Mostrando resultados del 1 al 7 de 7
  1. #1
    Rogelioperrazo está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    julio-2010
    Mensajes
    34
    Poder de Credibilidad
    0

    PENETRACIÓN EN AUTOBUS PÚBLICO (2)

    Después de la caliente experiencia que tuve con un desconocido en el autobús nocturno, esperaba la oportunidad de que volviera a suceder tomando yo la iniciativa. Una gran cogida en un transporte público. Así que semanas después viaje por la noche buscando placer, pero desafortunadamente no ocurrió nada.
    Otra noche, estaba muy caliente y ganoso, recordar al tipo que me había cogido me excitaba mucho. Cuando subí al autobús me llamó la atención el chofer, porque aunque la mayoría son maduros y con panza, éste era joven, como de 28 años, 1.70m de estatura, piel morena muy clara, ojos cafés y pelo castaño, casi sin panza. Usaba el uniforme de la empresa: pantalón café y camisa blanca con corbata.
    Me pase a los asientos, minutos después pasó el chofer a recoger los boletos, lo seguí con la mirada por todo el pasillo, el pantalón lo tenía bien apretadito, por atrás se veía un trasero pequeño pero bien redondeado, pero lo mejor estaba por delante, con un paquete no muy grande pero bien marcado, se podía distinguir los testículos de la verga y hasta la cabeza de ésta. La tenía de lado, apuntando a la izquierda. Cuando pasó a recoger mi boleto, mire descaradamente su paquete para que se diera cuenta, a riesgo de que me bajara del autobús, pues a veces tienen fama de muy hombres y hasta agresivos.
    Sólo frunció el seño al ver que miraba su paquete, tomó mi boleto y siguió pasando a los lugares.

    Durante el viaje me dispuse a ver con que pasajero solitario podía lograr una cogida, pero otra vez no logre nada. Al llegar al destino, estaba muy caliente y ya no aguantaba más, así que se me ocurrió repentinamente una idea loca y arriesgada que puse en práctica. Era el último viaje, de las 11 de la noche, en la terminal de mi pequeña ciudad ya no había nadie. Me baje el cierre del pantalón y me masturbe un poco para que se parara, lo cual fue rápido porque tenía muchas ganas, me subí el cierre a la mitad y me hice el dormido. Cuando se estacionó el autobús todos se bajaron y se fueron, menos yo. El chofer espero y como supuestamente no me desperté cuando grito y repitió “Llegamos”, se puso de pie y fue a mi lugar para moverme del brazo, esperaba que viera mi paquete medio erecto, como si tuviera un sueño erótico.
    —“Joven, ya llegamos”, me dijo
    Haciéndome que despertaba lentamente me frote un poco y lo voltee a ver tratando de abrir los ojos y baje la mirada a su paquete. Mi corazón latía muy fuerte de nervios, si se enojaba, quién sabe qué me haría, ya no había gente para que se contuviera y podría hasta golpearme o denunciarme y estaba en mi ciudad, se sabría.
    Él se me quedó viendo y dijo con poca amabilidad “¡¿Qué!?” Apenas tenía voz para responder, sudaba de nervios, y dije:
    —“Me gustaría probarla”
    —“¿Probar qué?”
    —“Eso”— y señale con la mirada su paquete
    Se lo agarró con una mano y dijo —“Es para mujeres”
    Como me di cuenta que no estaba enojado, agregue “Pero a poco no te vendría bien una chaquete con la boca, no pierdes nada”
    —“¿Me la quieres chupar?”
    Asentí con la cabeza

    Se dio la vuelta y camino por el pasillo hacia el frente, temí que llamara al guardia o algún compañero de los que pernoctan en un dormitorio anexo. Pero sólo cerró la puerta del autobús y apagó las luces principales, sólo quedó una luz tenue. Regresó frente a mí que seguía sentado con el corazón a mil por hora de nervios, y para mi sorpresa se bajo el cierre del pantalón sin decir nada.
    Era muy claro, era heterosexual pero también tenía necesidad de placer y con tantas horas manejando quería liberar el estrés. Desabroche su cinturón y desabroche su pantalón, se lo baje a las rodillas y vi su prominente bulto enfundado en un calzón tipo bikini negro, aunque no parecía ser velludo, los púbicos si eran abundantes y se salían entre la ingle y el calzón. Él se levantó la camisa y dejo descubierto su vientre. En total silencio, empecé a besar su abdomen suavemente, su piel se sentía muy cálida. Su verga inmediatamente se empezó a parar y ahora se podía notar con mucha mayor claridad su forma hasta la cabeza. A diferencia de mi experiencia anterior, el chofer si tenía olor a sudor de trabajar todo el día, yo estaba muy caliente y el lugar de sentir repugnancia me excitó más.
    Lamí su piel y con mi lengua acaricie su ombligo, la respiración de aquel hombre de piel clara se aceleró. De pronto, se bajó de un tirón el calzón negro hasta media pierna. Como con resorte salió su verga rebotando, tenía la cabeza descubierta de piel, era como de 13 cm y un poco gruesa, curveada hacia arriba como gancho, despedía un olor a almizcle. Yo estaba como hipnotizado. Me pasó su verga por la cara, azotándola y el líquido preseminal empezó a salpicarme.
    Por fin reaccione, tome con las manos su nalgas bien redonditas y firmes, y empecé a chupar esa verga caliente, primero por la punta. El chofer respiraba agitado, y tomó mi cabeza para que metiera todo su miembro en mi boca. Apreté los labios para que no entrara rápido y sentir que me ahogaba, pero eso lo satisfizo más. La comenzó a meter y sacar con ritmo, yo seguí apretando los labios, pero ahora para hacerlo gozar. Yo también gozaba, ese buen pedazo de carne de hombre, era muy rico, salado y curvo, y lo tenía en mi boca sólo para mí y lo aproveche como nunca.
    Se lo chupe con fuerza, violentamente, entraba y salía de mi boca sin control, empezó a escurrir de mi saliva y a salpicar en todas direcciones. El chofer gemía de placer y sus manos en mi cabeza empezaron a quedarse sin fuerza porque el placer lo consumía, azotó nuevamente su verga en mi cara, me llene de mi propia saliva. Empezó a jadear como perro y apenas pudo decir:
    “Te la quiero clavar por tu culo, te la quiero clavar, déjame clavártela”
    Para seguir el juego, me resistí un poco diciendo “En eso no quedamos, y alguien nos puede ver, como el guardia de la terminal”
    Sin decir nada, el chofer se subió el calzón y el pantalón a media nalga, me tomó del brazo y me jaló, bajamos casi corriendo del autobús. Hacía frío afuera. Sacó sus llaves y abrió el camarote del autobús, que está junto al maletero, me aventó hacia adentro y luego entró él. Sólo se puede estar acosta ahí.
    Rápidamente se desnudo completamente, estaba como un animal salvaje en celo, quién sabe cuánto tiempo había pasado desde su última cogida. Con fuerza me empezó a quitar la camisa y hasta rompió algunos botones, después desabrochó mi pantalón y me lo quitó a tirones. Me volteó de un tirón para quedar boca abajo y quitó mi bóxer rápidamente. De entre sus cobijas sacó un lubricante, lo podía ver por la luz que entraba por la ventanilla que tiene, que es polarizada por fuera.
    Sentí miedo de que me doliera, pero ya estaba ahí y también lo deseaba. Mi trasero estaba paradito y a su disposición. Dijo “Te dije que te la iba a clavar y lo voy a hacer, voy a apagar tu fuego con esta manguerota de carne que tengo para ti, así que abre ese culo, mi amor”, sus últimas palabras me desconcertaron un poco. Pero después fue aún más inesperado, pues me empezó a dar nalgadas, con un poco de fuerza, pero ese pequeño dolor, se convirtió en un suave ardor y finalmente en mucho placer.
    Me echó un chorro de lubricante en el culo y se echó también en la verga. Me abrió de piernas, buscó la entrada y frotó la cabeza de su verga dura como roca pero bien lubricada, cuando sintió que me abrí más, la dejó deslizar hacia dentro, suavemente pero sin detenerse hasta que llegó al tronco y aplastó sus testículos es mis nalgas enrojecidas por las nalgadas. Descansó todo su cuerpo sobre el mío y el placer que me hizo sentir fue extremo, gemí de placer, porque no había dolor, la forma de gancho de su verga estimulo áreas de mi culo que no habían sido alcanzadas antes. Se empezó a mover como quien prepara masa, con un buen mazo. Tal vez frotó mi próstata porque sentí que me incendiaba de calor y empecé a gritar de placer. Parecía que la movía dentro y su curva recorría todo el interior de mi culo, yo sentía que recorría todo mi ser. Los dos jadeábamos como perros y sudábamos a chorros, un sudor pegajoso y caliente.
    Sacó su verga, mi culo palpitaba y quería más. Entonces, la apunto bien y la clavo de golpe hasta el fondo. Oh, fue indescriptible el placer, como ya estaba abierto no había dolor, sólo gozo. Repitió la acción de sacarla para después clavarla lo más que podía. Después siguió torciendo y retorciendo ese monumental gancho viril dentro de mí.
    Después lo hizo con un vigor increíble, entraba y salía hasta la mitad a gran velocidad, como tres veces por segundo. Luego la dejaba ir toda, toda, toda. Ya no estaba con un hombre, era un animal, un semental satisfaciéndose a tope, dejando salir sus más bajos instintos carnales sin ningún recato, haciendo de mi culo el mayor placer para su verga curva y dura como roca. Por mi parte, estaba totalmente sometido a ese placer. Siguió sin disminuir la intensidad hasta que gritó: “Toma cabrón” y se vino a chorros de semen dentro de mí, tenía mucha presión y parecía hervir. Puse auténticamente los ojos en blanco y perdí el control de mí, la explosión de placer fue inmensa y me cegó por dentro, incluso sentí gritar pero no emití ningún sonido. Después sentí desmayarme, cuando empezó a pasar el éxtasis, me di cuenta que ya había sacado su verga, yo aún la sentía dentro retozando. De mi culo escurría su semen y de mi verga también, no sé en qué momento me vine.
    No te nía fuerzas, se medio vistió y saló del camarote. Me dijo: “vístete y vete, pero tu bóxer me lo quedo como trofeo”, lentamente me vestí sin ropa interior y cuando estuve listo, me sacó de un jalón, “Fue un placer cogerte”, dijo “El placer fue todo mío” dije irónicamente. Me jaló la camisa a la que le faltaban unos botones y me metió en el pecho su calzón negro tipo bikini. “Para que me recuerdes” me dijo. Subió rápidamente al autobús y cerró la puerta.
    Caminando lentamente y sin poder cerrar las piernas, me aleje. Tome un taxi en la calle y me fui a mi casa. Aún conservo los calzones de ese chofer de autobús, y tal vez, él aún tenga mi bóxer. Prueba y recuerdo de aquella salvaje cogida que me dio, como si fuéramos animales, y por una hora lo fuimos.

  2. #2
    Avatar de Charmin
    Charmin está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    noviembre-2009
    Ubicación
    ORIZABA, VER.
    Mensajes
    27
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: PENETRACIÓN EN AUTOBUS PÚBLICO (2)

    vaya que relato tan explicito pero acaso no lo has vuelto a ver........ si yo fuera tu pork no repetir ese ultimo viaje.....

  3. #3
    Avatar de mg1
    mg1
    mg1 está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    diciembre-2009
    Ubicación
    tepic, nayarit
    Mensajes
    34
    Poder de Credibilidad
    0

    Thumbs up Respuesta: PENETRACIÓN EN AUTOBUS PÚBLICO (2)

    wow muy buen relato, la vdd me gusto mucho como recuerdas cada detalle como si huebira sido ayer, eso habla de que la vdd si lo disfrutaste tanto o mas como lo relatas, espero sigas escribiendo y relatando tue experiencias, ok y sigue asi

  4. #4
    nesoter01 está desconectado Lector de Relatos
    Fecha de Ingreso
    marzo-2010
    Mensajes
    5
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: PENETRACIÓN EN AUTOBUS PÚBLICO (2)

    hola me gsuto tu relato esta bien cachondo que se me paro

  5. #5
    Rogelioperrazo está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    julio-2010
    Mensajes
    34
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: PENETRACIÓN EN AUTOBUS PÚBLICO (2)

    Cambian continuamente a los choferes de horario y rutas. Sí lo volvi a ver algunas veces, pero fingía que no lo reconocía y creo que él también se olvido de mí. Me sentí un poco temeroso de que se supiera... Por eso, la siguiente vez que em metí con un chofer fue en otra ciudad...

  6. #6
    Rogelioperrazo está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    julio-2010
    Mensajes
    34
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: PENETRACIÓN EN AUTOBUS PÚBLICO (2)

    Gracias por tus comentarios, la verdad es que me excitó bastante volver a escribir recordando todo lo que pasó. Hasta quedé mojado...

  7. #7
    Rogelioperrazo está desconectado Comentarista de Relatos
    Fecha de Ingreso
    julio-2010
    Mensajes
    34
    Poder de Credibilidad
    0

    Respuesta: PENETRACIÓN EN AUTOBUS PÚBLICO (2)

    Me da mucho gusto saber que te excitó y tu miembro respondió a eso...

Visitors found this page by searching for:

relatos eroticos en transporte publico

relatos de sexo en transporte publico

relatos eroticos transporte publico

ber peliculas pornos de tocamientos en trasportes plublicos

relatos sexo en publico

gancho tres veces por segundo

videos de sexo gay en transporte publico

sexo gay en transportes publicos

videos porno gay en trasporte publico

relatos eroticos en publico

sexo en transporte publico

videos porno gay en transporte publico

Relatoseroticosentransporte.com

sexo en el transporte publico

porno gay transporte

trasporte público xxx com

PORNO GAY EN TRANSPORTE PUBLICO

sexoentransportepublico

mamando al chofer del bus videos gay

relatos eroticos transporte

relatos de sexo en transportes publicos

Relato erotico chofer de autobus

relatos de penetracion en autobusrelatos gay con choferes de autobusessexo gay transporte publico
SEO Blog

Tags for this Thread

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •