Mostrando resultados del 1 al 4 de 4
  1. #1
    jorge_a está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    mayo-2009
    Mensajes
    0
    Poder de Credibilidad
    0

    Travestis Primera vez

    No quería serlo… pero tengo que admitirlo…Soy un puto… Mi nombre de puto es Jorge A… Por supuesto quisiera que mi homosexualidad sea un secreto… por eso lo del seudónimo. Me resistí muchos años, pero mi naturaleza fue más fuerte que el peso de mi educación. No se bien como empezar, pero voy a intentar relatarlo.

    La primera cosa "rara" que me sucedió; fue una tarde, en que un amigo del barrio me mostró su pene en las escaleras de un edificio en construcción donde solíamos ir a jugar. Me acuerdo que él se lo tocaba… lo tenía duro y según recuerdo, jugaba con él, se lo acariciaba con ternura y me pedía que yo se lo tocase. Yo no acepté… le dije que no… Pero la verdad es que no podía quitarle los ojos de encima. En aquel tiempo no le di importancia a la cosa pues no sabía definir la sensación que sentía… Pero hoy me doy cuenta que esa experiencia me turbó más de lo debido.

    Con el pasar de los años comenzaron mis aventuras con las mujeres. Ellas me gustan y me excitan; lo que hace que la afirmación del inicio de mi historia sea una media verdad (o una media mentira). Por supuesto me gustó siempre hacer el amor con mujeres y masturbarme pensando en ellas Tuve algunas novias (no tantas como yo hubiese querido), pero siempre me pareció que los otros chicos de mi generación tenían algo "más potente en el motor". Yo soy muy cerebral y a veces no la tengo tan dura como un macho debiera tenerla. Eso no impidió que llevara una vida heterosexual normal durante muchos años sin sospechar siquiera de mi condición de homosexual latente. A decir verdad el cuerpo del hombre no me gusta mucho, lo que me excita es el pene y los testículos y si están depilados mejor…. Una vez… una novia que tenía, me estaba chupando el pene y los testículos, entonces me pidió que me acostara en la cama y que me abriese de piernas (como lo hacen las mujeres para hacerse lamer la vagina) en una actitud pasiva. Yo acepté y ella continuó la succión en mis testículos bajando poco a poco hacia el perineo que es el espacio entre los testículos y el ano. La sensación era estupenda y desconocida para mí; me retorcí de gusto y por descuido me lamió el ano… Creí que iba a explotar de placer.

    Después de esa experiencia yo empecé a pedirle que me lo hiciese nuevamente arreglándome para que su lengua tocase mi ano de vez en cuando, tratando que ella no se diese cuenta que era justamente eso lo que más me gustaba; se lo pedía tan a menudo que al final no me lo quiso hacer más, argumentando que tenía la impresión que me gustaban demasiado esas cosas de "maricones". "Como yo no lo era" decidí de interrumpir esas practicas con ella, pero de tanto en tanto me masturbaba. Una vez qu elo estaba haciendo, empecé a tratar de meterme la primera falange de mi dedo, pero mi agujerito estaba muy seco. Sin pensarlo dos veces tomé un pote de Nivea y apliqué un poco sobre el índice, lo llevé a mi agujerito y haciendo círculos me lo acaricié de nuevo. La sensación de la crema me excitó aún más y cuando me metí el dedo creí que me moriría del gusto. Llegué a introducirme medio dedo, eso era suficiente para sentir un dulce y delicioso "dolorcito", tenía una erección descomunal y me vine en seco sin tocarme siquiera mi pene. Después de mi orgasmo empecé a tener miedo; y tomando la decisión de no hacerlo NUNCA más; traté de restarle importancia a la cosa. Por supuesto, esa firme intención de no volver a repetirlo, por supuesto… no la cumplí… me gustaba demasiado y me parecía en ese entonces, que yo podía controlarlo y que cuando que yo lo decidiese podría abandonar esas practicas definitivamente.

    Poco tiempo después, un día que me encontraba otra vez solo en casa… tomé un cepillo para peinarme el cabello y comencé a hacerme un brushing… me detuve a observar el mango de ese instrumento que era de forma oblonga y un poco más ancho que el dedo que solía introducirme… Sin pensarlo dos veces, me bajé los pantalones y los calzoncillos me incliné levemente y apoyándome contra el lavabo me lo metí todo… ¡¡Por dios que placer!!Entró como si me lo hubiese untado con mantequilla, me parecía que mi ano se lubrificaba solo como una vagina… ¡¡¡Como me gustó!!!Para esa época, ya estaba casado y con hijos… Con el pasar del tiempo me fui introduciendo cosas más grandes, cada vez más grandes… Me acuerdo muy bien del día en que me desvirgué completamente… Fue con un aerosol de fijador para el cabello que debía medir unos 3 ó 4 centímetros de diámetro. Fue muy lindo, me había puesto de cuclillas en el baño y puse un gran espejo frente a mí, para poder así observar la penetración. La preparación del acto la hice con amor, me hablaba a mi mismo mientras me preparaba y me trataba de puto con una voz finita de maricona; me decía a mi mismo cosas como: "ahora putito, "te la vas a comer toda"; "te llegó la hora"; "vas a ver lo que sienten las mujeres". Me puse cremita y comencé a empujar hacia adentro… No entraba… a la diferencia de los consoladores que tienen una punta afilada como un gran supositorio, la base de ese aerosol era ancha… yo tenía miedo de hacerme daño. Me dije: "No me lo voy a meter"; "es solo un juego"; "una nueva manera de excitarme"…seguí empujando. Comencé a sentir que mi esfínter se relajaba y que lo estaba dejando entrar, me detenía para respirar un poco y seguía empujando… A un momento dado sentí que mi ano cedió, y, que la parte más ancha del tubo de aerosol había entrado… a partir de ahí no había más obstáculos… Lo empujé como medio centímetro dentro de mí… Me temblaban las piernas, me dolía un poco, pero empujé aún…sintiendo entonces un fuerte dolor tan insoportable que me lo tuve que quitar y fue entonces cuando el dolor se calmó…

    Con el aerosol en una mano y una erección enorme en la otra decidí de recomenzar. Respiré fuerte y me lo puse otra vez sintiendo de nuevo cuando mi ano cedía, pero para mi sorpresa… esta vez sin NINGUN tipo de dolor. Con la impresión de un "lleno total" dentro de mí; quise empujarlo más lejos hacia el interior de mi cuerpo y así lo hice. Me sentí muy bien… mi cuerpo lo aceptaba con gozo… La sensación era muy dulce pero, por más que me follaba el culo (cada vez más fuerte y más rápido) no conseguía desencadenar mi orgasmo…para poder eyacular finalmente…dejé el tubo al fondo de mi culo y me masturbé fuertemente el pene con la otra mano. Después de haber gozado, retiré el aerosol y pude ver que había sangre…Por eso es que digo que aquello fue la perdida de mi virginidad anal. Ya no me cabían dudas que me gustaba ser penetrado, pero seguía diciéndome que NUNCA lo sería por un verdadero pene… ¡Que equivocado que estaba! Yo sabía que algo había cambiado en mí… Que había dado un paso hacia una dirección que no tenía camino de retorno… No quería admitirlo, pero era así… La sexualidad que me interesaba prioritariamente era aquella que consistía en "recibir"…en ser penetrado…

    A aquellos que no quieren cambiar de orientación, sexual les aconsejo de no probarlo siquiera, sobre todo si se saben sensibles por allí detrás Es el placer más enorme, que nunca había sentido. En esos tiempos empecé a leer ciertas historias de sodomía en revistas de sexo; y encontré una donde un chico contaba como, durante las vacaciones, había sido penetrado por su mejor amigo. Leyendo esa historia no tuve la impresión de leer un relato de maricones…mi mentalidad había cambiado y yo ni me había siquiera dado cuenta. El cuento de la revista contaba las sensaciones que yo acabo de describir, y relataba muy bien el preciso momento donde el ano cede y se relaja dejando así entrar al "intruso". Creo que esa misma noche soñé que un hombre me hacía el amor… Me desperté muy asustado y me tuve que lavar el calzoncillo a escondidas, pues estaba lleno de mi leche. A partir de ese día mis estados de ánimo cambiaban muy seguido… de una repulsión completa hacia todo lo que tenga que ver con la homosexualidad masculina, pasaba al poco tiempo a penetrarme cada vez con cosas más grandes, y refinando la técnica de mis masturbaciones "homo-anales". Lo único que me tranquilizaba era el hecho que los hombres no me gustaban (o no me gustan), y atribuía mis pulsiones al placer anal de un hombre "normal". Me gustaba ver fotos de mujeres que llevaban cinturones con consoladores de manera a poder actuar como hombres… "mujeres con pene"… yo pensaba que esa era una buena opción… En realidad, nunca encontré ninguna mujer dispuesta a hacérmelo y de todas maneras, yo no hubiese podido admitir frente a una mujer, que a mi me gustaba "recibir por la puerta de atrás". Empecé a buscar en las revistas las historias de hombres que se hacían sodomizar y las leía ávidamente. Fue en una de esas revistas donde por vez primera vi la foto de un travesti mostrando su pene… En esa primera foto había un travesti muy, muy femenino; pero su pene no estaba erecto parecía el pene de un niño… Aunque el travesti era muy bello/a; a mi esa foto no me causó un gran efecto. Algunos meses después, ilustrando uno de esos relatos que a mí me gustan, había una foto de otro travesti no tan bonito… pero… ¡¡¡La pija que tenía!!!

    La sostenía con una mano, pero su choto era tan enorme que la mano no alcanzaba… Que visión de ensueño… Su miembro estaba en plena erección y apuntaba para arriba. Parecía que tenía el glande húmedo… ¡Brillaba…! No quería admitirlo…pero no podía dejar de mirarlo y de pensar en esa pija a cada rato. El cuento que acompañaba la foto relataba la historia de un tipo como yo de más de 40 años, que descubría los placeres ocultos con un travesti muy dotado… Todas mis pajas giraban en torno a la misma fantasía...
    Una vez... estando solo en casa... encontré que mi mujer había depositado sus lencería para lavar y por primera vez me animé examinar detenidamente esta prendas. eran dos prendas con motivos de pequeñas florcitas...
    La lencería intima de mujer siempre me gustó... Lo que mas me emociana son las Bombacha y el corpiño.. asi es como llamamos en mi país al las bragas y al sosten, cuando tenía 10 años tenía una tía a la que yo siempre iba a visitar en verano porque ella andaba siempre en casa solamente vestida de bombacha y corpiño. ¡Las pajas que me habré hecho después de esas visitas! Yo pensé… "un hombre con una bombachita a florcitas debe parecer muy puto y más aún si se pone el corpiño…"Me desvestí y me puse la bombachita … mi pene se puso duro como el mármol y rojo como un tomate…no me cabía en la bombacha… después de varios intentos infructuosos me pude poner el corpiño. Un poco porque nunca me había puesto uno y un poco porque me temblaban las manos de la emoción… Cuando me miré en el espejo…. Mmmmm… La sensación era divina… pero me sentía como indefenso.

    Enseguida empecé a fantasear que un travesti me cogía… yo vestido con bombacha y corpiño… Me hacía la paja frente al espejo y me trataba de puto… me pajeaba sacando mi pene de costado, siempre con mi bombachita puesta. Mi vida dio un vuelco… El episodio de la bombacha y el corpiño sumado a las historias de travestis o de hombres que se hacían sodomizar, me llevaron a desear cada vez más de pasar al acto. Fue en esos días que tomé la decisión de hacerlo en serio… ¿Pero cómo? Yo no frecuentaba a nadie de ese ambiente y no quería para nada ser visto por mis conocidos en algún lugar en compañía de travestis u homosexuales. En aquella época los periódicos ya habían comenzado a publicar anuncios de prostitutas ofreciendo sus servicios… Pocos años después fueron a su vez los anuncios de travestis prostitutos/as que comenzaron a aparecer. Un día tomé el teléfono y llamé a uno… Estaba muy nervioso y el tardaba en atender, al final una voz femenina atendió y yo no sabía que decir… Creo que balbuceé o tartamudeé sin poder decir una frase coherente. Al final le pregunté si era un travesti, y a mi gran sorpresa me dijo que si… Creo que el travesti del teléfono creía que le estaba haciendo una broma telefónica y me cortó… Esperé un rato y lo volví a llamar pidiendo disculpas y aclarándole mi situación de novato… Le dije que mi sueño era de hacerme penetrar… "Ella" me dijo que no tenía erecciones a causa de las hormonas que tomaba para hacerse crecer las tetas y que solo podía chupármela o dejarse penetrar como si fuese una prostituta femenina. Realmente no era eso lo que me interesaba… Me dijo también que si quería hacerme sodomizar tenía que conseguir un travesti no- hormonado, es decir: "sin tetas". Tiempo más tarde descubrí que eso no era cierto ya que en las películas de travestis que me animé a alquilar en un video club lejos de mi barrio, pude ver hermosos travestis tetudos con pijas bien duras sodomisando hombres. Un nuevo pasatiempo para excitarme pasó a formar parte de mis practicas…Llamar à los travestis prostitutas y excitarme haciéndoles preguntas… En realidad no me animaba a dar el gran paso… Pero después de telefonear, mi corazón latía con fuerza y la única manera de desahogarme era masturbándome.

    Un año mas tarde…con mi culo siempre invicto… Llegó a mi casa el instrumento de mi definitiva perdición…

    "La computadora"… y con ella…"Internet"… apenas estuve solo en casa comencé la búsqueda de sitios donde pudiese encontrar fotos de travestis y relatos…y durante dos meses me regalé leyendo todo lo que encontraba y mirando todo tipo de fotos … Finalmente en un chat, conocí a Priska... chateamos un par de veces y le dije que mi gran miedo era no saber como iba a reaccionar llegado el momento, pero que las ganas eran muy fuertes…que me moría de deseos de tocar un pene que no fuese el mío…que nunca lo había hecho… Me preguntó si quería chupársela y le dije que si…pero que no sabía si me iba a animar… Me dio su teléfono y lo llamé al día siguiente arreglando una cita en su apartamento esa misma noche. Mi mujer estaba de viaje en otra ciudad con los niños visitando a su familia… El cielo me ayudaba… Un travesti amateur que lo haga gratuitamente y que además te reciba en su casa…realmente…me parecía increíble… Hoy me doy cuenta de la suerte que tuve aquella vez… Esta historia es 100% real sin exageración alguna…no menciono el lugar donde sucedió ni los verdaderos nombres…pero los hechos son todos reales… Esta es la historia de mi vida… Esa noche me puse una bombachita de seda color piel, de mi esposa… me hice un lavaje anal para evitar "sorpresas" (mis años de masturbaciones anales me habían enseñado que a veces ciertos residuos corporales se escapan de las entrañas después de la penetración)… Tomé mi auto y fui a su casa… no muy lejos de la mía.

    Cuando llegué ya tenía todos los datos para poder entrar al edificio, sabía exactamente el piso y el número de departamento…El había puesto una cinta rosa en el pasamano de su puerta para que yo la reconozca… Llegué a su puerta y toqué el timbre…mis piernas temblaban… aquellos segundos me parecían una eternidad… Oí pasos atrás de la puerta…debía estar mirando por la mirilla para ver si estaba solo… escuché su voz de hombre que ya había oído al teléfono… Una voz grave, pero amanerada (voz de maricona)… ¿Estás solo? preguntó… "SI"… le dije… Yo tenía miedo que algún vecino salga al pasillo y me vea… quería que la tierra me tragase… Al final escuché el sonido de la llave girando en la cerradura y finalmente la puerta se abrió… El se escondía detrás de la puerta haciéndome pasar, evidentemente no quería que ningún vecino lo viera vestido de mujer… yo había visto sus fotos en su sitio personal, pero estaba nervioso lo mismo. Yo sabía que no era hormonado, que no tenía tetas, pero que se depilaba integralmente y se ponía postizo bajo el corpiño. A pesar de todo me sorprendió verlo… Era la primera vez que veía a un travestí de tan cerca… Tuve que esperar que cerrase la puerta para verlo… todo vestido de Lycra negra Bustier, bombachita, medias de nylon negras y tacos altos… Una peluca rubia platinada a lo Marylin Monroe… Con sus tacos puestos me llevaba una cabeza… yo estaba dominado por su estatura… Me tomó las manos y pude ver que las tenía muy grandes…manos de hombre… Estaba en frente de un hombre disfrazado de mujer…pero me gustaba…tenía una sonrisa buena, el cuerpo así "vestida" era bastante femenino y olía muy bien…un perfume caro… Los labios bien rojos como una puta… maquillaje perfecto… Me preguntó si me gustaba…Le dije que si con una enorme sonrisa y le hice la misma pregunta…el también dijo que si… No se de que me puse a hablar luego, pero me acuerdo que lo abracé por la cintura y que le dije que estaba muy excitado, lo acariciaba con la yema de mis dedos y el hacía lo mismo conmigo… Yo estaba en el paraíso…Me intrigaba su pelvis…parecía que no tenía pene… pues su bombachita estaba bien apretada (elástica, pero muy rígida…) (después me dijo que muchos hombres no quieren su pene y que hacía lo posible para esconderlo).

    Lo abracé más fuerte y no un pene y le pregunté si aceptaba mostrármelo y el dijo que si… Puso su bombachita de costado y extrajo de la diminuta prenda su pene y sus testículos que a primera vista me parecieron pequeños y "arrugados"… Luego me di cuenta que a causa de estar comprimidos y aplastados por el tejido de la prenda… Estaba completamente depilado… Me encantó… pedí permiso para tocarlo y llevé mi mano sobre su sexo… Calentito y dulce como un pajarillo que acaba de nacer… se lo acariciaba con ternura…al principio parecía de un color blanquecino, pero a medida que lo acariciaba fue tomando forma y color… Priska ronroneaba como un gato con su voz grave… Yo estaba en otro mundo con un pene en mi mano que a ese punto ya estaba tan grande como el mío cuando lo tengo bien duro…solo que el suyo no estaba aún a su punto máximo… Se empezó a levantar esa pijita que me enloquecía…comencé a sentir que se volvía como una vara… como si le hubiese crecido un hueso al interior y eso que todavía no estaba completamente erecta. Me puse de rodillas en el suelo par poder observarlo de mas cerca…me gustaba tanto…ya lo tomaba con ambas manos como un capullo de una flor exótica… me acercaba para olerlo mejor… y lo inevitable se produjo… Le di un besito en el glande…y otro…. y otro…Tenía olor a limpio… ¡Le estaba besando la pija a un hombre!…me sentí avergonzado, pero esa vergüenza reforzó mi excitación y me la puse en la boca… y él se puso a gemir y a moverse en vaivén. La primera vez que chupaba una pija y todo me parecía tan natural… ¿Es esto que la religión llama pecado mortal?

    Una cosa tan buena no puede ser pecado pensé…y seguí chupando…y esa pija siguió creciendo en mi boca. La pijita que al principio me parecía pequeña, se puso enorme (después supe que tenía 18cm) la cabezota de ese monstruo apenas entraba en mi boca. A ese punto le empecé a dar besos a todo lo largo de su tronco como si tocase una flauta traversa… y yo me golpeaba los labios con ese palo como había visto hacer en las películas porno. Priska me preguntó si era verdad que esta era mi primera vez… yo hice un signo afirmativo con la cabeza sujetando su pene con mis labios su glande me tocaba la campanilla en el fondo de mi garganta creando convulsiones, pero mi calentura era más fuerte que la sensación de ahogo… Me decía que se la estaba chupando muy bien…Que no podía creer que lo estaba haciendo por primera vez. Me dijo que era mejor ponerse un preservativo para evitarme de tener contacto con sus jugos…el se cuidaba mucho y yo no tampoco quería exponerme a riesgos inútiles. Me pidió un preservativo y ahí me di cuenta que los había olvidado en el auto… Me dijo que debía ir a buscarlos ya que como que el ofrecía el departamento, lo menos que yo podía hacer era ofrecer los "forros". No me quedaba otra opción que de ir a buscarlos, me puse de pie y él también… Me acompañó hasta el hall y se quedó allí parado apoyado contra el marco de la puerta de la habitación, con su sonrisa de puta y su enorme pija colgando… Era realmente grande vista desde ese ángulo a unos 2 metros de distancia… Se le había ablandado un poco desde el momento que dejé de chupársela… Me quedé ahí como un idiota fascinado por esa pija que le colgaba entre las piernas. Con el gusto de su pija en mi boca corrí escaleras abajo los tres pisos recuperé los preservativos en el auto y volví en un tiempo record…la puerta estaba abierta y entré enseguida. El estaba allí tendido en la cama meneándosela un poco para guardar la erección… Había puest lo hacía conmigo mismo frente al espejo… Le dije que no podía más. Le pedí que me la meta, pero que vaya despacio, le reiteré el miedo que sentía a causa del enorme tamaño de su pene y le pedí que apenas me la meta, si me dolía,…que me la sacase y que enseguida me la volviese a meter, como hacía yo con el aerosol… Me dijo que de calmarme… me recostó en la cama y retiró el preservativo con el que se la estaba chupando para cambiarlo por uno nuevo… (Me dijo que los dientes pueden dañar el preservativo y que podría terminar por romperse dentro de mí sin que nos demos cuenta). Mi cuerpo se interponía entre el y la mesita de luz de manera que para buscar la crema lubrificante, se puso a 4 patas por encima mío y mientras el revolvía en el cajón de la mesilla, su pene colgando rozaba mi pecho… Algunas gotas se escapaban de su pija y caían en mi piel… Me sentí un poco humillado por esa situación… tenía vergüenza…luego…me dije que si el liquido pre-seminal se escapaba de su sexo, era porque yo lo excité bien y que yo le gustaba…eso me excitó aún más. Me preguntó como quería que me la meta y yo le dije metémela a 4 patas con el dándomela por detrás… nos besamos y el me dio vuelta… Me untó el ano con su crema y vino atrás mío… Con sus dedos pulgares separó mis nalgas… Yo había curvado mi espalda para exponer mi trasero…mis brazos y mis piernas temblaban Me la iban a meter… yo me estaba dejando… me estaba dejando coger por un hombre… Sentí su glande frotarse contra mi ano y eso me puso muy tenso… él me puso un dedo y después dos…me preguntó si estaba listo…yo asentí con la cabeza y esta vez su glande se posicionó bien a la entrada de mi culo. Sentí como mi esfínter se dilataba y lo dejaba pasar, yo estaba tenso y me repetía en mi cabeza "ya está…ahora sos un puto" la dilatación llegó al máximo y mi esfínter cedió, la parte más gruesa ya estaba dentro mío… ya me estaba cogiendo. Fue como en un sueño… me dolió…pero me la sacó y me la volvió a meter como yo se lo había pedido…y a la segunda penetración ya no me dolió más.

    Me la fue metiendo lentamente…Fui sintiendo cada milímetro de su tronco invadir mis entrañas… la sentía muy grande…era la cosa más grande que jamás me había penetrado, pero mi cuerpo lo aceptó jubiloso… Finalmente sentí sus testículos contra mis nalgas… La tenía toda adentro… Priska me empezó a coger… Le pedí que lo hiciera dulce y lentamente para poderla sentir… Como había hecho con el tubo de aerosol me toqué el esfínter que se ceñía en torno a ese cilindro de carne y que adoptaba su diámetro como succionándolo. La diferencia de con el consolador era enorme…El consolador es frío y muy rígido…en cambio…ese calorcito de un pene de verdad no tiene punto de comparación…mismo una mujer con un cinturón no puede dar tanto placer. Además del hecho que cuando te cogen tú no debes hacer nada…solo abandonarte a tu amante…y el se está dando a si mismo una satisfacción con tu cuerpo… Es un intercambio de dones. Mis brazos no podían más…dejé caer mis torso contra el colchón dejando mi culo bien levantado para facilitar la penetración…El no decía mas nada…me cogía un poco más rápido sujetándome por la cintura y tirándome hacia el en cada embestida… Yo me sentía como una muñeca de trapo balanceada por las olas… Le dec&iacu más en algunas idas y vueltas tuve un orgasmo increíble.

    Mi pene estaba flácido, pero jamás tuve tanto placer… Mi esperma no era escupido por mi pene como de costumbre…digamos que mi leche salía dulcemente de mi pene… en un orgasmo muy largo…Yo no sabía que hacer…tenía ganas de golpearme la cabeza de la desesperación…era un orgasmo eterno que no terminaba nunca y me lo estaba dando un hombre… El había puesto una toalla bajo mis genitales previendo lo que sucedió… Un mar de mi leche se encontraba en esa toallita como prueba de la felicidad que Priska me dio esa noche. Yo me dejé caer, pero viendo que él no había gozado le pedí que me coja hasta el final…su final… Me dio vuelta en la cama y puso mis piernas sobre sus espaldas…me la metió de nuevo y me habrá dado unas 10 sacudidas hasta que se vino dentro mío haciendo ruidos guturales… No solo había yo gozado con un hombre sino que también ese hombre había gozado con mi cuerpo… Se dejó caer encima de mí y nos besamos como dos escolares… Cuando se retiró de mi pude ver su preservativo lleno de su leche. Luego me dijo que el prefiere ser cogido… y me dio a entender que en adelante preferiría ser solo pasivo, aunque en realidad me haya cogido otras dos veces más después de esa noche. Con el pasar del tiempo me di cuenta de lo bien que me cogió…y bien que tuve otras experiencias, no he vuelto a sentir tanto placer… Díganme lo que piensan de mi historia…

  2. #2
    onirico está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    enero-2006
    Mensajes
    3
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: Travestis Primera vez

    muy buena tu historia si bien pueda no tener tu fantasia las descriiste con mucho detalle y mucha calentura se ve que gozaste como una potra
    te felicito segui haciendonos calentar asi

  3. #3
    jorge_a está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    mayo-2009
    Mensajes
    0
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: Travestis Primera vez

    Cita Iniciado por onirico Ver Mensaje
    muy buena tu historia si bien pueda no tener tu fantasia las descriiste con mucho detalle y mucha calentura se ve que gozaste como una potra
    te felicito segui haciendonos calentar asi
    No se trata de fantasía... sucedió en serio...
    Es un hecho real...
    Besos
    Jorge Ami

  4. #4
    tetra está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    abril-2009
    Mensajes
    68
    Poder de Credibilidad
    6

    Talking Respuesta: Travestis Primera vez

    Me gustó mucho tu relato.
    Sigue escribiendo.
    Gracias

Visitors found this page by searching for:

historias travestis

me cojio un travesti

travestis mostrando su pene

poringa travestis

Me cogio un travesti

travestis relatos

mi primera vez como travesti

relatos de travestis

relatos travestis primera vez

travesti primera vez

relato de travesti

Relatos travestis con fotos

historias reales de inicio travesti

historias travesti

historiastravestis

Relato de trasvesti cuando follaron por primera ves

relatos travesti dotadotravestis historiastravestis sin tetasmi primera vez travestitravestis relatos y fotosprimera vez con travestihistorias de travestirelatos de inicio travestitravestidos relatos
SEO Blog

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •