Todo empezó a principios del mes de noviembre cuando me dirigía a un congreso a la ciudad de Querétaro me traslade de la terminal de autobús ahí conocí a otra personas que se dirigían hacia el mismo lugar eran de Guerrero.

Llegue por la tarde a la terminal de Querétaro ahí nos estaban esperando unos amigos de la conocida, emprendimos el viaje hacia el hotel que se encuentra en el centro llegamos y nos instalamos en la habitación ahí estuve con ellas, me quede un dia al siguiente esperaba a una compañera.

Llego temprano nos instalamos en una habitación doble ella se llamaba Rosa, nos fuimos hacia el congreso ahí nos registramos nos dieron los pormenores del evento y nos dirigimos hacia los talleres, era el 3 de noviembre, nos fuimos a comer y a encerrarnos en el hotel, mi vida pensaba por un momento lleno de problemas recuerdo que mi existencia estaba completamente distorsionada nada me importaba solo era pensar en lo que sucedía en vida.

Ya era noche recuerdo que era como las 9 o 10 pm. Salí de la habitación con el motivo de estar en un momento de soledad, baje de la habitación y me dirigí a los sillones que se encontraban a un costado de las escaleras ahí me pose y entre tanto salió una mujer de su habitación con un cabello despeinado suelto, con un suéter y unos pantalones de mezclilla estaba como preocupada esperando que alguien le hablara porque llevaba un celular en la mano caminaba pensativa con unas ganas que se comunicaran con ella , se sentó enfrente de mi al otro lado del sillón, solo le comente que hacia frio y ella con un tono de voz incipiente y cortante, si hace, sin ganas de querer hablar así que empecé a observarla se veía como una mujer llena de problemas se veía en ruinas como en una gran estupidez por la vida llena de melancolía.

Al entablar la comunicación por la política, la educación, a vida social y de lo que sucedía en las noticias del pejelagarto se fue asomando aquella mujer que se disfrazaba de una mujer intolerante a una llamativa, así transcurrió el tiempo veíamos como personas que se encontraban en el hotel bajaban en busca de una aventura llena de vida, la veía que seguía impaciente llena de dudas con un movimiento en sus manos por el grotesco frío, así que llegó el momento en que le propuse vamos a un bar te invito , así paso el tiempo en esa respuesta que llegó el momento de acceder y dijo si vamos , entonces escuche una música celestial en donde yo me encontraba solo por mi vida llena de dilemas que al momento ella se levanto del sillón y se dirigió a su habitación diciéndome espérame regreso en un momento.

Espere con una angustia, salió con el cabello suelto colocándose su chamarra negra y el mismo pantalón de mezclilla nos dirigimos hacia la puerta de salida ahí se entregaron las llaves al administrador mencionando que regresaríamos más tarde, llegamos a la esquina en donde se encontraba un parque ahí con una fuente en el centro la cruzamos , caminábamos platicando de las cosas de la vida llegamos a los portales en donde observamos como los indigentes vivían y soportaban el frio que nos calaba a los dos, ella abrigándose demasiado y yo con un frio espantoso buscábamos un lugar en donde refugiarnos al fin llegamos.

Bar y flores

A uno ahí al momento de pensar que se pedía lo que hicimos fue comentar que era bueno para el frio y pedimos un tequila el ambiente era de música una joven cantaba para hacer del lugar un rato agradable, al momento se acerco un niño con una insistencia para que le comprara una rosa le pregunta a ella que si quería una y contesto que no, así que tome unas y las coloque a un lado de ella y le comente que hiciera con ellas lo que quisiera que yo se la regalaba. En toda la platica salió a relucir mi vida de los momentos que pasaba de lo que me sucedía y porque tanta melancolía había en mi era un momento en el que mi ser estaba destrozado lleno de dudas de no comprender que me pasaba andaba en un laberinto sin salida.

Le conté de mis padres, hermanos, de mi trabajo de tanto que creo que llegue a pensar en que la platica era aburrida, al pasar del tiempo, una señora se acerco con un ramo de rosas pidió que se las comprara tome la decisión de comprarlas le pedí que escogiera una vi que las escogía y tomo entre sus manos una las que a ella le gustaban otro tequila a la boca sentía como pasaba el frio me sentía con un calor que todavía lo traigo impregnado.

El tiempo paso veía que los negocios de los lados cerraban la calle y la plazuela se quedaba a oscuras y en silencio, un joven nos pido que nos retiráramos porque ya era hora de cerrar, tomamos nuestras cosas se pagó la cuenta y nos retiramos, nos dirigimos hacia la glorieta era dedicada a la corregidora, estando ahí la tome de su brazo y con unas copas encima ella cayó en un hoyo ahí la sujete y la tome con mis brazos fuertemente y le di un beso, un beso que hacia hervir y palpitar mi corazón, la beses con una pasión como a nadie se lo había hecho hasta mi existir, el beso duro un momento mmmmm que ricura de beso todavía lo extraño mucho, ella se soltó de mi y le conté que con cuidado, el beso fue profundo, la tome entre mis brazos y la abrace, al cruzar la calle nos dirigimos hacia el otro parque por el que pasamos.

Llegamos al hotel ahí al pedir las llaves me quede pensando en el momento que había pasado y sobre todo en aquel beso, al llegar a su habitación nos colocamos de frente platicando sobre lo vivido y en eso le propuse que me invitara a pasar a su habitación ella accedió, estando ahí lo primero que sucedió fue otro beso pero más profundo, era el estar solo sin que nadie nos viera y sobre todo que estábamos los dos juntos y eso era lo que importaba…

Primera cogida en cuarto

Al entrar nos empezamos acariciar los cuerpos empezaron a sufrir de un fuego ardiente las caricias recorrieron el cuerpo toque su espalda tratando de recorrerla lo mas rápido, le di un beso apasionado, ella se trepo sobre mi me acariciaba con una fuerza los besos apasionado, mis manos recorrieron sus nalgas sus pechos la empecé a desvestir y ella hacia lo mismo conmigo me quito mi camisa, yo su blusa me desato el cinturón yo su pantalón de mezclilla.

Nos quedamos solo en hilo dental ella, se los quite en el momento de que quise cogerla por primera vez, ella me bajo y me quito el calzón, le toque la conchita agarre mi verga y se la metí, estaba parada le agarre las nalgas y la estruje contra mi cuerpo, la empecé a coger, era rico era la primera vez que gemía, me gusto tanto que la lleve a la cama y me coloque encima de ella, le bese los pechos recorrí con mi boca su estomago baje lentamente hasta encontrar la conchita mmmmmmm rica la recuerdo tenia un aroma de frescura recorrí sus piernas las besaba a apasionadamente.

Le levante sus piernas las coloque en mis hombros y la penetre, era una entrada y salida, la posición era como de carretilla levantando piernas y yo penetrándola, hacia que aumentara la velocidad, cogida cogida cogida, entra sale entra sale, era tan dulce que la coloque de lado le levante la pierna y por consiguiente otra ves cogida, se escuchaba el pegar de mi verga con sus nalgas, ya estando tan excitado que la vuelvo a colocar de frente me subí y otra ves a coger encima de ella toque con todas mis fuerzas sus nalga contra mi que me excito demasiado, esas nalga grandes buenotas me las cogí con unas ganas que me vine y eyacule encima de su vientre, le eche la leche que deseaba porque sus ruidos era de gemidos fuertes, de aahaahhhhhhhhhhhhhhhhh, los recuerdo muy bien, paso el tiempo y nos quedamos dormidos encima de las cobijas desnudos a pleno frio.

Segunda cogida en cuarto

Desperté era como las 4 de la mañana tenia frio, al verla y sentirla desnuda la empecé a seducir, sus nalgas estaba contra mi verga, sentí que era el momento de seguir cogiendo, ella estaba volteada hacia la pared, acepto mis caricias se volteó y empezamos a besarnos las caricias fluían, se coloco debajo de mi yo encima metiendo y sacando la verga que tanto le gusto a su conchita, me encanto se veía con una excitación grande estaba bien abierta, lista para que esa noche estuviera cogiendo sin saber que era la mejor de su de vida.

La coloque de perrito y de nuevo a coger que era una de las mejores posiciones ya que sus nalgas chocaban con mis huevos y verga, eran tan grandes y jugosas era fenomenal, era la excitación tan grande que había tenido, con nadie mas había sentido eso que con ella tanta la excitación que volvía a levantar sus pierna y darle, era demasiado la fuerza para coger que una y otra ves fueron tantas metida y sacadas que la sacada de leche fue por segunda vez se las eche en sus nalgas ahí encima porque estaban tan grandes que siempre se la paso gimiendo. Nos recostamos y metimos entre la sabana nos dormimos abrazados ella colocándome las nalgas era un disfrute inmenso y placentero, la noche transcurría solo el silencio se encontraba todo callado y a dormir para que pasara el tiempo.

Tercera cogida en cuarto

Era como las 7 ya había amanecido, de nuevo a coger en cada una de las ocasiones yo la seducía y ella respondía a las caricias a los besos a la sensualidad por recoger su cuerpo con mi boca, era la tercera cogida las posiciones casi siempre fueron las misma solo que variaba el sentir, ella sólo gozaba de la cogida por tantos gemidos, posiciones de encima levantando las piernas y colocándolas encima de mis hombros, metiendo y sacando de lado por atrás , besando su conchita rica, de ahí pasamos a la de perrito era esplendida a ella le gustaba el calor de la acción hizo que de nuevo ve viniera por tercera ocasión en su vientre ahí en el ombligo quedaron embarrados.
Ella se quedo a descansar le dije que la esperaba en el restaurant del hotel que ahí nos veíamos antes del congreso, yo me vestí y salí de su habitan, al salir el administrador se dio cuenta de la noche que pase con esa chica , porque me dio la sensación que a lo mejor escucho los ruidos que hicimos, me la pase cogiendo a una mujer que todavía a pesar del tiempo la llevo en mi cuerpo han pasado tanto años que la experiencia no se me ha borrado de la mente.

Desayuno

Era temprano llegue al comedor del hotel junto con la amiga llamada Rosa estábamos pidiendo cuando de repente llegó esa mujer con quien había dormido entre sus brazos entre esa leche que le di en su cuerpo, en esas cogidas que no se han olvidado, ahí parada en la puerta, se acerco a nosotros buscó el lugar para sentarse, saludo las palabras se quedaron cortas, se platicó lo necesario le presente a mi amiga sólo conversaron lo elemental. Rosa menciono que ella se iba ese mismo dia por la tarde después de recoger su reconocimiento y le hice la invitación para que se pasara a mi habitación era para economizar sus gastos ya que pagaba demasiado, que le pidiera las llaves al administrador para que pasara sus cosas, terminamos de desayunar ella decía que se sentía mal sólo tomo un jugo, pague el desayuno le pedí que si la esperaba para que nos fuéramos al congreso ella no accedió dijo que nos alcanzaba que allá nos veíamos, Rosa le pidió que si nos podíamos ver para comer en la salida y ella accedió, la dejamos mi compañera y yo nos fuimos a nuestra habitación y nos dirigimos hacia la conferencia.

Conferencias de la mañana

Al llegar al lugar me coloqué en la parte de arriba de repente volteo hacia abajo estaba ahí casi en la puerta escuchando la conferencia, estaba con su pantalón de mezclilla amarrado el cabello, platicaba con alguien era un camarógrafo me dieron celos al ver que mi hembra estaba con otro eran los celos tan grandes, paso la conferencia y todo lo del congreso, eran las 2:00 de la tarde, baje rápidamente a buscarla no la encontré.

La espere con Rosa casi por la puerta ahí se apareció se reunió con nosotros y nos fuimos a un lugar de comida corrida, los tres pedimos lo mismo, la comida no me gusto, ella platicaba con el camarógrafo que conoció platicaban de que quien sabe. Termino la comida nos dirigimos hacia el lugar a la ultima conferencia la de cierre y después a recoger las constancia, las tomamos y nos dirigimos hacia el hotel, al pasar por un lugar donde vendían helados les ofrecí uno y accedieron, seguimos caminando platicaba con ella sobre que pensaba de pasarse a mi habitación ella dijo que se encontraba en mi habitación y siguió caminando. Pasamos por una zapatería, nos quedamos mirando un rato y le pregunte que zapatos le gustaban y me enseño unos, llegamos al hotel ahí le hable sobre la despedida de Rosa y que se quedaba conmigo en el cuarto. A Rosa le pregunte que si ya se iba me contesto que si que sus hijos la esperaban, entonces Yadira nos comento que se llevara sus cosas y le ayude a bajarlas, le comente que se fuera con cuidado que nos veíamos en el trabajo. Regresamos a la última conferencia termino, ella se despidió de mi y se fue si mas, me quede solo.

Conferencias de la tarde.

Ya era lo ultimo la conferencia, yo estaba viéndola desde el lugar de arriba ella se fue a sentar al mismo lugar donde estaba el fotógrafo, platicaba con él y por fin terminó el congreso, me salí lo más pronto posible, nos vimos afuera y nos dirigimos hacia el hotel, rápidamente subimos y ahí en ese instante, la observe de como estaba vestida con ese pantalón de mezclilla y su blusa, sentí una sensación se encontraba linda llena de vida como si hubiera pasado muchos años y había rejuvenecido por la sonrisa que traía en su boca… estando ahí se acostó un instante y en eso.

Primera cogida en su cuarto y compra de condones

Me fui encima de ella eran tantas las ganas de quererla penetrar que la empecé a seducir acariciándola como un instrumento de música quien ejecuta una melodía cuando se está enamorándola, despoje sus ropas el pantalón de mezclilla, su blusa y al fin su mas apreciada tanga e hilo dental, al ver el cuerpo desnudo la lleve a la cama y me coloque encima de ella, acostada la penetre con unas fuerzas que mi verga estaba tan dura que entraba y salía cuantas veces podía y en eso ella por cuidar su cuerpo y más a su moro que era su esposo a quien lo bautizamos con ese nombre, pidió que fuera con condón sino no había cogida, salí caminando de prisa a la farmacia -unos días antes había ido a ese lugar a comprar una aspirina sabía donde se encontraba- enloquecido porque mi hembra me esperaba con ansiedad, no tarde ni diez minutos.

Cuando regresé se encontraba mi dama recostada en la cama, parecía una hembra en celo porque al entrar encontré un aroma a perfume que me gustaba me penetro en el olfato le pregunte que era y me dijo perfume del que traigo te gusta, le conteste que sí, lo que era impresionante era que había preparado el lugar, me acerque estaba completamente loco por ella, la empecé a seducir nuevamente la desprendí de sus ropas el pantalón, la blusa y su impresionante tanga, me acerque más y le volví a meterle la verga en la posición parada, rica verga que la sintió porque le tocaba su vagina con mis dedos, se la abría y se lo metía tantas veces, estando adentro la sacaba, la metía lo mas fuerte que podía era metida y sacada metida y sacada, no sé cuantas veces fueron le pregunte que le pasaba porque la sentí sin ganas me contestó que le dolía la cabeza así que le di una aspirina de las que tenía.

Enseguida la volví a penetrar en una posición de parada por detrás estaba parada y la trataba de penetrar, la voltee haciéndole caricias por sus senos, chupándoselos y succionándolos como si fuera una aspiradora, quería sacársela no quería, baje un poco en su estomago, ella sentía la caricia porque empezó a sentir más, con una posición de estar acostada en la cama y levantándole sus piernas le penetre la vagina, me preguntó por el condón, aquí esta póntelo, así que el condón que traía en la mano lo desprendí de su envoltura me lo coloqué y de nuevo a penetrarla, empecé a tocar sus nalgas grandes culona, las tetas las tomaba con delicadeza la posición que era la del perrito era grandiosa la voltee me fui encima, la excitación estaba presente así que empezó a gritar y yo a sacar la leche dentro del condón, fue la excitación grande que al terminar me recosté a un lado de ella y se volteó hacia la pared, al terminar se vistió como si no hubiera pasado nada nos dormimos un rato, solo escuchaba el ruido de la televisión , se había dejado prendido por eso de los ruidos que estábamos haciendo, ese lapso de tiempo fue para dormir.

Segunda cogida

Ella despertó, me empezó acariciar me toco mi verga la palpo, esa era la seducción que había esperado que ella fuera una hembra que deseara que me la cogiera cuando de repente entre toda esa dulzura de caricias me hizo una pregunta que nos grabáramos, le respondí que al rato lo platicábamos esa grabación no entraba en mis planes, así que en mi mente no pasaba nada de un recuerdo de esos, esa grabación nos ocasiono unos disgustos, ahora que ha pasado el tiempo creo que si ella me hubiera dicho directamente la verdad, lo hubiera deseado, pero el tema sentí que lo trato con rodeos como con si se llevara algo para mostrar a alguien, no se tenia una sensación como de que no era bueno hacerlo, hoy pasado los días y años me arrepiento de no haber dejado que ella lo hiciera.

Pasado el tiempo con las caricias de ella sentía como mi cuerpo se empezaba a excitar, sus nalgas las movía junto a mi verga mmmmmmmm rico esa era una posición que me gusta que me las pusiera, esos rozones de nalgas con mi verga me excitaron demasiado que le levante sus nalgas, las acaricie y tome mi verga y se la acerque lentamente a su conchita la posición era por atrás, ella sintió rico porque se acomodo a modo que mi verga la penetrara, le coloque mis dedos tocándole el clítoris la abrí y en ese momento la penetre, me la cogí de nuevo era fantástico me gusta esa posición, mi verga la sintió, se la metía y se la sacaba cuantas veces pudiera me gustaba sentir sus nalgas grandes era una gran mujer cogelona, me las movía que más me excitaba, la voltee acaricie sus senos los chupaba, su estomago lo bese baje rápidamente hasta encontrarme en su conchita estando ahí toque con mu lengua su conchita , le chupaba su clítoris estaba excita porque gemía tanto quería que la penetrara, no era el momento, así que le coloque mis dedos para hacerla sentir más solo escuchaba sus gemidos, estaba enloquecida, quería que la penetrara buscaba con sus manos mi cuerpo yo me movía con los dedos se los metía tantas veces que era grandioso recuerdo esos gemidos grandes cuando la penetraba ya que subían de tono era de una hembra que buscaba mi verga.

Fue el momento que retire los dedos y tome mi verga se la coloque cerca de su vagina y le di unos golpes, estaba en la posición por atrás la voltee y frente a frente lo que quería era que me cogiera porque tomo mi verga y se la coloco para que la penetrara, fue ahí donde le metía toda mi verga, le gustaba porque me decía estaba grande y gruesa, sintió rico que gemía tanto que hizo que viniera encima de su cuerpo en su vientre, no tenia condón porque la primera ves no me había gustado estábamos en posición de que le hiciera un hijo, termine echándole mi leche, ella sintió rico que se estiro un momento por esa sensación de locura, lo que hice fue recostarme y descansar otro momento porque estaba cansado, la tarde estaba pasando casi se escurecía, me levante y me pareció escuchar unas me asome por la ventana y salieron unos vecinos, creí que habían escuchado porque la ventana estaba abierta, la cerré sólo se asomaron y volví al lado de mi hembra me dormí un rato, mas ella, ya lo estaba haciendo por el cansancio de la cogida… la televisión seguía prendida solo era para callar los gemidos y gritos de mi amada, el silencio se hizo presa de nosotros.

Tercera cogida fue cuando se enojó por la grabación

Mitigando el cansancio con la dormida que nos dimos volvió la seducción las caricias empezaron de nuevo el tocarla parecía impaciente, estábamos de frente, los besos las tocadas por todo el cuerpo empezaron era una llama que empezaba a subir de tono, la tome de su cuerpo estábamos de frente parados, le tocaba sus nalgas su pecho sus senos, cuando de repente vino de nuevo la pregunta de la grabación, me pregunto por mi cámara de video para que yo hiciera la grabación le comente que ya no había videos vírgenes que era noche no había lugar donde comprarlos, le pregunte por su cámara y me contesto que tampoco tenía, no había modo de hacer alguna grabación o tomar fotos así que me paré enfrente de sus cosas cheque las mías porque estaba ahí mi cámara.

Me acerque estábamos de frente parados a ella la bese apasionadamente, le desprendí de la ropa que se había puesto la tire en la cama, volví a colocar la mano en su vagina conchita mmmm, le toque con los dedos de inmediato salió su lubricante, la recosté sobre la cama besando sus piernas, su conchita su clítoris le puse mis tres dedos sobre ella, se excito demasiado, me subí sobre su cuerpo bese sus senos, su boca la besaba, la levante sobre la cama coloco una pierna, la abrió tanto, la empecé a penetrar no podía así que la coloque de perrito, la penetre le metí mi verga, gimió unas cuantas metidas y sacadas la hicieron volver al a su excitación, al estar en la cama de la entrada la coloque en posición de frente, levante sus piernas y le hice la capirucha y a coger, varias veces entro mi verga ella solo gemía y gritaba, mi verga estaba dura las entradas eran mas rápidas, entraban y salían una y otra vez la gemida abundaba eran mas fuertes, esa era la posición que más le gusta a mi cachonda mujer, me canse y la baje.

La coloqué sentada en la cama la levante con mis dos brazos le acerque mi verga en su conchita, la cargue con todas mis fuerza y la penetre, fue el más grande y poderoso momento de la relación era novelesco e importante porque fue la posición que más recuerdo la capirucha, entraba y salía una y otra vez, era grandiosa, mi verga estaba dura gritaba y gemía con todas sus fuerza era apoteótica esa sensación, no hay palabras para describirla una y otra ves salía y entraba, cuantas veces fueron no recuerdo era grandiosa sus nalgas chocaban con mis huevos, ella gritaba gemía como si quisiera más, me canse la baje por un momento y traté de nuevo volverla hacer sólo duré otro momento porque el cansancio lo sentía era ya la tercera cogida en un mismo día, la voltee y la volví a colocar de perrito era demasiado ya no podíamos volvimos a pasar a la cama que se encontraba junto a la pared ahí la bese estaba excitada, cogiéndola la bese para que se callara era demasiado el grito y los gemidos le eche la leche en su espalda ahí termine cansado agobiado por el esfuerzo y el tiempo de tantas cogidas…. Volví a acostarme un rato mas a que hora era no lo se era de noche.

Cuarta cogida fue cuando grabó el audio

Al despertar el tiempo había transcurrido solo la televisión estaba prendida, la veía pensativa no se porque recuerdo que le dije que ya no pensara tanto, en eso empecé las caricias, los besos profundos que mi boca era succionada por ella, sus pezones los chupaba se iban haciendo duros, la lleve a la cama empecé con los dedos en la posición de estar acostada metí uno suavemente que se escucho el gemido, de inmediato se abrió el clítoris lo toque con los dedos era de color rosa, baje hasta su conchita buscaba el momento para que la pudiera penetrar su conchita cachonda, le coloque mi verga cerca de la cara me la chupo tantas veces pudo, me gustaba esa forma era un deleite, le volví a pasar mi verga entre sus senos para que se la metiera entre ellos, era grandioso no se me olvida estaba rica lista para la cogida, en una posición de carretilla le levante y coloque sus piernas sobre mis hombros agarre mi verga y se la metí, ella gimió tanto que mis huevos empezaron a chocar con sus nalgas era uno y otra ves entraba y salía solo escuchaba el chocar de las nalgas era como una música celestial, volteaba demasiado hacia el lado de la pared buscaba algo me di cuenta que estaba grabando, así que no hice nada de ruido sólo deje que mi impulso de quererla coger se diera, ella gemía y gritaba siempre que le toqué las nalgas ella se las tocaba.

La coloque de perrito la más atrevida para ella porque siempre le gusto, una y otra ves entraba y salía, adentro afuera adentro afuera, solo gemía yo no hacia ningún gesto ni ruido era fenomenal, casi al terminar la tome de las piernas y la levante para hacerle la capirucha, la clave tanto que varias veces sentía que se me quebraba mi verga, la baje y la lleve a la cama era a pelo suelto por eso gritaba y gemía, para nada sirvieron los condones era tan grande la excitación que la leche quería salir se la avente encima de su espalda ahí me vine y sentí una gran dolor que venia de mi cuerpo de mi estomago era ya demasiado 4 cogidas ya no podía. Me tire sobra la cama era imposible seguir… así que a descansar por un rato.

Quinta cogida

Continuaba pasando el tiempo era sábado e imposible seguir con una cogida mas pero se hizo presa otra seducción ella se subió y yo ya no podía era demasiado, hizo que mi pene se doblada me dolió era la posición de montar, le hice una chupadas a su conchita buscando su clítoris para hacerlo sentir que yo estaba presente, olíamos a semen yo con un dolor en el estomago el esfuerzo era demasiado sentía vomitarme esa fue de las ultimas.

Sólo recuerdo que ya no quería la seduje haciéndole la capirucha, era su posición favorita la tome de las piernas y la cargue, mi verga estaba algo flácida así que la penetre con todas mis fuerzas y una y otra ves entraba y salía fuera, la baje la coloque en la cama, le coloque mis dedos dentro de su conchita solo gemía y gritaba, era una mujer que soporto tantas y merecía que le dejara un recuerdo de la mega cogida de Querétaro, la hice que se viniera sacó un lubricante blanco que solo escurría por su conchita cachonda, tome mi verga y la penetre hice que gritara que yo cansado me esforcé demasiado y vino otra vez el dolor que me hizo que me retirara rápido me fui al baño enojado porque el dolor era inmenso no podía orinar ni hacer que se fuera ese dolor, descanse un poco me bañe y salí de inmediato solo quería descansar, dolor en el vientre y tenia nauseas, le pedí que se vistiera que fuéramos a desayunar.

Ella se fue a bañar estaba desnuda la vi como se metió al baño y salió yo estaba en descanso ella se vistió y salimos juntos al desayuno ahí no quise nada solo pedí un jugo y ella tampoco quería así que solo fue algo ligero regresamos al cuarto, le pedí que saliéramos hacer unas compras.

Compras en la calle

Salimos a los lugares que fuimos por la noche, cruzamos el parque, los portales había un puesto de revistas era temprano apenas colocaban los diarios me quede viendo uno de ellos, al lado estaba la iglesia, caminamos sobre un callejón ahí le toque las nalgas estaban ricas, se las tocaba porque estaba buenísima mi hembra, estábamos en un callejón sólo quería agarrarlas, encontramos un puesto en donde vendían playeras compre algunas que tengo de recuerdo una azul marino, compre unos llaveros y nos retiramos del lugar, yo seguía tocándole sus nalgas cachondas y ricas en el camino de regreso hacia el hotel.

Ultima cogida antes de irnos

Entramos era como las 9:00 de la mañana nos dirigimos hacia la habitación, estando ahí me derrumbe en la cama por un instante y fue donde se me vino a la mente algo que le pregunte ¿qué te llevas de mi? sólo vino una respuesta muy sencilla, nada era la repuesta y empecé a cuestionarla sobre ello. Era casi ya las 11:00 me le volví acercar y le dije ya se que te vas a llevar, le bajé el pantalón de mezclilla y su blusa con la tanga color negra con un color creo rosa, mientras le decía eso la lleve a la cama la coloque en posición de la capirucha me la volví a coger metiéndole toda la verga dura, era la ultima hice el esfuerzo entraba y salía, subida y bajada, entra y sale, eran muchas veces comprendí que era lo último que los días terminaban y que jamás la volvería ver, me gusto tanto que me vine encima de ella que me derrumbe y le avente la poca leche que me quedaba… nos arreglamos rápidamente.

Taxi y central de autobuses y despedida

Salimos del cuarto nos dirigimos a la administración pague la cuenta, el restaurant y pedimos un taxi salimos rumbo a la central de autobuses, ella con sus flores en brazos no me acuerdo de los lugares que pasamos porque solo la miraba, al llegar a la central bajé rápidamente pague el taxi y saque las maletas de la cajuela nos retiramos y el taxista nos grito las flores, me regrese y buscamos el lugar de compra de los boletos, ella partía en unos minutos el mío salía media hora después.

Nos dirigimos hacia el autobús cargando las maletas, comprendía que todo había terminado le pedía que se quedara, no quiso de hecho le pedí cuando volvíamos al hotel después de compras cuando viajábamos hacia la central, le pedía que se fuera conmigo lo recuerdo muy bien, a unos instantes de viajar le di los últimos besos fuertes apasionados con una gran tristeza porque mi hembra se iba, estábamos sentados, venían preguntas a mi cabeza porque se va porque no se va conmigo, las maletas las lleve a la cajuela del autobús ella me esperaba y le di el ultimo beso de recuerdo del Congreso de Imagen y pedagogía en Querétaro y de la megacogida con Yadira.

Se subió al camión le pedí que me recordara y me hablara, eran las ultimas palabras de agonía, me quede triste pensando que mi vida pudo haber cambiado y hoy solo me queda escribir estas líneas el recuerdo de una hermosa historia que solo yo la supe valorar, sin embargo le mande inmediatamente un mensaje me lo contesto y así me pase un buen rato hasta que el autobús se fue y salió de la terminal, los mensajes que le enviaban era que me dijera que me amaba que era yo su hombre, amante cogelón. Queda la duda porque hasta el momento no lo sé.