía desnuda a mi lado. -¡!Papá es un gilipollas!!- le dije a mi madre mientras le tocaba las tetas, -¿y eso a que viene ahora??- me dijo mi madre que tenía una de sus manos sobre mis huevos, me los acariciaba meticulosamente, -¿¿qué porque??, pues como se puede separar un hombre de una mujer tan especial como tu, has visto como estas mamá, estas riquísima, cualquier hombre daría una fortuna por tenerte una sola noche en su cama, tienes unas tetas que son la gloria de cualquier hombre y un culazo que se la levantaría al mas impotente, ni Viagras ni hostias, mamá!!- mi madre se puso a reír al oírme decir aquello, -¡pues mira hijo, tu padre tiene otras ideas en la cabeza, que no son especialmente como las tuyas, que le vamos hacer, no??, pero ahora deja ese tema en paz y vamos a disfrutar de lo nuestro, que tu hablas mucho de mis tetas y mi culo, pero y tu que??, tienes un cuerpo deportista, joven y fuerte y esta gloriosa pollaza me vuelve loca,¿quién es el nene que se va a follar a su mamá ahora mismo?? Jajajajaja- me decía mamá riendo mientras me pajeaba, porque mi polla estaba en permanente estado de erección.

    Me dediqué a tocarle las tetas, mamá tiene las tetas enormes, las tiene grandes y preciosas, no son de esas típicas tetazas caídas, las tiene alzadas, bien puestas y sus aureolas con dos círculos grandes y rosados con unos pezones en su centro preciosos y grandes, mamá tiene unos pezones del tamaño de la primera falange de mi dedo meñique, es decir como un dedal más o menos, los tiene deliciosos, me estaba entreteniendo en comerles las tetas a mi madre mientras una mano le acariciaba el coño, lo tenía rapadito por los lados y no tenía mucho vello, el justo para no estorbar en las maniobras manuales, su clítoris también estaba muy desarrollado, con solo tocárselo ya le arranco a mi madre suspiros de goce que acaban en gemidos de placer, mi madre es una mujer que se corre con mucha facilidad y mientras nos estuvimos besando y toqueteando en la cama se corrió dos veces, me dijo que era multiorgásmica.

    Le di la vuelta y le abrí los glúteos, me encantaba verle el ano, -¡mamá tienes un ano que me vuelve loco, menudo culito precioso que tienes!!- -¿¿te gusta mi culo, cielo, pues sabes que es virgen??, que tu padre nunca me la dio por el culo??- no me lo podía creer, mi padre nunca se la había follado por el culo, con aquel precioso agujerito rosado rodeado de un fino vello negro, un ano apretado y estrechito,- ¡no me digas mamá que papá nunca te ha dado por el culo!!- ¡!nunca Eduardo, tu padre por el culo, nunca!!- ¡!pues yo estoy deseando perderme bien adentro mamá, me dejarás a mi metertela por el culo??!!- le dije yo a mi madre, -¡!pues claro que si, mi vida, soy toda tuya, pero esta noche no, me tengo que acostumbrar a esa polla tan enorme que tienes primero, pero te puedo asegurar que te follaras a mamá por el culito!!- .
    No dejábamos de hablarnos melosamente y con voz de niños, no dejábamos de tocarnos y acariciarnos, mi madre de pronto se dio la vuelta y me quitó las manos y me dijo, -¡hijo antes de todo, quiero verte esa polla bien tiesa ante mis ojos, que quiero disfrutarla del todo!!- diciéndome eso mi madre se sentó en la cama y yo me levanté, me puse delante de su cara con la polla apuntando al techo y se la acerqué, mamá gritó de júbilo al vérmela tan de cerca,-¡Eduardo, hijo mío, esto es glorioso, pero cada vez que te la veo, me parece mas grande!!- me la cogió y empezó un suave y lento sube y baja, se retiró el pelo hacía atrás y se la acercó a los labios, le dio un beso en la punta para después darle muchos besitos, cerró los labios y los dejo sobre mi polla, poco a poco los fue abriendo y fue tragándose mi poderoso capullo, embadurnándolo de saliva, después se separó de mi polla, un hilillo de saliva colgaba entre mi glande y los labios de mamá, me miró a los ojos y me dijo, -¡te voy hacer una mamada como ninguna chica te la puede hacer!!- y mi madre comenzó a chupar el capullo y a succionarlo con verdadero arte y deleite, no se dejaba nada de polla por chupar, pero hacía especial hincapié en mi glande, -¡cariño menudo glande tienes, parece que se va a salir del resto de la polla, parece un champiñón gigante, que bueno que esta, sí es que me vuelvo loca chupándote la polla, mi vida, seré tu madre y todo, pero esto no se puede desperdiciar, o te la chupo bien chupada o a mi me da algo, hijo mío!!- ¡!mamá, no te preocupes, tenemos todo el tiempo del mundo, mi polla es para ti!!-, mi madre se sacó la polla de la boca y me dijo, -¡!gracias mi vida, quiero que sepas que también soy tuya, mi coño, mis tetas y mi culo, son para ti, hijo mío!!- y guiñándome un ojo pasó su lengua por el capullo para después comenzar a chuparlo y succionarlo como sí fuera un helado, observé a mi madre mientras hacía aquello y vi que era una mujer feliz, a mi me estaba transportando al séptimo cielo, pero ella también estaba disfrutando con la polla de su hijo en la boca.

    Entonces mi madre comenzó hacerme una mamada como ella me había dicho, una mamada especial, como nunca la había experimentado antes, chupaba y succionaba mi glande con ansía, me miraba a los ojos y me los guiñaba con auténtica picardía, se tragó una parte de mi falo y comenzó a sacarlo y meterlo de mi boca cada vez con mas prisa, yo estaba a punto de correrme y le dije, -¡!OHHHHHHH mamá, me voy a correr, como sigas así, estallo ahora mismo ¡!!- mi madre se apartó de mi polla y me dijo, -¡!!hijo tenemos toda la noche para darnos placer, y quiero que te corras mientras te la chupo, pero ahora mismo preferiría que te corrieras en mi coño, quiero sentirla de nuevo llenándome entera,¿podrás aguantar un poco mas sí me follas un poco??- ¡!por supuesto que si mamá, venga, ábrete de piernas que ahora mismo entro dentro de ti, pero déjame que te coma un poquito el coño, así yo también aguantaré un poco mas!!- ¡!hijo mío, eres el mejor amante, vamos mi vida cómele el coñito a mamá!!, me decía mi madre con una voz que imitaba a la de una joven mientras se tumbaba en la cama y abría sus preciosas piernas y me mostraba su rajita totalmente húmeda.

    Mamá se acomodó, dobló la almohada y colocó la cabeza sobre ella, estaba como medio tumbada y medio sentada, yo estaba alucinado ante la belleza de mi madre totalmente desnuda, me acerqué a ella y nos besamos intercambiando los sabores de nuestras lenguas,-¡yo también te voy a comer el coño como nadie hasta hoy te lo ha comido!!, mi madre soltó una carcajada y me dijo,-¡!por muy mal que lo hagas seguro que si, porque tu padre me lo habrá comido un par de veces y mas que comido era besado, hijo mío, así que para mi esto también es nuevo, me vas a comer el coño como nadie me lo ha comido antes, cielo,!!- fui bajándome hasta la entrepierna de mi madre, me tumbé boca abajo y mamá levantó una pierna, flexionándola por la rodilla y abriéndoselas un poco mas, estaba totalmente espatarrada ante mi, su coñito florecía ante mi cara, no me lo podía crees, estaba a punto de comerle el coño a mi propia madre, esto era increíble, realmente increíble.

    El coño de mi madre es especial, como todo en ella, lo tiene precioso, sus labios no son exageradamente grandes, no es un coño de esos que cuelga los labios, más bien es su rajita lo que va marcando cuando se pone esas bragas tan ajustadas, es de un color rosado, estrechito y con el vello púbico justo, lo tiene depilado por los lados y no tiene ni un pelo en las ingles, sus rizos se concentran en la parte posterior del pubis y aún así no son unos rizos muy marcados, mas bien superficiales, en otras palabras, que mi madre se depila el coño y además de eso se lo cuida que da gloria meter la boca entre esos labios, su perfume es vigorizante, empalmaría a cualquier hombre que lo oliera ya que mamá no desprende ese olor tan fuerte cuando está cachonda y mojada como algunas mujeres. Primero comencé a besárselo, empecé como se debe hacer una buena comida de conejo, desde abajo hacia arriba, de vez en cuando soltaba mi lengua para que repasara toda la hendidura, toda la raja, y mamá se estremecía cuando yo hacía aquello, bañaba mi lengua con los fluidos internos de mi madre, poco a poco iba metiendo mi lengua en su interior, comencé a penetrarla con mi lengua y mamá levantaba el culo para ayudarme a que pudiera hacerlo bien, estaba empezando a gemir y sus manos comenzaban a tocarme la cabeza, sus dedos se ensortijaban entre mis cabellos y tiraban con delicadeza hacía el coño, estaba claro que a mi madre le gustaba que su propio hijo le comiera el conejo, le estaba empezando a gustar la cosa.

    Estaba repasando con mi lengua toda la raja cuando comencé a meter un dedo dentro, lo metía poco a poco mientras mi lengua buscaba el clítoris de mamá y comencé entonces la comida en sí. Mi madre se volvía loca, estaba gimiendo de placer mientras yo lamía y chupaba su botoncito mágico, ya llevaba dos dedos dentro y hacía especial hincapié en la parte posterior de la vagina, en el techo de la gruta, me había decidido en buscar y encontrar el punto G de mi madre, mamá comenzaba a mover las piernas de un lado para otro, las abría y las cerraba cada con mas frecuencia mientras me gritaba, -¡!así Eduardo, esto es maravilloso, me estas comiendo el coño hijo mío, que bien lo haces mi niño, así, sigue así, cómele el coño a mamá, oohhhh OOHHH OOOHHH OOHH OHHH AAHHHHA AHHHHHHHHHHA AHHHH ¡!!- mi madre se estaba poniendo a mil, mientras yo seguía ensalivando su clítoris con mi lengua, pegándole fuertes viajes con mi lengua, arrancándole gritos de placer que inundaban el dormitorio de mi madre, mamá se retorcía y me tiraba de los pelo fuertemente hacía ella, me cerraba las piernas y me estrujaba la cara contra su maravilloso coño, levantaba las caderas y la cintura haciéndome que yo también levantara mi cabeza para no abandonar en ningún instante la comida que le estaba haciendo a mi madre en la entrepierna, -¡!me estas matando de gusto hijo mío, me estas matandoooooooo!!!- gritaba mamá, de repente y sin avisar a mi madre le entraron unos espasmos que incluso se levantó de cintura para arriba, se dobló hacía mi sin decir nada, sujetándome la cabeza fuertemente contra su coño, entonces mi madre empezó a gritar como nunca la había oído, se echó hacía atrás gritando victima de unos tremendos espasmos de placer, mi madre se estaba corriendo como una loca, entonces mamá me miró a la cara levantando las caderas mientras me gritaba,-¡!que me pasa hijo, que me pasaaaaaaa!!!- y soltó por su coño un finísimo chorrito de un líquido blanquecino, pero tirando a transparente, que me dio en la cara, al principio creí que se estaba meando de gusto, pero después mamá gritó más fuerte y soltó otro chorro más grande que en el aire se abrió como un abanico y calló todo entero sobre mi cara, mi madre gritaba como una loca, ahora si que sabía lo que le pasaba, mi madre había tenido una de esas eyaculaciones femeninas, mi madre se estaba corriendo desesperadamente y sus gritos hacían eco en toda la casa, ¡!! HIJO, HIJO MÍO, NO AGUANTO MAS, ME ESTOY CORRIENDO OTRA VEZ MI NI?OOOOOOOOOO, NO PARO DE CORRERME, PERO QUE ME HACESSSS HIJO MÍOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!- había encontrado ese botoncillo nervioso dentro de su cavidad amatoria, el punto G, y se lo estaba frotando con mis dedos mientras mi madre se corría, le entraron mas espasmos y volvió a doblarse contra mi, ahora me agarraba los pelos con mas fuerza y su cara describió un semblante de placer que casi me corro yo también con solo mirar a mi madre, -¡!no aguanto mas hijo, me he corrido no se cuantas veces mi vida, ya no aguanto mas placer, eres mi vida, mi cielo, Eduardo!!!-.

    Mi madre se quedó tumbada boca arriba, con los ojos abiertos y la boca medio abierta, las piernas las estiró completamente, mientras yo le daba besos en el pubis, en el vientre y en sus tetas, -¡!cariño como folles igual que como me comes el coño, yo me muero, yo no aguanto dos semanas en la cama contigo, porque acabas con toda mi energía, Eduardo, mi niño, menuda manera de comerle el coño a mamá, ehh???, ufff, jamás en la vida había sentido nada igual, como me lo has comido, mi rey, de que manera tan gloriosa has hecho que me corra en tu cara, hijo mío!!!- mi madre estaba exhausta de tanto placer,-¡!mamá sabes lo que te ha pasado mientras te comía el coño??-¡¿qué sí lo sé???,!!me he corrido un montón de veces y he gritado como una loca, me has comido el coño hijo mío que ha sido una barbaridad, y encima me he meado de gusto, nunca imaginé que una pudiera mearse de placer!!-¡!no mamá, no te has meado, te has corrido, has eyaculado, tu coño ha eyaculado fluido!!-¿¿EYACULADO??, pero sí eso lo hacéis los hombres, yo casi me muero, de verdad, pensaba que no podría aguantar tanto placer y que me desmayaría de gusto cuando me ha entrado un no se que y es cuando he empezado a soltar ese líquido a chorros, de verdad Eduardo, hijo, yo pensaba que acabaría inconsciente de tanto gusto, estaba incluso mareada de las veces que me he corrido, pues cariño, sí de verdad he eyaculado, bendito seas, hijo mío, porque yo no sabía que una mujer pudiera hacerlo y jamás me ha pasado algo ni lo mas remotamente parecido!!-, mi madre hablaba mientras se recuperaba de la fabulosa comida de coño que le había regalado su hijo, o sea yo, -¡!nene, tu no te has corrido, mi vida, y tienes la polla enorme, veo que te lo has pasado muy bien también tu mientras me comía el conejito, ehhh????, menudo granuja que tengo en casa!!!- ¡!y yo menuda apasionada y calentorra amante que también tengo en casa, ehh mamá??, jejeje!!!-.

    Mi madre se apoyó sobre un lado y se giró hacía mi que estaba tumbado a su derecha, puso cara de pena y me dijo con voz infantil,-¡!te quiere follar a mamá ahora mi niñito??!!- ¡!!estoy deseando mamá!!- ¡!pues venga, mi machote, súbete aquí y demuéstrame como me quieres Eduardo, que me muero de ganas de sentirme bien follada por ti!!- ¡!pero mamá yo estoy muy excitado y no se cuanto podré aguantar, igual me corro nada mas entrar, yo te aviso!!-¡!no te preocupes mi niño, que yo solo con tenerte dentro un par de segundos ya me conformo, cariño que hoy me he corrido mas que ninguna vez en toda mi vida, te crees que yo soy una máquina de follar o que??-¡!pues me encantaría que fueras una máquina de follar, pues si, mamá, me encantaría!!- ¡!y lo seré, cariño, si seguimos a este ritmo y me corro tantas veces como hoy y con esa polla tan preciosa que tienes, me vas a convertir en una máquina de follar, mi vida!!- ambos nos reímos mientras me colocaba sobre mi madre y esta abría las piernas, me coloqué entre sus muslos, hinqué las rodillas y mamá levantó las caderas hacía mi, mi polla se exhibía poderosa, estaba a las puertas del coño de mamá, mamá dobló las rodillas y las dejó suspendidas en el aire y yo me cogí la verga y la puse entre los labios vaginales de mi madre, -¡!ánimo nene, follame como solo tu sabes, hazme tuya para siempre mi vida, demuéstrale a tu madre como folla su hijo!!- mamá me animaba mientras yo comenzaba a empujar sobre ella, mi polla comenzó a penetrar la vagina de mi madre y mamá comenzaba a su vez a poner una cara de sorpresa increíble, lanzó un OOOOOHHHHHHHHHHHHHHHHH escandaloso mientras la iba penetrando,-¡!HIIJOOOOOOOOOOOOOO QUE GRANDEEEEE QUE ES....AAAHHHHHHHHHHHHHH OOHHHHHHHH...AAHHHHH!! antes de tenerla toda entera dentro de mi madre, esta comenzó a moverse violentamente gritando -¡!FOLLAME EDUARDO, FOLLAME DEPRISA, QUE ME CORROOOOOOOOO HIJO MIO, QUE ME CORROOOOOO!!- mi madre ya estaba a punto de correrse otra vez y yo aún no le había metido toda mi polla, así que de un golpe se la metí toda y comencé a sacarla y a meterla deprisa, tal y como mi madre me pedía.

    Era de escándalo, yo jamás pensé que una mujer pudiera gritar de aquella manera mientras follaba o que pudiera disfrutar tanto. Todo era impresionante, ver la cara de mi madre mientras me la follaba era todo un placer, era suficiente para correrme, pero como ese día ya me había echo dos pajas y ya me había corrido con mamá en el pajar, pues aguanté un poco mas, pero si no, seguro que me hubiese corrido con solo oírla gritar y verle la cara de goce, desencajada, ojos cerrados, arrugando las cejas y abriendo la boca mientras se le escapaba incluso la baba, sus gritos eran de verdadero escándalo, resonaban en toda la casa, mi madre se movía como una loca y su cintura seguía a la perfección mis embestidas, sus tetas bailaban al compás de la increíble follada, se movían hacia los lados como dos flanes, sus pezones totalmente tiesos, yo los chupaba como podía mientras embestía con fuerza y mi madre cerraba sus piernas a la altura de mis riñones, mi madre no cesaba de gritar -¡!ME CORRROOOOO HIJO MÍO, ME CORROOOOOO OTRA VEZ AHHHHHH..OHHHHHHH!!!-, yo ya no podía aguantas mas, me corría de un momento a otro, mis huevos golpeaban las nalgas de mi madre y sentía un ligero placer al sentir las violentas sacudidas de sus nalgas contra mis testículos, estaba concentrado mientras mi madre, roja como un tomate y totalmente mojada por el sudor abrió los ojos y me dijo -¡!CORRETE HIJO MÍO, CORRETE DENTRO DE MI!!!- en ese justo momento me vino la descarga de semen, me golpeó en las sienes y empecé a ver lucecitas de colores mientras sacaba la polla del coño de mamá y se la colocaba sobre su vientre, ahí empecé a soltar toda mi leche caliente, mi madre corriendo me agarró fuertemente el capullo y cerró sus dedos sobre el mismo, ahí es donde yo comencé a gritar como un loco, mientras dejaba leche y mas leche sobre la mano mi madre y sobre su vientre y sus tetas, -¡!!AHHHHHHHH MAMÁ, ME CORROOOOOOOOOOOO, MAMAMAMAAAAAAAAA OHHHHH!!-.

    Me vacié del todo y mamá me abrazó con la mano llena de mi leche, -¡!Ohhhh hijo mío, mi Eduardo que se corre como un campeón, como me llenas, mi vida, me follas como un maestro, no sabes ni las veces que me he corrido, me has dejado satisfecha para dos o tres meses por lo menos, mi niño, pero cariño, quería que te corrieras dentro de mi, quería sentir tu semen dentro de mi, que te ha pasado mi cielo??!!- mi madre me hablaba con una dulzura increíble, yo estaba aún atónito del polvazo y le dije, -¡!mamá, no quiero dejarte embarazada, por eso no me he corrido dentro!!- ¡!bueno hijo, tienes razón, yo aún puedo quedarme de estado perfectamente, pero no te preocupes que no siempre que te corras dentro de mi quiera decir que me vaya a quedar embarazada!!- los dos nos reímos y nos fuimos a lavar, estábamos reventados de tanto placer, sobre todo mamá.

    Mientras nos duchábamos mi madre me estuvo lavando la polla a conciencia, -¡!esta cosota hay que cuidarla muy bien, ehhh??!!- , no dejábamos de bromear con cosas relacionadas con el sexo, siempre teníamos un piropo a mano para dedicarnos el uno al otro, incluso antes de dormirnos, yo le estuve mamando las tetas a mi madre durante casi media hora, decía que le hacía ilusión recordar la época en que yo era un bebé y al final le comí los pezones como sí estuviera haciendo un minucioso trabajo, mamá acabó por correrse de gusto mientras le mordía los pezones.
    Esa noche dormimos de maravilla.
    Última edición por ElAdmi; 10-may-2005 a las 12:56 Razón: Completando la parte que faltaba. Gracias BigLuisMTY por notificarme.

  2. #2
    Danielosky está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    enero-2005
    Mensajes
    232
    Poder de Credibilidad
    10

    Thumbs up Que Bonito Relato

    Un relato muuuuuuuuuuy largo peor tambien muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy bueno

  3. #3
    AANGEL está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    abril-2005
    Ubicación
    juarez chihuahua
    Mensajes
    5
    Poder de Credibilidad
    0

    Talking

    hola me parece muy exitante, es muy largo pero muy exitante

  4. #4
    Avatar de chicotico
    chicotico está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    abril-2005
    Ubicación
    Puntarenas
    Mensajes
    22
    Poder de Credibilidad
    0

    La verdad

    Bueno amigo la verdad es que me gusto en principio pero despues no hiciste nada? y esto me parece una tonteria. se bas a escribir escribe completo.

  5. #5
    Avatar de elamorestaaqui2004
    elamorestaaqui2004 está desconectado Moderador(a)
    Fecha de Ingreso
    noviembre-2004
    Ubicación
    lima
    Mensajes
    2,772
    Blog Entries
    2
    Poder de Credibilidad
    13
    jajajaja muy de acuerdo con la gente , si que les diste trabajo a los editores eh

  6. #6
    Danielosky está desconectado Crítico de Relatos
    Fecha de Ingreso
    enero-2005
    Mensajes
    232
    Poder de Credibilidad
    10

    Smile :p

    Cita Iniciado por elamorestaaqui2004
    jajajaja muy de acuerdo con la gente , si que les diste trabajo a los editores eh
    De perdido para que se entretengan los editores un rato y despues de eso que sigan corrigiendo

  7. #7
    Roberto_Alvarado está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    mayo-2005
    Ubicación
    Merida
    Mensajes
    68
    Poder de Credibilidad
    0

    Estubo bueno.. el principio

    Mira la verdad que esta chido pero como que le hechaste mucho rollo, no es necesario decir tanto y a la vez no dices nada me arrepenti de leerlo.

  8. #8
    pichon Invitado

    Thumbs up

    a mi si me gusto creo que no se trata nada mas de coger es todo el preambulo erotico que se puede dar, muy bueno, incluso si es o no verdad me gustaria conocer a tu madre, parece espectacular

  9. #9
    Roberto_1 está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    marzo-2005
    Ubicación
    Houston Texas
    Mensajes
    3
    Poder de Credibilidad
    0

    Smile Saludos a Todas/os

    Solo para saludar a todas y todos. Quiero decirles que me gustan la mayoria de los relatos, especialmente los de trios. Deseo comunicarme con chicas y parejas de miente abierta. Soy mexicano de 45 anyos y radico en Texas. He tenido varias experiencias con parejas y tratare de escribir algunos relatos para ustedes.

  10. #10
    aega680325 está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    junio-2005
    Ubicación
    mexico, d.f.
    Mensajes
    18
    Poder de Credibilidad
    0

    Thumbs up saludos

    largo, pero exitante, ponte en contacto tu y tu madre y los felicito por expresar su sexualidad abiertamente, me gustaria conocerlos

Página 1 de 4 1234 ÚltimoÚltimo

Temas Similares

  1. En la ducha con mamá
    By real_osmosis in forum Amor filial
    Respuestas: 15
    Último mensaje: 22-oct-2008, 19:03
  2. La mama de mi mejor amiga...
    By Anonimo in forum Hetero en general
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 28-nov-2006, 17:32
  3. Quiero hacerme lesbiana con mamá
    By mar in forum Amor filial
    Respuestas: 6
    Último mensaje: 02-jun-2006, 16:38
  4. La mama de mi mejor amigo
    By Anonimo in forum Hetero en general
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 01-may-2005, 17:06

Visitors found this page by searching for:

http:www.relatosymas.comf14-amor-filialt3775-victoria-mi-mama-la-mejor

follando con mama relatos

relato porno mi madre me pilla follando

relatos pornos de victoria mi mama la mejor del mundo

follando a mama relatos

victoria mi mamá

relato porno madre hijo y abuela

le desvirgue la cola a mi tia relatosxxx

follando a mi madre relatos

follar a mi madre solo relatos

follando con mi madre relatos

solo pienso en follarme a mama relatos xxx

relatos cojiendo ami madre

Relatos eroticos con mi mama

relatos de madres follando con hijos

relatos follando con mi madre

relatos de madres follando con sus hijos

imágenes de cojiendo por la cola a mi mamá

follando con mimadre relatos

Culiando madre hijo relato

relatos de sexo con mama

me coji a mi madre relatos

Relatos incesto mi madre se alzo la falda y me enseño su culazo

follando con mi mama relatos

relatos eroticos de incestos mi hijo me coge

SEO Blog

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •